Prueba: Casio W-215, el reloj que reescribe la historia


El nuevo modelo de la marca nipona supone un auténtico homenaje, no sólo a los modelos que hicieron famosa a la marca en los ochenta, sino a los sentidos y a las sensaciones. A los sentidos, por su forma y por lo que inspira ésta, y a las sensaciones, por su tacto y sus acabados. Sin duda, el mayor logro del W-215 se encuentra en haber podido mantener en equilibrio un modelo de aspecto de gama mayor, con unos costes realmente bajos.

El W-215 continúa la línea que ya estrenara el F-108, esto es, relojes de diseño cien por cien Casio, fácilmente identificativos, y que suponen un reencuentro con sus líneas de productos más aplaudidas por los usuarios de todas las épocas. El W-215 complementa perfectamente la funcionalidad de un módulo digital conocido, eficiente y robusto, fácil de visualizar por sus dígitos de generosas dimensiones, y de muy bajo mantenimiento gracias a su pila de gran duración, con el diseño y la diversión que busca el usuario de relojes digitales actual. Pocos fabricantes hoy en día ofrecen tal variación de aspectos y tantas características en conjunto. Es, en definitiva, el modelo que pone de acuerdo la cabeza con el corazón.



Simplicidad y elegancia
Casio vuelve sobre la filosofía que tan buenos resultados le diera ya en el F-108. En aquél modelo, usó como base de inspiración un DW-5600. En éste, ha usado como "plantilla" uno de sus más míticos HD, como el DW-270, conjugando estética y espectacularidad con esos toques vintage y ese rendimiento excepcional del calibre 3224. Ha prestado la máxima atención a los detalles, y gracias a ello encontramos de nuevo los particulares botones orientados hacia los extremos para facilitar su pulsación, protegidos en unas guardas laterales trabajadas sobre la propia caja de resina. Mantiene aspectos como su calendario permanente, fijado para 28 días en febrero, el cual no es automático pero a cambio obtenemos un calendario que podremos usar para cualquier año, sin límite de caducidad.

Un diodo LED combinado con su clara pantalla nos garantiza una visión perfecta bajo cualquier condición de luz, y al ser uno sólo, permite que la batería no sufra excesivamente cuando recurramos a él. Forma parte de uno de los módulos más básicos en la actualidad de Casio, pero perfecto para usar concienzudamente día tras día.


Acabado de nivel superior
El W-215 posee el afamado acabado "Glossy", un acabado que hasta la llegada de estos modelos F-108 y W-215 sólo era posible encontrar en las series G-Shock. Éste acabado "espejado" aúna distinción y confort, es fácil de limpiar y refleja la luz de modo que el reloj no pasa desapercibido bajo ningún ambiente. Es un acabado que se extiende a la caja, y el cual dota al reloj de un estilo inconfundible, añadiéndole más carácter y remarcando sus bonitas líneas vintage.

Visto de cerca, uno comprende la razón de por qué Casio ha lanzado este reloj en muchas tonalidades de color: el W-215 gana muchos enteros con su brillante exterior coloreado, aunque la versión estándar que probamos aquí no desmerece en nada a las otras, por supuesto. Sin embargo la W-215H-1A es la más clásica y que pasa más desapercibida. Si quieres el W-215 para que lo admiren y para dejar boquiabiertos a más de uno de los seguidores de vintages, entonces es recomendable que te decidas por otra versión a color (recuerda que existen cinco versiones más). No te arrepentirás.


Sus contornos suaves acaban en unas esquinas que continúan sin altibajos hacia la correa, dando como resultado un conjunto rotundo sin llegar a ser ostentoso ni recargado. Su caja a dos niveles hace que la pantalla destaque por encima del resto del reloj, haciéndola mucho más funcional sin sacrificar el estilo. Al contrario que los HD de antaño, demasiado "planos" y "cuadrados", Casio ha conseguido en el W-215 que parezca un reloj mucho más moderno, visualmente más atractivo, sin perder la mencionada seña de identidad del pasado.

