2018-04-04

Los relojes que no se enseñan


Durante estos últimos días, y las próximas semanas, comenzaremos a ver por foros, redes sociales y blogs especializados un aluvión de "presentaciones" de los últimos modelos más llamativos y elitistas de Casio: GPR-B1000, GMW-B5000 y una galaxia de GST-400 y GWG-100 camparán a sus anchas por todos lados. Es lógico que estos modelos, más o menos caros y más o menos exquisitos, sean un motivo más que sobrado para que sus dueños los muestren con orgullo. Pero me pregunto dónde quedaron aquellos tiempos en donde con el mismo orgullo, o más, esos mismos -u otros- dueños presentaban también llenos de alegría sus relojes de Casio más humildes. Solo hay que darse una vuelta por la WWW (por cualquier web) para ver que pocos han presentado o lucido públicamente con orgullo sus AE-3000, sus B650, o aún menos sus CPA-100, a pesar de ser grandísimos relojes y unos más que meritorios instrumentos de tiempo, que servirán fielmente a sus dueños sin reproche alguno.

Es lógico, claro, que de lo que más se hable sea de lo que más potencia Casio. También es lógico que cuanto más difíciles sean de alcanzar esos objetos, mucha menos gente podrá acceder a ellos y los pocos "elegidos" que lo consigan más vanidosamente los mostrarán, bien sea en unos casos con la simple intención de compartir su alegría o, como por desgracia en muchos otros más, por vanidad. Es lo que se consigue con precios elitistas para gente elitista: que alimenta la falsa sensación de ser mejor (más guapo, más listo, más rico..., lo que sea) que los demás. Hinchar nuestro ego.




Se acabaron -por desgracia, porque eso significaba que mucha gente podía acceder a ellos- aquellos tiempos en donde una galaxia de alegres y dichosos compradores presentaban aquí y allá, en foros y muros de redes sociales, sus Gulfmans G-9100, sus Mudmans G-9000, o sus Risemans G-9200. Eso se fue perdiendo, desgraciadamente.

No es culpa de Casio, claro, ni de G-Shock, que lógicamente sus mejores productos son, también, más caros. Quizá sea un poco más bien culpa de nosotros. No es culpa de Ferrari que fabrique coches que con un pisotón de acelerador acabe con medio kilómetro de capa de ozono, es culpa del comprador que los adquiere. Si sus clientes pidieran otra cosa, es más: si compraran otra cosa, Ferrari tendría que fabricar otra cosa. Además, G-Shock tiene modelos de sobra en sus gamas medias y bajas, pero eso parece que no mola ya presentarlo.


Desde este blog hemos seguido, desde siempre, una estricta norma respecto a esto: no presentamos relojes ni hacemos especiales que la gente no pueda comprar. Por eso los hicimos de los F-91 y de los CPA-100, pero no lo haremos por ejemplo del GPR-B1000, ni lo hicimos del GWF-D1000. Nos dirás que puede que un F-91 no se pueda comprar en Senegal, y que allí puede que sea mucho más inaccesible que aquí un Gravitymaster, y tienes razón. Pero allí -y aquí- siempre les será más fácil y asequible un F-91, que un Gravitymaster. Esa es la razón.

No nos parece ético (no entro a calificar gustos de cada uno, o preferencias, que eso es muy personal) presentar un reloj de esos estando las cosas como están. No quiero caer en la demagogia, pero no lo es cuando salgo de casa y veo a un chaval pasando una fría noche en un cajero, o a las puertas de una iglesia cubierto su cuerpo del frío glacial de estos meses con un simple abrigo harapiento. Se me caería el alma al suelo mientras yo estoy hablando y "chuleándome" de un reloj de mil o dos mil euros. Simplemente, no va conmigo. Irá con el estómago de otros, pero no de mí. Quizá sea eso lo que nos identifique, nos diferencia de otros sitios que tienen que ponerlo para quedar bien "con este o aquel" o para ir de chulos y guays. A nosotros no nos va eso, y a quien le vaya y no le guste, pues puede irse por donde ha venido. Sí, ya sabemos que decir esto a la cara no queda bien ni políticamente es correcto, pero si quieres ser el mono que se tapa los ojos y los oídos, pues allá tú, no quieras que también lo hagamos nosotros.


