23/2/20

Este es el estado en que se encuentra el G-Shock de la NASA


No sé si lo sabes, pero si das un paseo por el famoso Smithsonian, en concreto en el National Air and Space Museum de Washington, DC., y accedes a la primera planta dentro de la exposición Moving Beyond Earth, verás un curioso objeto que enseguida reconocerás. En efecto, se trata del DW-5600C, con número de inventario A20130073000 y donado por la mismísima NASA para el museo dentro de la sección de "equipamiento personal" para vuelos espaciales.

Pero hay más. Y bastante interesante. En el Museo del Espacio nos explican mucho sobre este tipo de relojes. Lo primero, que "DW", esas siglas tan famosas que vemos en muchos de los G-Shock, son el acrónimo de "Digital Water", relojes resistentes al agua. También que G-Shock -que supongo que ya lo sabes- es la abreviación de "Gravitational Shock". Explican que la NASA, en realidad, certificó cinco G-Shock para volar al espacio -muchos de ellos fueron usados por sus astronautas en distintas misiones-, convirtiéndose en uno de esos modelos tan sumamente especiales que pueden presumir de elevarse a la categoría de elitistas relojes que han tenido el privilegio de haber estado fuera de nuestro planeta (enfrentándose a marcas sobremanera más caras), los cuales son el mencionado DW-5600 en sus dos variantes: DW-5600C (caja de metal) y DW-5600E (caja de resina reforzada con fibra de vidrio). Además, la NASA también los testeó y calificó para viajes en sus trasbordadores al DW-5900, al DW-6900, y al G-9000.

22/2/20

¿Cómo hacía ante la gente para proteger su reloj del agua?


Antes de la llegada de los G-Shock con resistencias al agua de 200 metros, antes de la llegada de los Marlin, exceptuando algunos relojes caros y elitistas (sí, uno de los primeros relojes sumergibles eran los Oyster de Rolex..., pero a qué precios), la "gente corriente" no tenía más remedio que poner su reloj a salvo cuando se lavaba las manos o cuando tenía que realizar algunas tareas en donde el agua estuviese por medio. O cuando iban a la playa o a la piscina. Así que no es extraño que algunas soluciones para hacer a un reloj un poco resistente al agua fueran perentorias y la imaginación viniera a paliar lo que, de momento, las firmas relojeras no ofrecían.

Una de esas soluciones la podemos ver en la revista Popular Science correspondiente al mes de abril del año de 1949. Allí, un tal R. A. Jenkins, de Los Angeles, cuenta a los lectores cómo pueden hacer que su reloj resista el agua. La solución es un poco expeditiva, pero también imaginativa: consiste en introducir el reloj en un globo, y a continuación hacerle un nudo. El autor añade también que, si elegimos un globo transparente, podremos ver también la hora.

Galería de los lectores (30)

Alf Monqui

Casio Marlin DW-200.



21/2/20

Los DW-6900SP del 25 aniversario, y su especial display


Gracias a unas fotos que han colgado en RelojesDeModa, podemos ver un poco más en detalle los especiales efectos que se consiguen con el nuevo display que Casio ha incorporado a este par de relojes de edición especial. Ya lo hemos hecho con los displays holográficos, los espejados, los invertidos, los polarizados a color, los de multicapa... Así que no podíamos dejar de ahondar en estos nuevos de los DW-6900SP.

Y es que, como blog en tecnología Casio que somos - o a eso intentamos -, no queríamos pasar por alto esta interesante particularidad que ofrecen tanto el DW-6900SP-1 (en negro) como el DW-6900SP-7 (en blanco). En ellos, Casio ha incrustado una "capa polarizada para la degradación de la luz" sobre el vidrio - se entiende que sobre el vidrio que conforma el cristal del display, no sobre el vidrio del cristal del reloj, obviamente -, con el fin de que, a diferente ángulo que veamos el reloj, éste cambie de color o de tonalidad.