La correa se estrecha en la línea de la cintura, "abrazando" las asas de la caja y dando sensación de continuidad. Presenta unas hendiduras en su parte más extrema que rememora las correas de antaño de los HD, con el mismo diseño recto, y con una unión con la caja sorprendente que es casi calcada a los G-Shock. Y si de G-Shock estamos hablando, la parte interna de la correa no se queda en una simple simulación de la protección a caídas que poseen los "G" más resistentes: en el W-215 es también totalmente funcional, y realmente cumple su cometido. Sólo es necesario extender la correa para comprender que mantiene el mismo y fiel diseño de los HD de los ochenta o de los G-Shock con correa de resina. Firmemente anclada, la correa no se desplaza ni un ápice de la caja. Esos volúmenes, además, dotan al W-215 de un aspecto más radical, más varonil y altamente seductor, consiguiendo una imagen de reloj robusto y compacto con la que que tantos seguidores ha logrado enamorar Casio en los modelos G-Shock y HD de caja cuadrada en sus primeros años ochenta.


El reloj que demuestra que Casio sigue siendo insuperable
La espectacularidad y seductora atracción de los diseños de Casio está fuera de toda duda. Ahora bien, el W-215 tiene detalles que lo hacen destacarse entre los otros modelos de su gama. Personalmente estoy muy acostumbrado a los modelos de esta línea de Casio, por lo que cuando aparece uno nuevo y llega a mis manos, son muy raras las ocasiones en las que me sorprende. Muchas veces incluso llegan a decepcionarme un poquito (el tamaño del W-202, por ejemplo). Pero en el W-215 es todo lo contrario. Si en las fotos tiene una presencia magnífica, cuando lo tienes en las manos gana muchos más enteros. Realmente es un reloj con una presencia y una planta majestuosa. Cautivadora. El diseño de la caja, las finas curvas descendentes que terminan sin sobresaltos en sus asas, los bordes que protegen sus laterales y, sobre todo, el cristal sobredimensionado, que sobresale unos milímetros por encima de la línea frontal (y, como siempre decimos, en este tipo de cristales de resina es algo tremendamente valioso, porque así podremos pulirlos fácilmente si llega el caso) hace que no te decepcione y que al primer vistazo uno quede embelesado con él.

La única parte negativa es su relativamente pobre módulo, pero al menos es un LCD de fácil y rápida lectura, tremendamente probado, muy funcional y altamente estable. Además de ser uno de los módulos más sufridos, y con una autonomía realmente destacable.


Diseñado sobre el pasado, preparado para el futuro
La CR2016, una de las pilas más comunes del mercado, y la generosa duración de ésta en su módulo, nada menos que siete años, hace que este reloj pueda presentar duras batallas durante largos años. Al menos, por falta de energía no tendrás miedo de que te deje colgado. A esto hay que unir su diseño fiable y robusto. No se le puede comparar a un G-Shock, y tampoco es la intención del W-215, de cuya línea, aunque sólo sea por precio, se encuentra muy alejado. Pero su diseño con flancos protectores ya ha sido sobradamente probado a través de décadas, demostrando su solidez y siendo aún insuperable a día de hoy. Es, sin duda, uno de los mejores diseños de relojes digitales de éste estilo.

Volviendo sobre su pila, se trata de una pila de Litio que es tan genérica que la podemos encontrar en prácticamente todos los fabricantes, exceptuando Memorex. Renata, Philips, Duracell, Energizer, Varta... todos ellos la tienen, siendo bajo esta denominación o bajo su propio nombre. Esto es sin duda uno de los mayores aciertos de Casio con estos módulos, y aunque el fabricante nipón trabaje en estrecha relación con Panasonic, es de aplaudir que continúe ofreciéndonos módulos tan genéricos sin obligarnos a ceñirnos a un par sólo de fabricantes.


Para ponerle la guinda a este estupendo reloj, encontramos en su módulo un cronógrafo con dos llegadas, alarma diaria con señal horaria, y formato de 12 o 24 horas. No es lo máximo del mercado, pero sin duda es lo imprescindible que necesitas para sobrevivir. Sobre todo si tenemos en cuenta que modelos de relojes parecidos de otros fabricantes que no ofrecen mucho más en sus módulos ya doblan, al menos, el precio de éste bonito y seductor W-215.

