Abandonar a Casio


Con los disgustos que, últimamente, nos dan en Casio y lo poco que nos gustan sus últimos lanzamientos, alguien podría pensar leyéndonos que estamos a un paso de dejar de hablar de Casio, o incluso podrían preguntarse el por qué no lo hemos hecho ya. Es incluso algo que también se nos pasó por la cabeza y hasta nos atrevimos a intentarlo, aún a pesar de seguir pensando, sinceramente, que en la actualidad no hay marca alguna mejor que Casio. Es cierto que Casio no hace los relojes que nos gustan (o, por lo menos, no los que nos gustarían al cien por cien), pero es que el resto no los hace mucho mejor. Quizá Nixon sea una excepción, sobre todo tras el lanzamiento de su Base Steel, pero el hecho de que todos ellos sean invertidos lo descartan automáticamente e ipso-facto de convertirse no ya en un sustituto de Casio, sino ni tan siquiera en un competidor.

A diario uso un reloj de Casio, paso todo el día con él e incluso por las noches es el reloj que uso para ver la hora y, cuando lo necesito, como despertador. Podría decirse que me paso las 24 horas del día con mi reloj de Casio. Al contrario que -por desgracia- mucha gente hoy (sé que quienes nos leéis no, puesto que vosotros también hacéis un uso intensivo de vuestros Casio) uso y consulto el reloj constantemente. Por diversas cuestiones exprimo muchísimo su cronógrafo, tanto es así que en esas 24 horas el cronógrafo de mi Casio no para quieto ni un momento. Por fortuna es un DataBank y, gracias a ello, dispone de horario en todos los modos de manera que aunque necesite consultar el cronógrafo, puedo también consultar la hora. El cronógrafo necesito que se mantenga activo muchas horas (a veces, más de doce) y para eso me viene genial que sea un cronógrafo de amplio rango (con un alcance de 24 horas).




No solo el cronógrafo, sino también uso el temporizador y, por supuesto, el banco de datos. La única función que casi nunca utilizo y que está casi de adorno es el horario mundial, curiosamente esa función que Casio se empeña en ponerle a todos los relojes de su catálogo actual, en detrimento de funciones mucho más atractivas y útiles - a nuestro modo de ver, claro- como los mencionados cronógrafos y temporizadores, o como el doble horario, del cual soy un ferviente fan y defensor. Hecho de menos una multialarma (que mi reloj no tiene), tecnología Illuminator (de la que también carece) y sonido de los botones desactivable (que tampoco posee). A cambio, como reloj ochentero que es, sí posee de sistema EOL (aviso de pila baja) una utilísima función que Casio ya no implementa en casi ninguno de sus relojes de hoy, pero que sí ofrecían antes.

Gracias de una u otra forma a mi influencia, toda la gente de mi alrededor y familiares usan Casio. Es cierto que algunos empezaron a utilizar modelos de Casio y acabaron prescindiendo de ellos por algunos de los inconvenientes que comentamos por este blog desde hace años, pero la gran mayoría siguen usando Casio.


Yo, cuando pienso en un digital, pienso en un Casio -a pesar de la horrible manía de la Casio actual de querer hacernos creer que ellos nunca fabricaron digitales-, y como los relojes digitales son, a mi modesto entender, los relojes más útiles y atractivos, inmediatamente lo uno lleva a lo otro, y pensar en un reloj, para mí, es pensar en Casio.

Por otro lado nada hay comparado a Casio, no solo por la enorme variedad de modelos de los que dispone, para todos los gustos -en cuanto a acabados-, sino porque solo en Casio puedes encontrar auténticos relojes de los ochenta, y no simples imitaciones vintage, tan de moda ahora. Hablo por ejemplo del F-84, del W-59, del F-91, y también del F-94 y, hasta hace poco, del F-28.


Por si todo ello fuera poco, Casio es la única marca que dispone de un digital con cristal de zafiro, robusto, y con brújula y sensores, ademas de caja de metal con cierre a rosca. Por supuesto, me estoy refiriendo al GWF-D1000 y dejando su exagerado precio aparte, cualquier amante de los digitales automáticamente tiene que ser amante de ese reloj y, por simple descarte, de Casio.