Por eso me siento a gusto hablando de esos Casio más humildes, los que vistieron -y visten- mi muñeca, y muy probablemente la tuya, porque si en tiempos le decíamos a nuestros padres que nos compraran un ECB-800 o un MTG-B1000, nos cruzaría la cara de tal manera que el sopapo que nos daría nos provocaría dolor de muelas durante una semana. A no ser que fuésemos un niño pijo malcriado y repelente (no creo que sea el caso de ninguno de vosotros, a Dios gracias, que la mayoría somos "currantes y penantes" y obtener el dinero por uno de esos relojes nos cuesta lo suyo).

No es tampoco que no podamos hacerlo: tenemos (y teníamos, sobre todo) propuestas de tiendas y distribuidores de todo tipo para publicar esos relojes, hacer especiales y, obviamente, publicitar la tienda también. Por mí se pueden ir a la puñeta todos, porque es muy llamativo que, cuando hablas de hacer lo mismo con un humilde modelo de Casio, nadie quiere. Y solamente RelojesdeModa (a quienes se lo agradecemos, por cierto) fue la única, la única tienda que nos cedió relojes humildes de Casio. El resto no les interesa, porque lo que interesa es vender los relojes más elitistas. De hecho, date una vuelta por la web: la mayoría de páginas y foros, de Collection no hablan ni en broma. Todo se mueve por intereses. Por desgracia, eso, que es legítimo para las marcas -no hay ningún problema: cuanto más caro vendan mejor para ellos-, está calando muy hondo también entre los consumidores. Y eso sí es una auténtica pena.


Hace tiempo intercambiaba unas conversaciones con Guti, que como bien sabéis colabora a veces con este blog, sobre la presentación del GWF-D1000. El caso es que, como bien sabéis, él hace muchas presentaciones y análisis de relojes, y hablábamos sobre la posibilidad de probar ese nuevo y precioso Frogman (sabéis que es una de mis debilidades, y seguramente también una de las vuestras, pero solo en sueños...). Le pedí que de hacer la presentación, la hiciera en su blog, no aquí. Obviamente lo que sí le pedí son fotos, para ilustrar futuros (o presentes) reportajes sobre el mismo. Lo mismo con el GMW-B5000, que por fortuna -si todo va bien- será uno de los que podrán conseguirlo. A menos que él "me haga la faena" de presentarlo por su cuenta en este blog, ese reloj lo presentará en el suyo. No va con el estilo ni la línea de este blog, porque no va conmigo. Y honestamente, quiero pensar que no va tampoco con ninguno de vosotros, los que nos visitáis a menudo, que aún mantenéis una cierta sensibilidad, y un cierto espíritu de crítica. Dejadme pensar que es así.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

10 comentarios:

  1. Vaya, tiene un buen punto y muy valido, pero, al final es el concepto que nosotros le demos, al menos en mi caso no es por ego, me han gustado los relojes desde que tengo memoria y en efecto de niño fue muy, muy difícil hacerme de un Data Bank y ahora que cuento con el sustento económico para hacerme con un GMW-B5000 sigo pensando que es por gusto, ni siquiera para colección ya que nunca lo he visto así. Lo único que puedo decir, para resumir mi comentario es que, al menos yo, estoy agradecido con los nuevos modelos que ha emitido Casio, a veces se pueden adquirir y aveces no (prueba de ello es que no tengo ningún Frogman en mi haber) y al final si llego a adquirir uno, les puedo asegurar que es por el hecho de disfrutar el producto y no para presumir o inclusive por ego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen punto de vista, Zur, gracias por darlo. Como amantes de los relojes, tenemos muchos modelos por los que nos pelearíamos, personalmente no estoy en contra de ello, no soy quien -no somos- para juzgar a nadie. Pero traerlos al blog no me parece lo más ético o, si se quiere ver así, me siento más cómodo presentando un W-59 que un GPR-B1000. Porque al final estás hablando de un reloj que cualquiera puede llevarlo y sentirte contento con él, mientras que el segundo está solo reservado para unos pocos.
      Obviamente eso penaliza al blog, pero páginas que hablarán del nuevo Rangeman habrá a millares. Que le dediquen páginas a un humilde W-202 habrá muy pocas, y eso es lo que me incentiva a venir aquí y escribir. Y la gente lo agradece, porque son relojes -gracias a Casio- con los que puedes sentirte como si llevaras el mejor reloj del mundo.

