"Cuando yo era un niño, mi smartwatch era el CA-53"


Hace unos meses, Tan Kit Hoong escribió en su blog cómo era su vida antes de Internet. La idea tuvo tanto éxito, que muchas personas comenzaron a contar (y a aportar) sus experiencias sobre cómo era su vida antes de la popularización (porque Internet tiene ya bastantes años detrás, otra cosa es que todos la usásemos) de la gran Red de Redes.

Como le fue tan bien en aquella ocasión, ha decidido volver sobre la misma idea, pero contando cómo era su vida cuando era un niño. Tampoco es plan de que se ponga a contar su diario, no os preocupéis, simplemente lo resume en cinco puntos en donde, si tal vez no en todos nos sintamos identificados, seguro que alguno de ellos al menos sí os resulta familiar, sobre todo si peináis "un par de canas" ya.




Entre esos puntos, el tercero es la excusa perfecta para mencionaros su post en este blog, ya que nos cuenta que "cuando era un niño, el smartwatch que existía era un Casio con calculadora", refiriéndose a cualquiera de ellos (había "un montonazo"), aunque yo he puesto el CA-53 porque creo que es, de entre los que quedan, el modelo más "ochentero" y longevo con esa característica.

Los siguientes puntos son también bastante nostálgicos, así que os los resumiré, y os remito al artículo original si queréis leerlo en su contexto (en inglés).


El primer punto dice que cuando él era un niño, el juego multijugador por excelencia era abrir un pack de cartas y comparar las características de aviones o coches (seguro que por aquí, esas cartas serían de jugadores de fútbol más bien, ¿no?).

El segundo, cuando él era niño no había mensajes instantáneos. Pero se podían enviar mensajes arrugándolos en un papel y tirándolos a la cabeza del compañero de clase.


El tercero ya os lo he comentado, así que paso al cuarto, en donde confiesa que no había aplicaciones como Uber, simplemente para coger un taxi, había que esperar en la esquina.

Y el quinto, dice que en su época sí había videojuegos portátiles, pero que cada máquina solo venía con uno (¡cierto!), así que si querías cambiar de juego, tenías que ir a la tienda a comprar otra máquina. Se le ha olvidado, por cierto, lo poco que nos duraban las pilas botón de los mismos...

En fin, una agradable pausa para los recuerdos, con los cuales seguramente también te identifiques bastante, ¿verdad?



| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

7 comentarios:

  1. la gran diferencia entre una época y otra es cómo nos relacionamos entre las personas. Antes se valoraban mucho más los vínculos. Ahora casi sin excepción se considera que es fácil hacer nuevos amigos y basta el contacto por redes sociales o compartir y comentar bobaditas, memes y cosas así para sentirse socializado. No sé cuántos años hace ya que es imposible charlar profundamente con alguien sin que en algún momento revise su teléfono a ver si alguien le dio "me gusta" a alguna fotito o ver si les enviaron un nuevo video porno por ws. Es más, hace años que no charlo profundamente con nadie en persona de nada porque es imposible. Los demás cambios son sólo de forma. Hace poco leí un informe que explicaba que el 60% de la gente luego de "hacer el amor" lo primero que hace es revisar el teléfono. Espero que las nuevas generaciones que ya han nacido con esta idiotez de los teléfonos se revelen a ello, tal como hacemos los locos que nos gustan los relojes simples y prácticos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Las nuevas generaciones irán a peor, además de lo que citas Arca Cero la ética y moral de cada nueva generación es exponencialmente inferior con respecto a la anterior.

    Ayer precisamente estuve pensando sobre lo que hemos perdido y lo que nos hemos dejado por el camino con referencia a generaciones anteriores, con respecto a los que viven de manera más sencilla y religiosa creo que se vivía mucho mejor antes sin tantos adelantos tecnológicos que desde de la década de los 90´ hasta nuestros días, desde un punto de vista tecnológico los 80´ fueron perfectos, no había interferencias de móviles ni de Internet, pero podíamos disfrutar de un ambiente más natural y con mayor libertad que en la actualidad, sin tanta intervención política….. y con un nivel tecnológico decente y mucho menos intrusivo que el actual, si pudiera volvería a los 80´ fue la mejor época del siglo XX.


