¿Existe el purgatorio?

2014-05-24

¿Botones de plástico o de metal?


Hubo un tiempo -por fortuna ahora ya no tanto- en el cual una de las protestas que más se repetían y de lo que más se quejaban los usuarios de relojes Casio era el cambio de las hebillas de metal a las hebillas de plástico. La mayoría de las marcas de Casio (Edifice, Sheen, G-Shock...) aún ofrecen hebillas de metal, pero en sus gamas más bajas (los F, los W...) tienen la mayoría hebillas de plástico, cuando antes, en los ochenta, eran también de metal. Personalmente nunca me importó que la hebilla fuera de plástico, porque es sumamente resistente, y normalmente (por no decir siempre) se rompe antes la correa que la hebilla. Por lo tanto, ¿para qué poner metal si el plástico dura lo mismo, no se corroe ni se oxida, es más ligero y encima es más barato? Pues por eso es un acierto el poner hebillas de plástico.

Paradójicamente la mayoría de los otros fabricantes no hacen eso, y en marcas como Calypso, Nowley y demás veréis que en sus correas suelen poner hebillas de metal la mayoría de las veces. A cambio hacen lo que Casio no hace: los botones de sus relojes son de plástico. Así que sería bueno preguntarse (o preguntaros): ¿qué preferís, una hebilla de metal, o unos botones de metal?

Creo que la mayoría coincidiréis conmigo en que preferís botones de metal.




Casio es de los pocos fabricantes (de los poquísimos, porque cada vez quedan menos) que siguen teniendo un gran número de modelos cuyas cajas incorporan botones metálicos. Los botones metálicos acaban dañados igualmente, es cierto, pero son más duraderos, fáciles de limpiar, y se pueden pulsar incluso estando con mucha suciedad. Lo cual es muy importante porque hablamos de uno de los elementos que más tocamos y con el que más trabajamos en nuestro reloj, lógicamente porque son imprescindibles para realizar todas sus operaciones. El botón metálico es el diseño por excelencia de los relojes digitales, un diseño atemporal. ¿Os imagináis un reloj mecánico cuya corona sea de plástico? ¿A que no os entra en la cabeza? Lógico.

Excepto para algunos relojes como los Mudman (cuya protección exterior de goma en sus botones es imprescindible) para el resto de digitales un botón de metal siempre será lo mejor. Por algo Casio los usa en las versiones más elitistas, no sólo de Edifice, sino de G-Shock y de Pro Trek.


Tenemos la suerte de poder seguir contando con ellos en muchos de los modelos de su gama Collection, y esperamos que sea por mucho tiempo y que los nipones no acaben rindiéndose a las modas impuestas por otras marcas, que son eso: modas, pero sin ninguna ventaja ni utilidad práctica.

Precisamente hace unos días un amigo me regaló uno de sus relojes (el AW-82 que probamos aquí) porque sus botones de plástico se habían atorado y era imposible pulsarlos. Pero lo peor de todo es el enorme hueco que dejan en su interior, un auténtico reservorio de bacterias, polvo y porquería. Los botones de metal también acumulan suciedad, pero desde luego no a esos niveles.

Por todo ello yo que tu, si tienes que elegir, elije primero pulsadores "de verdad", y despreocúpate de las hebillas.





| Redacción: Zona Casio

4 comentarios:

Francisco Frivero dijo...

Por supuesto que prefiero los botones de metal, todas por todas, los motivos ya quedan expuestos en el artículo.

Pero no comparto lo de las hebillas. Las prefiero de metal. Y me explico.
Tengo relojes con ambos tipos de hebillas, y como he comentado muchas veces, me los pongo todos (unos más que otros, pero los voy rotando), y he comprobado que al quitarme el reloj, con las de metal es muy fácil, al tirar de la correa, el gancho de la hebilla sale del agujero y cae, sacando la correa de la hebilla a la primera.
Con las de plástico no ocurre lo mismo, con mucha frecuencia al tirar de la correa, el gancho no sale del todo, y al intentar sacar la correa de la hebilla, suele engancharse de nuevo en uno de los agujeros siguientes. El problema es que esto ocurre con mucha frecuencia y origina más dobleces de la correa cada vez que se tira de nuevo para desenganchar, acortando así su vida.
¡Con las de metal no me ocurre nunca! ¡No puede ser casualidad!

Francisco Frivero dijo...

Efectivamente, he comprobado que el gancho de las hebillas de metal "cae" sólo, es decir se mueve libremente al mover el reloj, mientras que el de las de plástico no. Se puede mover el reloj en cualquier posición, que el gancho permanece como estaba. Hay que girarlo con el dedo para que ceda.

guti.bitacoras.com dijo...

Coincido con vosotros y Francisco Frivero, en que los botones deberían ser de metal. Y de un buen acero inoxidable.

Tengo un F-91W, y un fake, y en el fake están completamente oxidados, mientras que en el genuino, están perfectos.

No lo comentáis, pero es importante también el muelle que tengan. He visto Casios y otras marcas, que están completamente hundidos por el uso excesivo.

Me gustan las hebillas de metal, ciertamente son más duraderas, pero no habéis mencionado las trabillas. Algunos llevan la trabilla de metal, y eso si que es importante, pues es de las piezas más frágibles de una correa, y deberíamos reivindicarlo.

En cuanto a mecánicos con corona de plástico, estuve recientemente en la presentación de los Swatch Sistem51... Así que los moldes están hechos para romperse. Si hay mecánicos todo de plástico, porque no puede haber digitales con botones, hebilla y trabilla de metal?

Elmer Homero dijo...

Más que el material, yo pongo mucha atención a la calidad de ese material. Desafortunadamente que una hebilla sea hecha de metal no garantiza que ese metal sea acero de buena ley y por lo tanto su duración e inocuidad no son demostradas excepto por el uso. Así como hay metales caros, existen plásticos con precios astronómicos, por ejemplo la fibra de carbono (que no deja de ser un tipo de plástico). Ahora, también es cierto que no por ser más costoso algo es mejor; todo depende de la función y lo bien que este diseñado para desempeñarla.