9/10/18

La vida en blanco y negro


Yo soy de la época en la que la televisión solamente podía verse en blanco y negro. Una época sin color en la cual tenías que imaginarte cual sería el color de la vegetación, ríos o edificios. Recuerdo que la primera vez que tuvimos televisión a color me parecía tan maravilloso que no pude despegarme de la tele en toda la tarde, admirando extasiado aquellos vívidos colores que emergían de la pantalla con tubo CRT.

Por eso, para nosotros, el contraste de un LCD convencional en blanco y negro, además de favorecer mucho la lectura, tiene esa pizca de nostalgia que nos traslada a décadas atrás, que nos retrotrae a un mundo que era muy diferente. No sé si más simple y sencillo, pero diferente.




Ryusuke Moriai, el creador de este tipo de displays que llevan los Casio W-59, confesó que lo hizo para que resultase fácil de leer. Y salta a la vista que lo ha logrado, si atendemos al gran número de ancianos que usan el W-59, o los módulos 590/593 en general.

A veces -cosas mías- hecho de menos las pantallas en blanco y negro, y supongo que para las nuevas generaciones éstas no tienen ningún encanto frente a los coloridos smartwatches. Pero que un simple LCD te haga experimentar todas esas sensaciones, siendo algo tan sencillo en un mundo tan tecnificado como el actual, tiene un gran mérito. Y, además, continuando enamorando a nuevas y fieles corrientes de seguidores, lo que ha logrado hacer del W-59 no solo uno de los relojes más longevos de Casio sino, además, uno de los más cautivadores.


| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com