2018-04-18

Curiosidades de los DW-5600LU en las que -tal vez- no habías caído


Aunque Casio en Japón los presentó el mes pasado, esperábamos que éste fuera el mes en donde Casio International los anunciara, pero no fue así. No obstante, en Europa (y en otras partes del mundo) ya se distribuyen desde hace unas pocas semanas, por lo que aunque no estén anunciados, sí están en el mercado (Casio España ya los ha puesto en su listado de nuevos productos).

Estamos hablando de una de las últimas variaciones de los DW-5600, los "LU" (DW-5600LU), que llegan en dos acabados, ambos invertidos: el DW-5600LU-2ER, en azul, y el DW-5600LU-8ER en un beige bastante oscurecido (no me atrevo a llamarlo khaki, aunque parece ser que esa era -en parte al menos- la intención de G-Shock, dado su talante castrense). Que nadie se equivoque con estos modelos, puesto que aunque tienen un enorme parecido con otros, como los DW-5600BBN, lanzados temporadas atrás, tienen detalles que los convierte en una opción bastante interesante.




Casio ha desarrollado para ellos una correa que, como vienen haciendo los nipones en muchos de sus modelos, posee "dos caras", y la interior tiene un aspecto (o color, en otros casos) distinto. Además, en estos modelos ésta es de nylon, lo que les convierte en unos más que interesantes modelos para el verano: el nylon no solo es un elemento neutro -como la resina- y que no es proclive a alergias (a no ser que se tenga alergias a los plásticos o similar), sino que es enormemente resistente. Por si fuera poco, se puede doblar, ensuciar..., y admite una limpieza con el simple gesto de "tirarlo" a la lavadora. Gracias a los adaptadores que incorporan estas series de los DW-5600, uno puede poner y quitar esta correa fácil y rápidamente.

Esto los convierte en uno de los elementos para reloj de los que -ya lo sabéis- admito ser un fan incondicional. No solo se puede usar esta correa para llevar el reloj encima de la ropa (caso de necesitarlo, personalmente no me gusta nada, pero en situaciones de supervivencia puede ser necesario), sino que sobre la piel es muy cómodo y es muy sencillo de ajustar, pudiendo ponernos el reloj más apretado (o menos) según necesitemos. En caso de lluvia, o que lo mojemos, el nylon "no se pega" a la piel como la resina, "respira", y es casi tanto -o más- ligero que la resina.


Pues a lo que iba: que G-Shock, ahora, ha añadido un elemento más de interés y de atractivo a estas correas, y en estos nuevos modelos encontramos un sistema con el cual podemos darle la vuelta a la correa, y usar su parte "camo", o bien dejarla en el color sólido que nos viene de fábrica. La hebilla, como podéis ver por las imágenes, tiene "dos caras" y podemos usarla por la una o por la otra, indistintamente. Una hebilla que, por cierto, es íntegramente de metal, igual que las dos trabillas, las cuales podemos usar también en el otro lado (y girarlas, si nos apetece).

La verdad es que son relojes muy, pero que muy atractivos, que supongo que no tendrán el éxito que se merecen debido a que ambos son invertidos, y eso les resta popularidad. No obstante, para usar como relojes tácticos o en condiciones de mucha luz (en verano), que es para lo que están pensados, cumplen sobradamente su función.

Insisto que en Europa no hay muchas tiendas que los tengan -todavía-, pero cuando lleguen a los escaparates su precio no debería superar en mucho los 100 €, normalmente van de los 110 a 120 €, con las bondades de esa magnífica correa que os acabamos de explicar. Por su parte si sois de México entonces sois un poco más afortunados, porque por allí sí que ya los tienen tanto en Torre Manacar, en el segundo nivel del Centro Comercial Santa Fe, en G-Shock Plaza la Isla Cancún, 5ª Avenida Playa del Carmen, Liverpool y online en www.casioshop.mx. Los mexicanos tendréis que desembolsar por él $2,649, aproximadamente.



| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

2 comentarios:

  1. Este tipo de correas textiles están bien porque son muy duraderas, más que las de resina, algo que no habéis mencionado. Estéticamente me gustan menos, pero el problema que suelo tener con ellas es que al ser más ásperas en su interior que la resina, no las encuentro tan cómodas. De hecho eso me ocurre hasta con algunas de piel donde la parte interior va sellada con goma para que no resbalen.

    Un punto interesante que mencionáis, se cambian muy fácilmente, y eso permite que tengamos un par de ellas o más y las vayamos cambiando. Además viendo los adaptadores me imagino que serán estándar, así que facilidad para encontrarlas, y a precios muy baratos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en efecto, los adaptadores los hay muy baratos sueltos, pero además es que aguantan un mundo. Yo tengo unos destrozados y no se han roto, y de correas... Es que estas de nylon me encantan, no les habré dado guerra ni nada... Además es que si ves que se están dañando (o sea, se deshilan por algún sitio) las puedes incluso remendar. Son una pasada.

      El único punto negativo es ese que mencionas: estéticamente no quedan tan bien, Casio podría haber hecho que quedasen mejor, por ejemplo sin usar adaptadores, convirtiéndolas en correas más convencionales, tipo a como las llevan los AE-1200 o algunos Pro Trek. El problema es que en un G-shock se perdería la protección ante impactos en la parte inferior, y obviamente dejaría de ser G-Shock (que es lo que ofrecen los adaptadores).

      Eliminar