Pero aún así, y con ser todos esos motivos más que suficientes para continuar siendo muy fieles a Casio, hay algo mas profundo y más importante que todo, y que definitivamente me une a Casio por encima de cualquier otra marca. En mi reloj, sin necesidad de llevarlo a relojería alguna a que graben nada, o de dibujar o escribir nada sobre su esfera y "estropearla", puedo llevar el texto que quiera y ponérselo en su pantalla principal. Puedo llevar el nombre de mi hermana escrito en digital y verlo y recordarla cada vez que miro el reloj o consulto la hora, que es constantemente. Esa función no hay ningún reloj digital que la ofrezca, y dudo mucho que la vayan ya a ofrecer, a estas alturas de la película y con la invasión de los smartwatches. Solo por eso merece la pena para mí seguir usando Casio, y ese es un motivo más que suficiente por el que me sigue encantando escribir sobre Casio.


Lo que te une a un reloj es más que ese reloj, e incluso puede que tampoco sea el mejor reloj, pero es el reloj que te comunica algo, y eso no se puede comprar ni sustituir. De hecho, en muchas ocasiones aunque sea el mejor reloj del mundo, si en el frontal no pone la palabra "Casio" ya no nos sentimos a gusto, ya no nos dice nada, ya nos da la sensación de que nos falta "algo", o que "algo" hemos perdido.

Por eso, por muchos lanzamientos equivocados que veamos comercializar, Casio sigue siendo inigualablemente e insuperablemente nuestra marca favorita.


Hace poco, viendo a Guti en el aeropuerto parisino con su Pro Trek, me di cuenta de ello, y me resultaba curioso que con tantos modelos buenísimos y de maravillosas marcas que posee, viajase con un Casio. Y es que, cuando realmente necesitas un reloj que esté a la altura, cuando quieres algo con lo que sea familiar viajar, recurres a un Casio. Porque con un Casio es como viajar y moverte con un amigo. Un compañero que se mantiene con nosotros durante años, aunque su modelo varíe en el fondo todos tienen algo que comparten con los otros modelos de Casio que teníamos: las historias y acontecimientos que convivimos con ellos.

Y por eso, cuando hablamos y usamos un Casio, disfrutamos mucho más.




| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

13 comentarios:

Apolino Apolinos dijo...

El único apego que tengo hacia Casio es por sus digitales básicos y por sus calculadoras, y mientras sigan haciendo humildes pero robustos relojes digitales seguirá siendo mí marca favorita de relojes, además es la marca que casi siempre llevo en la muñeca

Para relojes analógicos me sirve cualquier reloj sencillo de cuarzo como Lotus, Citizen…. Los relojes Premium de cualquier marca no me interesan.

zonacasio dijo...

Pues sí Apolino, en efecto así es.

guti.bitacoras.com dijo...

Hay una frase brillante en el artículo, y que para mi lo resume todo:
Yo, cuando pienso en un digital, pienso en un Casio -a pesar de la horrible manía de la Casio actual de querer hacernos creer que ellos nunca fabricaron digitales-

Pienso exactamente lo mismo.

Robinson Molina dijo...

Muy buen artículo, es de agradecer a Casio que todavia se pueden encontrar sus modelos a bajo costo con gran variedad y calidad, algo que no hacen muchas otras marcas. Pienso que siempre podemos tener nuestro reloj preferido, el que nos gusta por estética, comodidad y practicidad, y en ese punto en la propia Casio tenemos muchísimo para elegir, incluso si nos gustan los analógicos, por una parte si seria interesante que lanzara premium digitales a menor costo, pero por otro lado el uso de relojes de alto precio vienen a ser una practica algo elitista, que implican un uso del artículo mas por imagen que por funcionalidad, las cuales desde luego son legítimas desde un gusto personal pero no son posibles para todo el mundo. En cambio portar un Casio básico es en general posible para todos.

