28/9/18

¿Por qué muchos relojes de Casio llevan la palabra "Lithium"?


Estamos a principios de la década de los ochenta, en plena fiebre de los digitales. Los relojes de cuarzo se venden como rosquillas y están presentes en la mayoría de muñecas, hasta el extremo de amenazar con eclipsar no solo a los relojes mecánicos, sino a los relojes analógicos -de agujas- incluso. Y no solo son la última moda, no solo son "cool", sino que son más útiles y precisos que un mecánico y, además, son más prácticos al incorporar -en muchos casos- más funciones. Por eso a esa etapa se la llamó "la era del cuarzo", aunque en realidad apenas llegó a ser una década.

El cuarzo apareció también en escena en un momento álgido de las computadoras y la microelectrónica, por lo que llevar un reloj digital era lo más parecido a llevar una microcomputadora de bolsillo. Más que llevar hoy un smartwatch. Y los había muy avanzados para su tiempo: con pantalla táctil, calculadora, traductores... Incluso podías acercarlo a un aparato de teléfono y hacer que marcaran un número. Eran los "phone dialers", antes de que ese término adoptase las negativas connotaciones que le dio la informática mucho más recientemente.




En aquel entorno cualquier término nuevo que sonase a tecnología vendía, y mucho. La gente comenzaba a escuchar palabras raras que se iban haciendo muy familiares: kilobyte, microchip, CPU, placa madre... . El éxito computacional se hacía presente en nuestras vidas y llegaba al trabajo en forma de ordenadores y terminales, y a los hogares en forma de video-consolas y relojes.

Las pilas se habían usado masivamente durante décadas atrás, pero eran en su mayoría pilas salinas grandes y fácilmente manejables como las AA, las pilas botón eran una de esas otras rarezas en aquellos años de finales de los setenta, principios de los ochenta, solo utilizadas en el mundo militar y en el aeroespacial (torpedos, los satélites soviéticos Sputnik, el módulo lunar del Apollo, los vehículos lanzadera Saturno...). Porque aunque las calculadoras de bolsillo existían desde principios de los setenta, es decir, llevaban casi una década entre el público, su tecnología VFD las obligaba a funcionar con pilas "normales". Las mismas con las que funcionaban la mayoría de los aparatos de radio que teníamos en nuestras casas.


Pero el tamaño de los relojes de pulsera no hacía posible unas pilas de semejantes dimensiones, además, la tecnología de su display LCD era relativamente reciente, así que el público era fácilmente asombrable (e influenciable) con ella. Si a esto unimos avances o mejoras como dot-matrix, STN o miniaturización LSI las posibilidades que se les abrían a los fabricantes eran tremendas, y todo ello funcionando con una pequeña y minúscula pila.

Sin embargo la tecnología de las pilas no había avanzado al mismo ritmo, aún les quedarían años a las pilas alcalinas de tipo AA y AAA para que inundaran los lineales en los establecimientos de ventas. Por aquellos años quien usaba pilas debía recurrir a las salinas o las de óxido de plata, bastante dignas con dispositivos que no las exprimiesen demasiado, pero que no estaban a la altura cuando se les demandaba un gran rendimiento energético. Además, eran en su mayoría pilas SR (SR927, SR399, SR527..., muy utilizadas por Casio y por el resto de fabricantes de relojes de cuarzo, sobre todo Citizen y Seiko) con contenido de metales pesados como el mercurio. Así que una de esas pilas alimentando un reloj no era algo que a la mayoría les causase una buena impresión. A principios de los ochenta aún había un gran porcentaje de la población que no había usado nunca una pila botón y aún había muchísima gente que seguía usando un reloj mecánico.


Pero las pilas botón estaban enfrentando también su propia y particular guerra. Por un lado teníamos a las pilas de óxido de plata, y por el otro estaban las de litio. Podríamos caer en el error de pensar ahora que alguna de ellas pugnaba por ser más limpia que la otra, pero en aquella época a pocos les preocupaba eso, cuando eran arrojadas directamente a la basura o incluso que se tragasen era la tónica habitual. Pronto se dio la voz de alarma por el gravísimo peligro al que se exponía quien tragarse una pila de este tipo.

