¿Existe el purgatorio?

2014-11-11

Los defectos más "sonados" (y las mayores virtudes) de los relojes G-Shock


La existencia humana está plagada de fracasos y aciertos, y Casio como marca dirigida por humanos por supuesto no está exenta de ellos. Quizá sea porque han sido los modelos G-Shock los que han centrado durante muchos años los más grandes esfuerzos del fabricante nipón y porque han sido ellos quienes han disfrutado de más variedad sea que precisamente en esta submarca, en G-Shock, donde encontramos una serie de -digamoslo así- "imperfecciones" que podrían haberse corregido mejor o, al menos, haber requerido un esfuerzo y una atención por parte de Casio más concienzuda.

No vamos a mencionarlos aquí todos, porque algunos de ellos requerirían unos conocimientos de un determinado modelo en profundidad para saber quizá en qué y por qué los de Casio hicieron las cosas así, pero sí que vamos a prestarles la atención a algunos que no deberían, a nuestro entender, haberse producido.




Como no queremos ser injustos también vamos a incluir una pequeña lista de "virtudes", porque los G-Shock también las tienen, y muchas, y en algunos casos demuestran unos recursos de ingeniería realmente notables.

Así que primero os pondremos lo malo y luego, para dejaros un buen sabor de boca, listaremos lo bueno de G-Shock.

Defectos en G-Shock:

- G-9000: Casio ahondaba en sus series "Master Of G" con un modelo resistente al barro (Mudman): el G-9000. Alguien allí tuvo la ocurrente idea de darlo a conocer como un modelo para deportes del motor como los rallies, pero sus botones recubiertos de goma hasta la saciedad eran imposibles que fueran pulsados con un humano con guantes (al menos con un humano sin superfuerza). Casio lo solucionó poco después lanzando el G-9200 "Riseman" como modelo para motocross el cual, ahora sí, disponía de botones con más cómoda pulsación.

- GW-9400 "Rangeman". Si hay algo que siempre han odiado los seguidores de G-Shock es que a su marca de relojes favorita, baluarte de la resistencia, le añadan "baratijas" superfluas como tornillos de adorno. En los Frogman se lo perdonaron, pero luego los japoneses volverían a caer en esa desgraciada idea con su GW-9400 al incorporarle unos tornillos sin un fin más que el de adornar la caja.

- DW-8600 "Fisherman": Uno de los errores más garrafales en G-Shock fue el DW-8600 "Fisherman". No en vano fue un modelo (surgió en 1998) de los años más desastrosos (o de la época más desacertada) de G-Shock. Su bisel de goma finísimo casi se deshacía entre las manos (pocos han sobrevivido con bisel, cuando modelos mucho más antiguos aún lo llevan tras un exhaustivo uso). Además, estaba realizado con múltiples recovecos por los que entraba todo tipo de suciedad a todas las partes del interior de la caja, y encima al disponer de sensor éste era muy delicado de limpiar. Como hemos dicho Casio lo lanzó en una época en que empezaban a enriquecer sus líneas metálicas MRG, y da la sensación de que descuidaron un tanto sus modelos más generalistas (se llegó a decir que a partir de ahí Casio había modificado incluso el compuesto de las resinas para sus bezels, aunque nadie pudo confirmarlo). Esto dio de sí varios desastres y estos Fisherman fueron uno de los que pagaron las consecuencias. Por fortuna no estuvieron mucho en el mercado, tras múltiples ediciones especiales para amortizar su desarrollo Casio los jubiló pronto.


- DWG-100 "Lungman": Otro de los G-Shock "baratija". Un diseño espectacular pero poco útil, una correa y una posición extraña para un reloj con sensor (incorporaba un pulsómetro) que en la práctica fue una gran oportunidad perdida para Casio, entre cuyos defectos su extraña forma hacía imposible incorporarle o adaptarle una correa no original sin romper total y radicalmente su sincronía. De los primeros G-Shock con sensor en donde éste mantenía una posición y una configuración ideal no solo para ser resistente, sino para poder prestar servicio durante años, se pasó al rocambolesco diseño de este modelo que a día de hoy sólo muy atractivo para coleccionistas, pero para el resto mejor olvidar.

- GE-2000 "Pininfarina": ¿Qué perseguía G-Shock con los GE-2000? No se sabe. Fue otro síntoma de los años más nefastos de la marca, como decíamos antes. Como experiencia estaba bien, pero ¿duradero? Poco. Aún hay quienes deben tener pesadillas con él y aquella correa de tirantes metálicos. Claro que la culpa no fue de G-Shock (al menos no toda), los pobres japoneses solo fueron culpables de dejarse "engañar" confiando en que el estudio de un diseñador de coches fuera capaz de diseñar satisfactoriamente un reloj resistente. Esperamos que hayan aprendido de la nefasta experiencia.