Gonzalo dijo...

Simplemente gracias por seguir haciendo Zonacasio, donde podemos seguir cultivando ese amor que surgió en la infancia de casi todos nosotros.

guti.bitacoras.com dijo...

Me olvidé comentar porque escogí el Pro-Trek para el viaje. Los motivos son muchos:
1) Cuando viajo, me gusta llevar relojes cómodos y ligeros, así que mis candidatos son siempre el Orient Titanium o el Pro-Trek.
2) Si el viaje dura más de un día, me va muy bien la señal horaria, eso descartaba al Orient.
3) Si el viaje es a otra zona horaria, me gusta que sea radio controlado, y que me permita ver las horas de las dos zonas (el Orient no es GMT).

Por lo demás, un Pro-Trek, es un reloj muy funcional, de hecho por precaución siempre uso de despertador el teléfono y el reloj cuando estoy fuera. Es además un reloj muy legible en cualquier circunstancia (igual que el Orient), y además es elegante. No es el típico digital negro con el que algunos te miran mal en una reunión.

MariHo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MariHo dijo...

¿Qué modelo es Protrek es Guti?

guti.bitacoras.com dijo...

Es un PRW-3100T:
- http://www.javiergutierrezchamorro.com/casio-prw-3100t/2617
- http://zonacasio.blogspot.com.es/2015/07/casio-actualiza-su-prw-3000-nuevos-pro.html

Tranttor dijo...

Me ha encantado esta entrada y las fotos que la acompañan, curiosamente saqué una foto muy parecida a la primera el día que mi mujer y yo estrenamos los nuevos F-91 metalizados.
También estoy muy de acuerdo con todo lo que se expone en el artículo y en muchos de los comentarios, siempre he tenido relojes Casio y nunca me he sentido atraido por los premium de ninguna marca, ya que lo que valoro de un reloj es: sencillez,funcionalidad y calidad, y creo que esas cualidades son las que definen perfectamente la gama digital básica de Casio.

Daniel AH dijo...

considero que Casio es el única fabricante que hace (si, tiempo presente. No nada mas por que ahora hacen menos dejan de ser los mejores) relojes digitales por vocación y no por novedad (Breitling) o conveniencia (Nixon, módulos baratos)

Elmer Homero dijo...

Yo considero que las marcas tienen que ser fieles a uno, quien es el que pone su dinero, y no al revés. Es decir ¿Debo de seguir tomando coca cola si un día a algún ejecutivo zoquete se le ocurre cambiarle el sabor (y ya ha pasado)? ¿Hasta donde debo seguir gastando y regalando mi dinero a unas letras impresas en cualquier lado, siendo que eso lo puede imprimir cualquiera? Para mi ha llegado una etapa en mi vida en la que simplemente me compro lo que me gusta y punto, y me importa un cacahuate si pone una marca famosa o si tiene tradición o si bla bla bla. Casio antes hacia cosas que me gustaban, ahora ya no, así de simple. Si a alguna mente sobrada se le ocurre de repente clasificar algo como premium o medium o lo que sea, ami me viene valiendo una pura y dos con sal. He comprendido que el que trabaja y lucha todos los días por algo es uno mismo, y que ninguna marca te da nada por lo que no hayas pagado dos o tres veces su valor. Así que pienso que si alguien quiere que yo use sus productos, que me convenza con argumentos reales y no con bazofias como valor añadido, tradición y todas esas cosas intangibles y falsas

Pablo B dijo...

No te falta razón, Elmer, pero lo cierto es que Casio, aunque mucho menos que en el pasado, sigue sacando digitales que me gustan. Abusa del tema premium, abusa de lo analógico, abusa en sus precios, pero de cuando en cuando me sueltan una golosina como el SGW-600. Y no hay nadie mejor, las cosas como son.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock, en primera línea de batalla en Barcelona

No os voy a cansar de nuevo con el atentado ocurrido ayer en Barcelona (además, yo apenas sé lo que ha pasado ), porque supongo que ya esta...