2018-06-20

Prueba: Calculadora Casio MS-100


La Casio MS-100 forma parte de esa nueva línea de calculadoras con acabado metalizado, con la cual el fabricante nipón persigue ofrecer un aspecto más elegante y distinguido en los escritorios aunque, en el modelo elegido -y en muchos otros de ese estilo- también se puede utilizar en pequeños negocios o/y para calcular ventas de pocas cantidades. Por eso precisamente dispone de función de cálculo de impuestos.

Su tamaño es ligeramente más pequeño que el modelo WM-320MT que también probamos en ZonaCasio y, al igual que aquel, esta MS-100 ofrece también esas estilizadas y mucho más cómodas teclas duras, con un buenísimo acabado, en lugar de aquellas teclas engorrosas e incómodas de goma de las calculadoras de antaño. Además, las mencionadas teclas están agrupadas por colores, facilitando la identificación de sus distintos cometidos. Están incrustadas en medio del panel metalizado con un bonito reborde plástico, que la dotan de un agradable toque retro y refuerza esa sensación de robustez general del conjunto.




En cuanto a su funcionalidad y características desde el punto de vista interno, y como calculadora, no ofrece nada fuera de lo habitual entre este tipo de dispositivos y de esta gama, por lo que realmente las novedades se centran, principalmente, en su exterior, con la combinación del frontal metalizado y las teclas que comparten materiales con el resto de las nuevas calculadoras de Casio. Internamente no tiene nada de especial y su funcionamiento es tan intuitivo y rápido como el de las anteriores calculadoras de su sector.

Hubiera sido de agradecer, ya que espacio hay de sobra, que en Casio hubiesen trabajado algo más sobre esa parte interna, que aunque no se vea no deja de ser importante, y no solo en cambios estéticos exteriores. Me refiero a que habría sido de agradecer que en lugar de la pila botón (usa una LR54, reminiscencias de las calculadoras de antaño) le hubiesen colocado una más práctica pila AAA, aunque bien es cierto que esto no es demasiado importante al poseer alimentación de doble vía (solar y a pilas), sí habría mejorado su atractivo desde un punto de vista del mantenimiento (siempre es más fácil encontrar pilas convencionales). Por otro lado, y siguiendo con el apartado de cosas a mejorar, sería acertado haberle incorporado una cubierta específica para las pilas, algo que en Casio "casi" nunca hacen (por no decir nunca) y a la hora de cambiarle la pila hay que desarmar toda la calculadora. Es cierto que la pila, con un uso esporádico, se cambia cada bastante tiempo, pero con el uso al que se supone deben someterse estas calculadoras (una jornada comercial que puede ser de dos turnos de doce horas, o a veces de veinticuatro), esa cubierta le habría dado más practicidad, evitando el engorro del desemsamblaje total de la parte trasera.


Otro error garrafal (y este es mucho más grave, porque responde a las especificaciones de la calculadora) es que el embalaje no se corresponde con el producto. No se si es debido a que lo han reutilizado de otros modelos o que, simplemente, se debe a un error. Y es que en el frontal del blister se nos informa claramente que la calculadora tiene función de cálculo con márgenes de beneficios y ganancias. Cualquiera que conozca un poco en profundidad las calculadoras de Casio se dará cuenta, con solo un rápido vistazo a su frontal, que no dispone de esa función, al menos no como un añadido extra o función específica de la calculadora (otra cosa es que se pueda calcular con operaciones aritméticas, pero si es así no tendría sentido anunciarlo en el blíster, puesto que cualquier calculadora, incluso las más simples, lo podrían hacer). De hecho, si acudimos al manual -podéis ver una imagen del mismo en este reportaje- veréis que la calculadora no posee esa función, ¿por qué la anuncia, pues, Casio, en el embalaje del frontal? Es evidente que es un notorio error que deberían corregir lo más rápidamente posible, para no confundir a sus potenciales compradores y no solo llevarse una decepción con el producto, sino evitar quejas y/o devoluciones.

Pasando a sus bondades, me ha llamado gratamente la atención en la Casio MS-100 el panel transparente frontal, sobre el display, en una disposición ligeramente inclinada, de aspecto robusto y fácil de limpiar. Otro detalle es la tecla de retroceso, que permite eliminar el último (o últimos) caracteres escritos, para en el caso de que nos equivoquemos al introducir una cantidad y no queramos borrar la cantidad completa (o toda la operación). Es una característica en apariencia simple, pero de grandísima importancia que hace de esta calculadora un gran dispositivo para cálculos rápidos y ventas pequeñas. Por supuesto, también ideal para las operaciones matemáticas cotidianas en casa, o para la oficina.


Sus dígitos (posee espacio para 10) son gruesos, muy bien definidos y de grandes dimensiones, facilitando su lectura de forma fácil y cómoda. Además, su display incorpora iconos específicos con los que podemos ver la operación que estamos realizando de las cuatro principales disponibles (suma, resta, multiplicación y división).

Me resulta curioso que esta Casio MS-100 esté hecha en Filipinas, y no en Tailandia como suele ser lo habitual, un detalle que me ha hecho pensar que bien podría hacer allí muchos de sus relojes, al menos para llevarnos una mejor impresión de tanta cantidad con la firma del "Made in China" que produce Casio actualmente.


Lo que sí me parece ya inexplicable (e incluso hilarante en cierta forma) es que esta Casio MS-100TERII (que es su denominación al completo) continúe ofreciendo cambio de divisas con conversiones a euro. Es un añadido importante frente al cambio de divisas internacionales, pero ¿alguien lo hace? Además, en ese supuesto, cuando tenemos que cambiar entre varias divisas, solemos tener que hacerlo entre eso: entre varias, y no entre una sola. Habría que preguntarle a Casio si no hubiera sido una muchísimo mejor opción cambiar esa función por otra más atractiva para el público al que esta calculadora se orienta, como la de cálculo de beneficios que sí tenía la WM-320MT mencionada antes. Por cierto, que en la WM-320MT Casio no le ha puesto la tecla de corrección rápida, que sí tiene esta MS-100. Siempre se queda uno con la sensación, frente a este tipo de productos de Casio, que podrían hacer un producto "redondo" y que siempre les falta un pequeño detalle para llegar a ese grado pleno de satisfacción (o, al menos, lo más cerca posible a esa satisfacción).

Por supuesto esto no desmerece para nada a la MS-100, y seguro que a sus potenciales compradores les satisface enormemente, aunque tengan que tener esas teclas de conversión poco menos que "de adorno" y ser bastante estorbo. Supongo que Casio ha invertido tanto en esta tecnología y con esta circuitería de conversión, que tras ponérsela a la mayoría de sus calculadoras estándar ahora les resulta difícil deshacerse de ella. Aún así, bien cierto es que ya nadie usa pesetas, pero ya que disponen de esta función, no estaría de más comprobar lo que realmente nos valen los artículos que adquirimos en pesetas. Aunque solo sea para darnos cuenta de lo muchísimo que el euro lo ha encarecido todo.



















| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

2 comentarios:

  1. Me suele gustar a primera vista el diseño de las calculadoras de Casio, pero esta, aunque elegante, no me dice nada en especial.

    Lo de FIlipinas es curioso, la mayoría de modelos que yo conozco se hacen en China, de hecho en Tailandia no conozco ninguna calculadora.

    Me gusta eso de que en las fotos remarquéis con un círculo los detalles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un detalle, es un error (ya me he dado cuenta de lo que te has fijado en la review, jajajaja!).

      Eliminar