- MTG-S1000BD. Meter a todo un MTG en nuestra lista de relojes "con defectos" puede ser una sacrilegio para muchos, una auténtica locura. Pero no nos importa. En todo caso no vamos a hacerlo con el modelo estándar, el MTG-S1000D, pero sí con la versión con PVD MTG-S1000BD, porque cuando los clientes que lo adquieran descubran que el refuerzo interior coloreado en rojo acaba tiñéndose de todos los colores se darán cuenta de su error. Y creo que esto es imperdonable para una marca como G-Shock. El MTG-S1000 ciertamente es todo un G-Shock que cumple el requisito básico de la marca: la resistencia. Pero por desgracia, como insistimos siempre, resistencia no va unida siempre a durabilidad, y eso no está de mas recordarlo. El MTG-S1000 es resistente, pero no durable. Obviamente para el segmento de cliente a quien está dirigido (es un modelo "Premium") les sobra y les vale. No van a llegar al punto de explotarlo cada día en duras jornadas de nueve o diez horas extrayendo mineral en una mina de carbón, cobre o diamante.

- G-9200 / GW-9200 "Riseman": Otro gran defecto de G-Shock. Un reloj muy famoso y superventas, pero que nada tenía que ver con aquel modelo barométrico de antaño, el DW-6700. Y en todo tenía que envidiarle. Su capuchón protector era una frágil pieza que te podía acabar saltando por los aires, y el encapsulamiento de su sensor que tanto publicitaban en Casio no les funcionó demasiado bien, y en algunos modelos literalmente se partía. De hecho Casio no volvió a repetir el concepto ni en bisel ni en formato de esta nueva variante, la cual nunca llegó a superar aquéllos DW-6700 de principios de los noventa.


- G-9110 "Gulfman": Hasta la llegada de los mejores Gulfmaster los relojes marinos de G-Shock por excelencia eran éstos. Eran resistentes al óxido y a las sales marinas, pero por desgracia no a la arena. Sus múltiples recovecos encima con un bisel enclaustrado sobre una pieza de plástico independiente hacía que su mantenimiento fuera engorroso. Por fortuna Casio no cesó en ofrecer alternativas gracias a sus G-Lide, que con un precio menor llegaban a satisfacer las necesidades que éstos no contemplaban.

- GBA-400 "G'Mix": El G-Shock GBA-400 es como esas bolsas de la compra que te prometen de todo y no sirven para nada. Bolsas que se convierten en carrito, y carrito que a su vez puedes doblar y convertirlo en monedero. Como monedero es un estorbo, como bolsa un incordio, y como carrito sus minúsculas ruedas no cumplen ninguna función más que arrastrarse (y arrastrar tu compra) por el suelo. Ni son carritos ni son bolsas, ni son monedero. El GBA-400 es otro tanto de lo mismo: ni es reproductor de música, ni sirve como lector de elementos multimedia y encima como reloj es sumamente aparatoso y de dificultosa visión. Es uno de esos relojes cuyas supuestas virtudes te animan y te ilusionan para comprarlo, y cuando lo tienes en tus manos te das cuenta de que eran fantasía. De que todo lo que el reloj tenía de virtud parecía ser tan sólo fruto de tu imaginación. Sin la app específica que requiere para funcionar no hace nada, sin el smartphone no hace nada, sin las canciones no hace nada, si no tienes el móvil a dos metros de él no hace nada. Cómprate un reproductor MP3 si es que necesitas escuchar música, y tendrás todo eso y encima con más comodidad.


Virtudes en G-Shock:
- DW-5600 / DW-6900: Dos grandes aciertos de G-Shock en los cuales su ventaja principal radica en su generalidad. Son modelos muy comunes -habitualmente- en todo tipo de mercados, y fáciles de encontrar y mantener. Muchas de sus piezas como los biseles son intercambiables entre sí, e incluso hay personas que adquieren dos para tener repuestos hasta de sus módulos, por ser bastante asequibles. Siguen el concepto original de G-Shock que nunca se debió cambiar, como biseles sin recovecos ni formas raras o abultamientos, y fáciles de limpiar.

- DW-8195, DW-6400 y variantes "Stargate": Otro de los grandes lanzamientos de G-Shock, y sin duda otro de sus grandes aciertos. Aún no habían surgido las líneas metálicas como MRG, por lo que en Casio decidieron solucionar el punto flojo de los biseles de goma por modelos como éstos, que mezclaban el metal con partes de resina incrustadas y con un diseño robusto para soportar las caídas, con numerosas aristas que amortiguarían las fuerzas de impacto. Una solución extrema, como lo es el reloj, pero útil y duradera.

- G-7800: Si aquí nos declaramos auténticos fans del G-7800 no es por gusto, sino que es por algo. Es uno de los pocos G-Shock que podías comprarte y "olvidarte de él", con unos cuidados mínimos e incluso con un poco de bricolaje podías adaptarle cualquier correa. Era un auténtico reloj para sobrevivir. Su mayor virtud, la misma que en el DW-6400: un bisel de resina endurecida, nada de goma, y con el extra añadido de un marco metálico. Pocos supieron darse cuenta en su momento de sus muchas bondades.