Y si a todo ello añadimos que, encima, ofrece una resistencia al agua de hasta 50 metros, con lo que podrás mojarlo sin peligro y correr aventuras con él bajo la lluvia, te darás cuenta de que estamos hablando de un fenomenal lanzamiento de Casio. Si eres de los que aman los diseños genuinos de los digitales "de siempre", éste W-215 te encantará tenerlo sobre tu muñeca.


Casio W-215 1
Casio W-215
Casio W-215 2
Casio W-215
Casio W-215 3
Casio W-215
Casio W-215 4
Casio W-215
Casio W-215 5
Casio W-215
Casio W-215 6
Casio W-215
Casio W-215 7
Casio W-215
Casio W-215 8
Casio W-215
Casio W-215 9
Casio W-215
Casio W-215 10
Casio W-215
Casio W-215 11
Casio W-215
Casio W-215 12
Casio W-215
Casio W-215 13
Casio W-215
Casio W-215 14
Casio W-215
Casio W-215 15
Casio W-215
Casio W-215 16
Casio W-215
Casio W-215 17
Casio W-215
Casio W-215 18
Casio W-215
Casio W-215 19
Casio W-215
Casio W-215 20
Casio W-215
Casio W-215 21
Casio W-215
Casio W-215 22
Casio W-215
Casio W-215 23
Casio W-215
Casio W-215 24
Casio W-215
Casio W-215 25
Casio W-215
Casio W-215 26
Casio W-215
Casio W-215 27
Casio W-215
Casio W-215 28
Casio W-215
Casio W-215 29
Casio W-215
Casio W-215 30
Casio W-215
Casio W-215 31
Casio W-215
Casio W-215 32
Casio W-215
Casio W-215 33
Casio W-215
Casio W-215 34
Casio W-215
Casio W-215 35
Casio W-215
Casio W-215 36
Casio W-215
Casio W-215 37
Casio W-215
Casio W-215 38
Casio W-215
Casio W-215 39
Casio W-215
Casio W-215 40
Casio W-215
Casio W-215 41
Casio W-215
Casio W-215 42
Casio W-215
Casio W-215 43
Casio W-215
Casio W-215 44
Casio W-215
Casio W-215 45
Casio W-215
Casio W-215 46
Casio W-215
Casio W-215 47
Casio W-215
Casio W-215 48
Casio W-215
Casio W-215 49
Casio W-215
Casio W-215 50
Casio W-215
Casio W-215 51
Casio W-215
Casio W-215 52
Casio W-215
Casio W-215 53
Casio W-215
Casio W-215 54
Casio W-215
Casio W-215 55
Casio W-215
Casio W-215 56
Casio W-215
Casio W-215 57
Casio W-215
Casio W-215 58
Casio W-215
Casio W-215 59
Casio W-215
Casio W-215 60
Casio W-215

Nota: Gracias a Relojes de Moda por su colaboración para esta review.

| Redacción: Zona Casio

5 comentarios:

andres blasco dijo...

ah yo ya tengo el mio de r de moda, y estoy encantado con el para el dia a dia va muy bien

Osvaldo dijo...

¡queeeeeeee pasada de bichoooo! se le ve una apariencia espectacular.

Jokerblue dijo...

Es un reloj bonito. Sin duda se unirá a mi colección. Pero sólo es una sombra en comparación a los grandes modelos DW-200 y HD de los 80, que tienen muchísima más calidad. Echo de menos la multialarma y la regresiva en su módulo. Se me antoja muy sencillo para la apariencia HD que tiene...un poco descompensado. Pero celebro que Casio nos ofrezca estos "caramelitos". Un saludo

Mariano Guadagnini dijo...

Muy bonito, si señor. A ver cuando llegan a Argentina :(

ZonaCasio dijo...

Hola Mariano
Creo que en Argentina hasta que los anuncie Casio International no podrás verlos, y de momento solo los han anunciado Casio Europa. Es una lástima, lo sé, pero sin duda os llegarán, no te preocupes ;)

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock Brasil lanza una campaña anti-pirateria

La falsificación de relojes de Casio ha llegado a tales extremos de despropósito (basta solo con mirar las últimas noticias que os pusimos ...