Las pilas de óxido de plata contenían aproximadamente el 0,2% de mercurio, utilizado en el ánodo de zinc con el fin de evitar la corrosión. No sería hasta fechas relativamente recientes, en el año 2004, en el cual Sony presentase la primera pila SR (de óxido de plata) libre de mercurio. Más adelante les copiarían el resto, y hoy en día casi todas las pilas de este tipo que encontramos en el mercado están libres de esos peligrosos compuestos (desde el año 2013 todas las pilas que se exporten o importen en la UE tienen que estar libres de este tipo de metales pesados, algo que será obligatorio para todas las pilas que se vendan en el año 2020). Pero por aquellos años el mercurio, el cadmio y metales parecidos, campaban "a sus anchas" en las pilas de todo tipo de relojes.


Al contrario que las pilas botón de óxido de plata, cuyo electrolito se encontraba en un ambiente alcalino, las pilas de litio se desenvolvían en un ambiente orgánico, al utilizar dióxido de manganeso. El problema con este tipo de pilas era que su voltaje era mayor, de 3V, mientras que las de plata ofrecían un voltaje de sólo 1,55 V. Esto hacía necesaria una nueva circuitería para el reloj, es decir, un módulo de nuevo desarrollo por entero, y no todos los fabricantes tuvieron la visión (ni quisieron hacer el esfuerzo) de desarrollarlo. Hasta tal extremo que aún a día de hoy un gran número de los módulos de Seiko y Citizen siguen funcionando a 1,5 V en ambientes alcalinos, mientras que muchos (o la mayoría) de la circuitería de relojes Casio ya funcionan a 3 V.

Panasonic puso en el mercado sus primeras pilas de óxido de plata en el año 1973, pero sus primeras pilas de litio, las BR211, no llegarían al mercado a nivel comercial hasta 1984, once años después. Por eso en los primeros catálogos de Casio durante y a finales de los 70 no aparece por ningún lado en sus relojes la palabra "Lithium". Uno de sus primeros modelos en lucirla en el frontal, justo bajo el nombre de la marca (lo que denotaba la importancia de esta tecnología) fue el B818 con caja de acero. Muchos de los Marlin, y los G-Shock, también llevaban la palabra "Lithium" en su frontal. En cuanto a los Collection de resina, tenemos como primeros modelos los F-80 y F-7 (en su variante F-7C). Todos ellos llevaban las primeras versiones de pilas botón con tecnología de litio, las BR. Con ellas su autonomía llegaba a los 2 o 3 años, mientras -no lo olvidemos- los de pilas más antiguas, como las de los modelos que montaban aquellas UCC392, su autonomía era de 12 meses. Era habitual ver en la publicidad de la época que la autonomía de los relojes de cuarzo se medía por meses, no por años, porque lo normal era ver autonomías de 6, 8, 12 o 18 meses. Se tenía la idea de que una pila botón, tan minúscula, no podía dar mucho más de sí.


El litio era lo último en este tipo de tecnología, y si un reloj de cuarzo era "lo más de lo más", que encima funcionase con esa "rareza" y esa absoluta novedad de litio significaba -o esa impresión se quería dar- que era aún más sofisticado. Encima, pocos fabricantes se molestaban en hacer una circuitería para montar esas pilas, más limpias -por aquellos años- que las de óxido de plata, y entre esos pocos fabricantes que podían ofrecer circuitos para un voltaje de 3V estaba, cómo no, Casio. De manera que incluir esa leyenda, que ahora se ha convertido casi en seña de identidad "vintage", era, en esos tiempos, toda una declaración de intenciones, un signo de tecnología sofisticada por encima de la media o, al menos, de avance y relevancia. Hacía destacar que el reloj no solo era de cuarzo, sino que estaba alimentado también por una pila muy diferente a las habituales que se usaban, capaz de alimentar a un reloj no por meses, sino por años, y encima mucho más limpia con el medio-ambiente que el resto: una pila de litio.