    Lo hemos perdido todo, para ganar nada.

    ResponderEliminar
  4. Encuentro una enorme contradicción implícita en el acto de quejarse de la tecnología actual a través de un medio tecnológico actual, ¿no?
    En todo caso, yo que viví los 80 con pleno uso de razón y ya peino algunas canas, no los quiero de vuelta ni en pintura. Tuvieron cosas que añoro, seguramente por mera nostalgia adolescente, pero ni la gente es peor ahora ni estamos viviendo la caída del imperio romano, de hecho de mi ya decía lo mismo la gente mayor durante los 80: que si me iba a quedar tonto con tanta maquinita, que si esos relojes no se entienden, que si antes los niños se entretenían con dos piedras... La vida es un ciclo y ya estamos viejos.

    ResponderEliminar
  5. sobre la contradicción que señalas, Pablo, creo que te refieres a temas distintos. La época pre smartphone fue buena para Internet. Aunque no habían muchos espacios y los buenos costaba algo de trabajo encontrarlos, habían muchos foros, blogs e incluso hasta los chats eran usados por personas con afán de comunicarse y divertirse inteligentemente. Como suele suceder todos los grandes movimientos y cambios son arruinados cuando son asaltados por las grandes masas porque sube exponencialmente el número de imbéciles que nada tienen que decir ni hacer en ningún lado y sin embargo ahí estarán como una plaga, y ya no se irán. Lo que señala Apollino es un excelente punto, lo del balance teconología/vida diaria. Faltaba Internet nada más que nos brinda un espacio de intercambio de saber y de opiniones que no se compara a nada. Lo que tu dices Pablo de que estamos viejos y quizás no nos estamos adaptando al cambio puede ser cierto, pero yo sinceramente no veo lo positivo del cambio desde hace unos pocos años a esta parte. Especialmente en el uso en sí de la tecnología más moderna, los modos de relacionamiento y esos temas. Me resulta patético ver a gente de diversas generaciones atrapadas en la estupidez del smartphone con el cual nadie se expresa con más de dos líneas. Y los que antes comentaban y compartían pensamientos en foros diversos, chats e incluso hasta hace unos pocos años Facebook también ya no lo hacen. Hoy todo es "me gusta" o no, pensamientos larvarios y prejuiciosos, enfrentamientos ridículos entre colectivos que no son enemigos incentivados por quienes manejan los medios y sobresaturan de basura informativa a las moscas humanas que gustan de comer excrementos. Antes te podías poner a hablar con jóvenes, viejos, pobres, ricos, cultos e incultos de igual a igual, hoy tenes que bucear en las profundidades de internet para un intercambio como este que estamos teniendo. Me gustaría saber qué le ves de bueno a este cambio, al de estos últimos años. HOY, no digo hace cinco años atrás, la tecnología para uso popular está potenciando la estupidez en el día a día. No es culpa de la tecnología claro está. Dónde está lo bueno para vos? Excepciones conocemos todos, pero la idiotez generalizada de la gente prendida al smartphone descuidando a sus parejas, hijos e incluso en el tránsito matándose es terrible.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. El exceso de tecnología actual ha abierto una evidente brecha generacional, la armoniosa convivencia que había en el pasado entre diferentes tecnologías (analógica y digital) ha sido fagocitada por la potente nanotecnología de nuestro tiempo.


    Está claro que llegado a un punto (el actual) la tecnología choca con el humano y lo hace colapsar(generándole estrés) siendo el ser humano sustituido por las maquinas que es a lo que vamos ahora, a que las maquinas conquisten los trabajos y oficios humanos, y salvo algunas excepciones como avances médicos…. La tendencia es que el humano vaya siendo desplazado por las maquinas y gobernado a su vez por tecnócratas, solo hay que ver en nuestro entorno para darse cuenta de esto, como bien comenta Arca Cero.

    Dicho lo cual, queda claro que para ver la hora y para cuestiones cotidianas como cálculos prácticos prefiero antes un Casio CA-53 de los 80´que un moderno Smartwatch del 2017.

    ResponderEliminar

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...