      Eliminar
  2. Lo he comentado unas cuantas veces aquí. Tengo algunos relojes caros y ciertamente me gustan mucho. Incluso tengo algunos relojes Casio de cierto precio como el GW-5000. Lo que ocurre es que las sensaciones que me transmiten unos sencillos F-84W, o un A-159W me apasionan, sin tener nada que ver con su contenido precio.

    Por eso me gustan esos digitales asequibles, aunque como siempre, echamos en falta una mayor durabilidad, ya sabéis cajas de acero que no pierdan tu color al mínimo roce.

    Que Casio hiciera oídos sordos a la prueba del GWF-D1000 dice mucho de lo que realmente buscan. No necesitan una prueba, sino un embajador que sin entender de relojes ni amar la marca lo luzca. Y si al final acabo reseñando el GMW-B5000, será ni más ni menos porque el reloj ha salido íntegramente de mi bolsillo. Lo cual es una pena, pero por otro lado me da la libertad e independencia de decir exactamente lo que piense de él. Como hago siempre.

    Obviamente el mercado está en venta, y tanto Casio como las tiendas prefieren promocionar relojes de 800€ que de 50€. Les resulta más rentable. Ahí es donde ZonaCasio tiene valor, piensa como yo. Un reloj no tiene demasiado que ver con su precio, sino con lo que es como reloj.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en efecto, así es Guti.

      Supongo, por otra parte, que para Casio también es muy difícil lidiar con estos precios tan elevados. Me explico: a ellos les trae a cuenta venderlos, publicitarlos etc., pero a la hora de prestar a la prensa les resultará mucho más difícil disponer de un solo GWF-D1000, que de diez o veinte W-59. En ese sentido, esos precios tan elevados y esos relojes tan elitistas les penaliza en parte también.

      Eliminar
  3. Así es. Lo hemos comentado varias veces, de momento Casio no está preparada para ser una marca premium. Y no tener piezas para prestar, es un indicativo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. A pesar de tener relojes Casio como el GWG-1000, el GPW-2000 o el PRW-7000 que llevaría todos los días puesto, si pudiera, desde el Lunes llevo en la muñeca el CPA-100.
    Para mi, toda la gama de Casio (desde el más barato al más caro) es compatible mientras me entren por los ojos o por la mente (en cuestión de funciones)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, y reconocerás conmigo que en funciones el CPA-100 tiene tanto o más que un GWG-1000 (quitando las funciones avanzadas como el radiocontrol). Y todo ello por solo 50 €. Esa es la Casio que tanto nos gustaba a tantos.

      Obviamente, para que esa Casio siga existiendo, también tiene que haber gente que compre el GMW-B5000 o el GPW-2000 (por cierto, gran reloj este último).

      Eliminar
    2. Lo reconozco :)
      El CPA-100 es una joya menospreciada. Tal vez el tamaño no sea para todos pero, te acostumbras a el.
      Lo único negativo para mi es el ángulo de visión, muy limitado. Aparte de eso, un relojazo que merece reconocimiento.

      Como siempre, para gustos colores.
      Y en mi caso, tengo un problema con Casio porque hay muchos modelos que me encantan y no tengo muñecas suficientes para disfrutarlos continuamente, o el valor de comprar todos los que me placen.

      Eliminar
  6. Agradezco la existencia de este Blog y que precisamente dedique espacio a los relojes que si están al alcance de todos. Soy un amante de los relojes en general y en mi colección poseo algunos que cuestan su par de millones de pesos, soy de CHile, (sus cuantos miles de Euros). y que eventualmente uso (muchas veces en ocasiones "especiales") pero increíblemente esas maravillas de máquinas (ya que nadie puede decir que no lo son, no me satisfacen tanto ni me transmiten tantas sensaciones como cuando uso, a diario, mis "regalones" como el CA53, mis A-158 o 159, ni hablar de mi veterano W-11

    ResponderEliminar