- GLS-100: G-Shock volvía a ofrecer displays resistentes a las bajas temperaturas en éstos GLS-100. Modelos con adaptadores y correas duraderas e higiénicas, de Cordura, y unos dígitos de alto contraste, así como un bisel "pegado" al cristal, muy envolvente y sin recovecos como otros modelos. Supusieron todo un acierto tanto en comodidad como en durabilidad.


- G-7700 y G-7710: Otro gran módulo de G-Shock, uno de los digitales más completos del mundo y uno de los más duraderos. Puedes ver muchos modelos usados, destrozados, dañados... Pero pocos verás sin bisel. Es uno de esos modelos "a la antigua", con mezcla de refuerzo metálico. Curiosamente la escasa y poca valoración que tiene es consecuencia de que llegó a ser realmente muy barato. Si hubiera sido un reloj "premium" ahora no pocos se estarían peleando por él. Incluso en su construcción interna es ejemplar: parte de su máscara no va ni pegada, ni troquelada con pestañas, simplemente va "suelta", encajada, y puede retirarse fácilmente para su limpieza. Otros módulos (algunos Pro Trek, sin ir más lejos) tienen el mismo sistema, pero para acceder a ella debes primero desarmar el módulo al completo. En los G-7700 el módulo forma la clásica "pastilla" de G-Shock: puedes extraerlo entero, de una pieza.

- MRG-100 / MRG-110: Por supuesto, qué decir de los MRG que no se haya dicho ya. Cuerpo macizo con la filosofía de G-Shock. Virtualmente indestructibles. Unos auténticos acorazados. Un tanque. G-Shock desplegó en ellos sus enormes conocimientos en modelos resistentes para crear relojes únicos. Por desgracia eso supuso el debilitamiento de otras líneas en pro de otras cosas (modas, colores, corrientes estéticas del momento...) que sirviera para aumentar aún más el valor y la exclusividad de una gama que, desafortunadamente, G-Shock no volvió a recuperar. Al menos en su concepción metálico-digital original. Esperamos que no se les haya olvidado cómo se fabricaban.

| Redacción: Zona Casio

5 comentarios:

SergioQ4 dijo...

Que linda nota y mas lindo saber que soy poseedor de varios de los mencionados, para así valorarlos más, como el MRG-210T de titanio; el G-7700.
Sin embargo discrepo con el DW-8600 "Fisherman", o tengo mucha suerte, y por ello debería dejarlo mas guardadito y cuidarlo mas (lo cual ya sería una exageración, a todos los cuido muchisimo!). Tengo una versión Men in Black, comprado de 2da mano, en estado excepcional, no noto esa baja calidad en el bisel, al contrario, veo una correa gruesa de altísima calidad, tapa, tornillos y hebilla en titanio, display con dibujo, es un reloj que me encanta! Y tampoco veo muchos publicados sin bisel.

Sí, agregaría como grandes defectos
- EL DW-003, es un reloj que me encanta, fue mi primer G-Shock, regalado por mi papá en 1999. Pero a este sí se le deshizo el bisel y cuidándolo mucho desde el primer día, y no sé por qué no hay repuestos, no existe un bisel ni de casualidad.
- Las correas de cuero.

Peugeot dijo...

El Fisherman es uno de esos que como te quedes sin bisel ya puedes remover tierra y cielo para encontrarlo, porque te quedas sin reloj. Ya puedes cuidar el tuyo Sergio :)

Con los MRG creo que todos coincidimos, estupendos relojes, pero se fabricaron pocos y caros, es una pena. Ahora como con los DEP de profundímetro la gente que los tiene pide un ojo de la cara por ellos. Yo creo que junto con los DW-3000 son de los mejores relojes que jamás ha fabricado Caiso.

SergioQ4 dijo...

Entonces el Fisherman, sería otro como el DW-003 que dejé guardado desde que el bisel se hizo polvo... Encima es DW-003, raro, código completo DW-003L-3VMDR, verdoso con malla de cuero (q también se deshizo rápidamente) con módulo 2163, inencontrable!

Estaba mas contento antes de conocer el DW-3000... porque ahora quiero tener uno!!! jajaja, pero están carísimos en ebay, se alejan de mi poder adquisitivo.. :-(

Xavi Huerga dijo...

Como modelo a destacar, y creo que es uno de los mejores que ha producido, sin ser una edición especial limitada, es el GW-5000. Solar, radio controlado, caja de acero roscada, con recubrimiento dlc, y fabricado en Japón.

samuel guiñales cristobal dijo...

Sobre el rangeman, no es tal el defecto, parte del diseño es proteger los botones con el bisel, las solapas que sobresalen adquieren una resistencia mayor con un interior metálico que les proporciona esos tornillos, a parte que le dan un aspecto mas robusto, mas tanque, a mi me gustan esos tornillos.