¿Existe el purgatorio?

2015-12-28

Estudiar relojería de forma oficial


Históricamente la profesión de relojero siempre había sido un compendio de conocimientos que pasaban de padres a hijos, o de maestros a aprendices. Familias de relojeros famosos fundaron algunas de las que, ahora, son las firmas más prestigiosas del mundo, como Audemars Piguet, Vacheron Constantin, y aún hoy perviven artesanos, como Philippe Dufou, que producen a mano sus relojes, vendiéndolos a precios exorbitantes.

Sin embargo los tiempos cambian, y aunque todavía no existen las "facultades de relojería" (por lo menos en España) sí que se puede estudiar esa profesión y obtener un título oficial.




La relativamente reciente introducción de las Certificaciones Profesionales a abierto el abanico a que profesionales de todo tipo puedan ver reflejados sus conocimientos en un documento (un diploma) legal. Una de las ramas que estas nuevas certificaciones contemplan es la del profesional de la relojería, dentro del área profesional "Joyería y orfebrería", en donde encontramos dos especialidades con la clave ARTB0112 (montaje, mantenimiento y reposición de relojería fina) y la ARTR0112 (restauración y reparación de relojes de época) y cuyo temario se encuentra estructurado en ocho unidades formativas esta última, y seis la primera, con una duración de horas lectivas de 610 y 340 horas, respectivamente.

Al final de este artículo os pongo todos los aspectos de la profesión de relojero que incluye la especialidad. Si le echáis un repaso por encima enseguida notaréis seguramente que se han centrado exclusivamente en la manufactura mecánica, obviando una parte muy importante de la profesion de relojero: la relojería digital.


Llama la atención, sin embargo, que en la especialidad ARTB0112 uno de los puestos de trabajo relacionados sea el de "relojero reparador de relojes electrónicos, híbridos y de cuarzo", cuando en realidad solo se tocan relojería fina analógica en el curso. Uno no entiende qué esperan con esto, o si piensan que los alumnos van a adquirir los conocimientos en movimientos digitales "por casualidad". Es una muestra más del desprecio que por este tipo de movimientos está padeciendo la sociedad.

Por supuesto, no estoy diciendo que se tenga que tocar el desarrollo de aplicaciones para smartwatches, o la compleja tecnología informática y de programación que éstos utilizan, pero sí al menos debería haber un tema (o varias lecciones) para que los alumnos aprendieran los componentes básicos de un reloj digital, sus diferencias con los mecánicos y sus reparaciones más habituales.


Conviene no olvidar que entre las profesiones a las que intenta responder esta especialidad se encuentra la atención al público y el mantenimiento, servicio y puesta a punto de relojes en una relojería. Luego nos asustamos de que vayamos al relojero y éste no sepa cambiar la pila o resetear el módulo. También, cómo no, la tecnología solar y las particularidades de capacitadores y acumuladores.

Me llama poderosamente la atención que para los formadores, es decir, los expertos que han de dotar de conocimientos a los alumnos, en lugar de elegir profesionales cualificados en relojería, se dé el caso de que, como siempre ha ocurrido en España, se peque de "titulitis". Asustaros, pero para dar este curso sirve una persona con el título de técnico superior en Artes Plásticas y Diseño. No se vosotros, pero verlo me ha llenado de estupor y he pensado qué tipo de formación van a recibir los futuros alumnos de alguien -sin despreciar esa profesión de diseñador, por supuesto- que puede que no haya desarmado un LCD o un movimiento mecánico en su vida. Perdonadme, pero qué va a entender esa persona de aceites, tourbillones, relaciones de ruedas dentadas o espirales si puede haber pasado su vida con una tableta gráfica y un lápiz digital.


Por eso creo que esta especialidad ya nace coja y carece de una importante base que deberían haber incluido las cabezas pensantes (muy tradicionalistas y poco expertas, por lo que se ve) que redactaron su contenido curricular. Y en lugar de buscar licenciados, deberían haber buscado profesionales relojeros, independientemente de su formación universitaria, haciendo más énfasis en sus conocimientos.

Así las cosas, no es nada raro que cada vez los clientes opten por hacerle el mantenimiento por sí mismos a su reloj de cuarzo. Y a este paso, como los profesionales que les esperen en las relojerías para mantener sus caros relojes mecánicos salgan de las certificaciones oficiales de especialidades como éstas, los dueños de esos relojes, si de verdad los admiran y quieren cuidar, tendrán que también ir pensando en hacerles ellos mismos los ajustes y mantenimientos periódicos.

Señores del Ministerio, no se de dónde han salido los "expertos" que redactaron estas especialidades, pero pónganse las pilas y arreglen lo más pronto posible este desastre, por favor. Porque estos cursos, de haber sido mejor estructurados, planificados y con una riqueza curricular más acertada, serían una genial y valiosa ayuda para formar a futuros estupendos relojeros.






| Redacción: Zona Casio

4 comentarios:

guti.bitacoras.com dijo...

Es obvio que la relojería, igual que otras disciplinas técnicas y especializadas, deja mucho que desear en cuanto a formación en nuestro país.

En cuanto a los digitales, no se hasta que punto se considerarán "reparables", o se preferirá cambiar el módulo. Pongo por ejemplo un conocido al que le fallaba algo de la centralita de su coche. La solución fue cambiar la pieza electrónica (200€), que probablemente era más barato y fiable que invertir 3 horas de trabajo en intentar repararla, y que costarían esos mismos 200€ a precio de Ford.

Quizás en un digital, sea más provechoso cambiar directamente el módulo, que intentar repararlo. Aunque obviamente eso no quita que un buen relojero deba ser capaz de abrir su tapa sin arañazos, saber qué es el polarizador y como cambiarlo, donde están sus juntas, que pila lleva, ...

Peugeot dijo...

No opino lo mismo. En principio toda formación debería ser encaminada a la reparación. Para la sustitución de una pieza mucha formación no hace falta, y un título todavía menos.

Además, sustituyendo una pieza le estas dando de comer a una multinacional en China. Si la reparas posiblemente le des de comer a tres o cuatro comercios o fabricas locales.

Apolino Apolinos dijo...

Es una lastima que se estén perdiendo los Oficios, la industria actual enfocada al consumismo sin control se la ha cargado y es una verdadera pena, sin embargo resulta gratificante ver la fuerte resistencia que siguen mantenido los relojes de cuerda y los automáticos en la actualidad, tal y como esta el panorama en estos momentos ya deberían de haber desaparecido los relojeros y sin embargo todavía existen y muy buenos, cada vez menos, pero los hay.

Los relojes digitales casi sale más rentable cambiar toda la maquinaria electrónica o comprarse uno nuevo, excepto en modelos muy caros como los Grand Seiko de Cuarzo y algunos modelos Suizos de prestigio, pero en termino general los Cuarzos son más problemáticos a la hora de arreglarlos, de todos modos creo que todo relojero que se precie debe tener unos conocimientos mínimos de relojería digital.

Leonardo Daniel Pedraza Herrera dijo...

Sería interesante que se hiciera una pagina (o no se si ya alguien la haya hecho) donde se publiquen consejos y tutoriales sobre relojes Casio, desde cosas simples como cambiar el extensible hasta dar mantenimiento dentro del modulo. Donde personas pregunten sobre algún problema que tengan y los administradores les respondan compartiendo sus experiencias y sabiduría. Para mí (y personas como yo) sería genial que apenas voy empezando con este gran mundo y metafóricamente no sé nada. No se si empecé muy joven o empecé muy tarde.