30/11/18

Los graves fallos en las newsletter de Casio


Confieso que cada vez que recibo una newsletter oficial de Casio, me siento un poco confundido. Por una parte, es de agradecer que esta marca haga una de las newsletter con uno de los mejores diseños que he visto en marcas de relojería (y no es complacencia, es honestidad), sin vídeos ni molestas "tonterías" que tanto usan otras marcas de hoy. Pero por otro lado, el desconocimiento más esencial no ya de los productos y líneas de Casio, sino en materia de relojería, raya lo absurdo.

Ignoro -lo confieso- quién se encarga de redactarlas, si será un simple robot y luego hacen "copy-paste", o si les preocupan más otros temas y sus newsletters las hacen solo "por obligación"; pero sin juzgar ese aspecto, los e-mails de Casio Europa son francamente mejorables.




No sé si en España pueden hacer algo o influir algo en Casio Europa (lo dudo, porque sino ya lo habrían hecho con la traducción de su web, sin ir más lejos), pero si un conocedor de la relojería se acerca a una de sus newsletter y presta atención a lo que ponen, cuanto menos se sentirá bastante ruborizado y, en cierta manera, notará un poco de verguenza ajena.

Su último número no tiene desperdicio, en este sentido. Dedicado a la Navidad, lo único que ponen con tintes navideños es una piedra. Vale, consideremos o asumamos que en Casio Europa no han querido gastar un céntimo en contratar a una agencia de publicidad o de imagen para eso, y que alguna secretaria o algún subalterno ha tenido que salir al paso con esta foto. Pero si pasamos entonces a las descripciones, la decepción es mayúscula.

En Edifice presentan el EFV-560 y dicen que tiene "carcasa plateada". El EFV-560D, por tanto, ya no tiene una caja de acero macizo (como todos los Edifice, por cierto), sino que ahora lo que tiene, al parecer, es una "carcasa plateada". Entendámonos:

carcasa

f. Armazón o estructura sobre la que se montan otras piezas: carcasa de un buque.

Así las cosas, lo que tiene en realidad el Edifice es un armazón sobre el que se han ensamblado el resto de piezas (el módulo). O una de dos: o la maquinaria va en el armazón (raro en un reloj), o lo que tiene es simplemente una caja chapada en acero (inaudito en un Edifice).

Pero vale, admitamos eso, no hilemos tan fino. Entonces sigamos leyendo: "la resistencia al agua de hasta 10 bares".

Si miramos el fondo del reloj, veremos que Casio pone explícitamente: "WR 100M" ("resistente al agua 100 metros"). Erróneamente, entre los principiantes o aprendices de relojería, se suele tratar a los metros y a los bares como sinónimos, cuando no lo son. Pero es un error que comúnmente se admite, ahora bien: no es admisible que ese error parta de la misma marca. O sea: desconocimiento bastante grave de lo que hablan, o de lo que ofrecen sus propios relojes.


Si avanzamos un poco más en la lectura, vemos además que ese Edifice posee "un cronómetro". ¡Error! Ningún Edifice posee cronómetro. Y recalco lo de ninguno. La diferencia -sutil, pero importante- entre un cronómetro y un cronógrafo es que el primero posee una certificación oficial (del COSC, o "Contrôle Officiel Suisse des Chronomètres", el centro oficial suizo de cronometría) que asegura que ese reloj tiene una exactitud que no sale de un determinado rango (puede que sea más inexacto o no que un cronógrafo, eso depende, pero el COSC nos certifica ese rango). El Edifice EFV-560D no se vende (como el resto de relojes Edifice) con ningún tipo de certificación, no digamos ya del COSC, ni siquiera con una certificación oficial de ningún organismo japonés o de ningún otro país. O dicho de otra forma: la exactitud de su cronógrafo son cifras e intervalos medidos por su fabricante, sin más. Por todo ello el Edifice EFV-560D tiene un cronógrafo, y no, y bajo ningún concepto, un cronómetro.

Si seguimos avanzando y nos vamos al siguiente modelo, el G-Shock DW-5600HDR, constatamos una vez más la falta total de vocabulario que Casio Europa tiene de sus propios relojes. Mencionan que ese modelo tiene "el logotipo 'The Hundreds' en la esfera". La esfera de un reloj hace referencia a la combinación del fondo y el cristal, que en un reloj -sobre todo mecánico- forman eso: una esfera. Aunque a veces se utilice como sinónimo (y en alguna ocasión incluso nosotros lo hemos hecho), propiamente sería en un DW-5600, que carece de estos elementos, o bien el fondo, o bien la máscara (más bien lo segundo). Usar la denominación de esfera, proveniente del mundo de los mecánicos, para la descripción de un reloj como el DW-5600 por su propio fabricante, es un error monumental. Podría ser admisible si la descripción del reloj fuera muy larga y lo usaran como sinónimo, o para no repetirse, pero es que solo la usan para eso, y desde luego lleva a confusión.


Pero si aún esto no os convence de las enormes meteduras de pata de Casio con sus newsletter y de la poca atención que le prestan, vayamos al siguiente modelo: el Baby-G BSA-B100, del cual dicen que "el reloj BABY-G BSA-B100-2AER se conecta a través de Bluetooth con tu reloj". Sí, habéis leído bien: el reloj BSA-B100 se conecta con tu reloj. O sea, que tienes que llevar dos relojes (¿uno en cada muñeca? ¿Y cual debería ser el otro reloj?), para usar la funcionalidad de Bluetooth del BSA. Absurdo completamente. Obviamente, éste es un fallo o de traducción (o sea: que quien lo tradujo no tenía ni idea del reloj del que estaba hablando) o de falta de repaso (quien lo escribiera no se preocupó en revisar lo que había puesto). En ambos supuestos, el resultado sigue siendo el mismo: confusión, confusión, y más confusión. Si alguien se fía de lo que ponen allí, no sabrá ni qué reloj va a comprar.

Por cierto, un detalle: los gastos de envío de su tienda oficial asombran. Que haya que gastar 79 € ("gastos de envío gratuitos a partir de 79 €") para poder conseguir que los gastos de envío nos salgan gratis, explica el por qué su newsletter esta plagada de relojes más caros de ese precio.

Y asombra más aún que, en unas breves descripciones (brevísimas, de un párrafo nada más) de sus relojes, pongan tantas y tan graves incorrecciones.


| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

4 comentarios:

  1. A esta gente les pierde la burocracia,que muchas veces en estas empresas es más importante que la practicidad.
    Por cierto aquí en este blog pasa lo mismo?
    El EFV-560 decís que no tiene cronómetro y si coreógrafo?
    No tiene ninguna de las dos cosas.

    ResponderEliminar
  2. Cronografo quise decir pero me ha corregido el predictivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no lo he mirado, pero para el caso es lo mismo :D

      Por cierto, que no quise hacer más sangre, pero llamar a un armis "correa", cuando correa se utiliza para definir un elemento que debe ajustarse mediante una hebilla... En fin, que deberían darles un diccionario de relojería.

      Eliminar
  3. Creo que desde Alemania tiran de Google Translate, así ahorran, y eso da una mala impresión enorme. Supongo que no debemos ser un mercado tan importante como deben hacernos creer.

    Aunque bueno, peor nos iría si adoptáramos los textos de México, donde la agencia es tan bohemia que ni te enteras de lo que quieren decir.

    El tema del cronómetro, es algo que llevan haciendo mal desde los 80. Y mira que si el reloj dice "Chronograph", pues es fácil de traducir como cronógrafo. Pero no se que les pasa con eso.

    ResponderEliminar