19/5/18

La historia de Eternium


"La historia de Eternium" ("Quod ex historia Eternium") apareció originalmente en la tercera entrega de relatos cortos de El Imperio, en concreto era el relato que ocupaba el puesto número doce en el mencionado recopilatorio. Eternium, como bien sabéis muchos de los que seguís a algunos autores de este blog, es la marca de relojería por antonomasia dentro de "El Imperio". Tras haber protagonizado un cuento de Navidad para El Imperio, Guti decidió afrontar la difícil y complicada tarea de darle forma a los inicios de una marca que formaba casi el ideal de la relojería -de la alta relojería- tanto en historia, como en exclusividad y artesanía.

El relato comienza describiendo las andanzas de sus fundadores mientras transcurre la vida en el pequeño pueblo helvético de Porrentruy, hasta que en 1770 dan forma a la que sería la culminación de su obra con la aparición de Eternium Co. Con su característico eslogan de "tempus eternium est", vemos un repaso exquisito y ameno sobre la relojería de aquellos años, tiempos en donde tener un reloj diferenciaba no solo la clase social, sino que era un privilegio al alcance de muy pocos.




De Suiza a Gotemburgo, de las manos de los Weber a las de Cécile Rodiere, "La historia de Eternium" nos adentra en un universo lleno de tradiciones, esfuerzo y tesón. Pero no termina ahí, los que quieran profundizar tendrán la oportunidad de hacerlo en la entrevista a la propia directora ejecutiva de la marca suiza, sin olvidar otra enriquecedora y entretenida charla con nada más y nada menos que Frederique Gernot, el "Mestre Horloger" de la casa. Relatos de pura esencia relojera que dan vida y elevan a Eternium a un nuevo nivel.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

3 comentarios:

  1. Muchas gracias por haberme dejado entrar en el mundo de El Imperio. Ha sido un placer poner mi granito de arena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, y espero que no sea la última colaboración para esa saga.

      Eliminar
  2. Ya sabéis que en la medida de mis posibilidades, ahí estaré!

    ResponderEliminar