1/8/20

Relojes en la literatura (41)



Título: La nave estela.

Autor: Brian W. Aldiss.

Fragmento:


Metió la mano bajo el manto y sacó un objeto redondo.

–Con este instrumento –dijo, cambiando de tema–, que he tenido la precaución de quitar a Zilliac, podremos regular científicamente los períodos de guardia de modo tal que nadie duerma menos que sus camaradas. Veréis que tiene aquí un círculo de números y tres agujas o manecillas. Se llama reloj, y sirve para regular el período de guardia. Los Gigantes lo crearon con ese propósito, lo cual indica que también ellos debían cuidarse de los Forasteros y de los dementes.

Complain, Fermour y Wantage inspeccionaron el reloj con gran interés. Roffery, que ya había tenido oportunidad de verlos en su condición de cotizador, se apartó con gesto desdeñoso. El sacerdote recobró su posesión y comenzó a hacer girar un pequeño botón en el costado.

–Hago esto para que funcione –explicó en tono pomposo–. De las tres manecillas, la más pequeña marcha con mucha celeridad; podemos descartarla. Las otras dos tienen diferentes velocidades, pero no necesitamos preocuparnos más que por la más pequeña. Ya veis que ahora está tocando la cifra ocho. Tú, Erri, permanecerás despierto hasta que toque el nueve; entonces despertarás a Wantage. Y tú, Wantage, nos despertarás a todos cuando la manecilla toque el diez, para empezar la jornada. ¿Está claro?

1 comentario:

  1. Una obra (y un autor) que sí conozco y he leído.
    Gracias por estas tareas divulgativas.

    ResponderEliminar