Ahora podemos considerar que esta era una ventaja relativa, más aún desde que Sony revolucionara el mercado con sus pilas mucho más limpias y de que se prohibiera el uso de aquellas peligrosas sustancias en las pilas botón, pero no en aquella época, de hecho tan importante y atrayente era que Casio les añadía esa leyenda bien clara en el frontal a un gran número de sus relojes. Hoy ha quedado como una reliquia, una etiqueta en la que apenas nos fijamos y ni le damos importancia, pero que por aquellos años nos daba la idea de un avance energético, un avance prometedor que también nos permitía fantasear con que, si entonces teníamos una pila de unos cuantos años de duración encerrada en una minúscula cápsula de tan solo un par de milímetros de espesor, qué podríamos tener en un futuro. Bueno..., ya estamos en ese futuro y seguimos con las baterías, y seguimos con las mismas pilas. Pero esa es una historia diferente que quizá dejemos ya para otro día.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

12 comentarios:

  1. Excelente nota. Muy buena introducción, desarrollo y conclusión.
    Eran los tiempos de las maravillas de la microelectrónica. No entiendo porque hoy los relojes (G-Shock principalmente) son tan voluminosos teniendo toda la tecnología y nanotecnología para que fueran más finos y todos con duración de 10 años. Que alguien me explique!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moda. La gente los quiere cada vez más grandes.

      Eliminar
  2. Menuda lección de conocimientos nos habéis dado Zona Casio. Un repaso a la historia de la relojería de cuarzo, digital, de Casio, y de las pilas.

    Creo además que el litio proporcionaba una densidad de energía superior al óxido de plata. Para que la gente más joven lo entienda, era como comparar unas baterías recargables Ion-Li, con unas NiMH.

    ResponderEliminar
  3. Estaba revisando con más detalle las fotos, y hay un detalle que no se si alguien más se ha fijado. Modelos que daban 10 segundos/mes. Pensaba que la mejor cifra de Casio eran 15 segundos, lo mismo que da ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era una rareza dentro de otra rareza, el 29CS. Si te fijas los "CS" son los que procedían de la era de Casiotron, de hecho creo que aún montaban la pila SR. Todos los que llevaban CR/BR me parece que eran como mínimo 15 segundos mes, y no bajaban de ahí (hablo de memoria).

      Los Casiotron eran muy avanzados para su época, Casio tenía que hacerlos muy bien y refinarlos muchísimo, porque se lo jugaba todo, el ser o no ser en relojería. La calidad de un Casiotron se nota aún hoy día. Y el 29CS era un "pedazo hierro" de acero macizo que todavía impresiona.

      Eliminar
  4. ¿Alguien sabe que tipo de pila usaban los viejos relojes LED, de los que tenías que apretar un botón para ver la hora? Casi estoy seguro que casio llegó a vender un modelo de esos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elmer Homero, al menos el Hamilton Pulsar que creo que es al que te refieres usaba una 355 que ya no se fabrica. La más similar ahora es la pila de botón 357 o SR44W.

      Eliminar
  5. En una sociedad tecnificada hasta los dientes, se aprecia y valora que en algunos relojes sigan utilizando y apostando por la vieja tecnología Lithium, algunos relojes como el Casio F-28W tienen por bandera como su cualidad tecnológica principal dicha bombillita, el mundo no gira solamente por las modas de los tecnoadictos, hay luz más allá de los Smartwatch… Y estos relojes Casio con Lithium son una muestra de ello, resistiéndose al paso del tiempo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo29.9.18

    Recuerdo haber visto los catálogos de Casio de los años 80 y allí muchos modelos han escrito la Duración de la batería. Los modelos con la batería durante 10 años han destacado directamente al máximo.

    ResponderEliminar
  7. Como curiosidad os comentaré que mi primer Casio fue un F 18, un reloj básico de tapa de resina, que sólo contaba entre sus funciones con hora y fecha. Pues bien, en su frontal se leía bien grande la palabra lithium...yo que era un enano me preguntaba que significaría aquello, pensaba yo, en mi ignorancia, que se trataría de una serie limitada jejeje...
    Y siguiendo con la anécdota, hace poco descubrí un modelo muy escaso, el F 16, que es identico a mi F 18 salvo por la inscripción lithium...
    Me surge la duda de si los casios, más antiguos, como por ejemplo los casiotron, siguen necesitando pilas de oxido de plata o pueden funcionar con otras.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo un AE-70 y necesita una pila de óxido de plata 365, me ha costado trabajo encontrarla, después de más de 20 años sin ponerle pila me apetecía volver a tenerlo en funcionamiento.
    Prefiero las baterías de Litio.

    ResponderEliminar
  9. He disfrutado esta entrada como un enano, y encima he aprendido bastente. Como siempre, muchísimas gracias Zona Casio.
    Por cierto, mientras lo leía llevaba puesto mi amado W-59 ;-)

    ResponderEliminar