2018-01-09

Las novedades de Casio en el CES 2018: el step tracker llega a G-Shock (y todos los datos del GPR-B1000)


Actualización: Añadida imagen del nuevo WSD-F20-WE.

No acaban en el GPR-B1000 las novedades que Casio tiene en el CES, aunque si solo fuese ese reloj el que llevasen nos quedaríamos más que satisfechos. Pero no, allí tienen mucho más. Entre ellas encontramos un nuevo G-Shock con el sensor de movimiento Step Tracker que, como bien recordaréis, hace pocos meses ya recibieron tanto Baby-G como las S Series. En este caso en G-Shock incorporan dos displays LCD (uno inferior de generosas dimensiones) y añade Bluetooth. El modelo se denominará Casio GBA-800 e inicia una nueva serie: la G-SQUAD.

La razón de incorporarle Bluetooth es para que trabaje con una "app" específica que nos da importantes datos metabólicos, además de disponer de la posibilidad de información gráfica.




Lo que es también noticiable es que el rumor del nuevo smartwatch se ha desinflado por completo: ya no habrá un nuevo WSD-F30 (al menos de momento), en su lugar lo que ha llevado Casio ha sido una edición limitada de su variante Pro Trek WSD-F20, denominada WSD-F20WE, con un acabado cristalino. De esta edición se fabricarán solamente 1.500 unidades, que se pondrán a la venta durante este verano.

Pero lo verdaderamente emocionante es el nuevo Rangeman, el GPR-B1000, que coloca por sí solo a G-Shock en un escalón por encima de toda la competencia, gracias a dos cosas: su tecnología de triple sensor, y su hibridación solar/GPS. Se trata del primer reloj de su clase y capaz de mezclar comercialmente esas tecnología, al cual Casio le ha acuñado acertadamente el apodo de "Survival Toughness". El triple sensor ofrece brújula, presión y altitud atmosférica, y temperatura. Por su parte, el GPS nos ofrece en tiempo real ubicación y/o ruta, y es capaz de guardar datos de trayecto y de distintas características del terreno y clima (longitud, latitud, altitud, y la temperatura existente).

No se queda ahí todo: el reloj también cuenta con Bluetooth LE, con lo que encima puede conectarse a un smartphone, y gracias a ello crear en el móvil rutas y manejar los diferentes datos del trazado, así como almacenar trayectos, perfiles, etc. etc. Además, también se podrán almacenar mapas en 3D o mapas convencionales, o rutas lineales (por tiempo).

Respecto al sistema de recarga, en G-Shock hablan de híbrido (inalámbrico y solar a la vez), el primero mediante un sistema de recarga externa que hace uso de un conector USB hacia una fuente de alimentación (un ordenador o un enchufe compatible). De esta forma, la luz solar podrá recargar el reloj, pero también cualquier puerto USB. Funcionando con el GPS a pleno rendimiento el reloj puede permanecer activo hasta 33 horas, mientras que una recarga completa de su batería lleva unas 5 horas. Cuando la batería desciende a un punto crítico de capacidad, el reloj pasa a un modo específico de reserva que nos permitirá usar las características GPS en modo "diferido" por un tiempo limitado, usando la carga solar. Lo interesante es que las funciones del reloj, mientras haya luz solar, se mantendrán activas independientemente del estado del GPS, aunque ya no haya en el reloj energía suficiente para el sistema de posicionamiento por satélite. Esto quiere decir que es un reloj que nunca nos dejará colgados.

Como bien sabéis los que nos seguís, el GPR-B1000 es, además, resistente al barro, y cuenta con correa reforzada con fibra de carbono.

En la memoria interna del reloj podemos almacenar hasta 20 rutas, y cuenta además con un modo de "regreso" ("Backtrack") que permitirá guiarnos hasta el punto de partida, muy útil por si nos extraviamos.

Respecto a los datos de almacenamiento que os explicábamos, este nuevo G-Shock puede almacenar hasta 60 puntos con solo la pulsación de un botón. Los puntos específicos se almacenan para volver a ellos cuando sea necesario.

Destacar también, por inédito en Casio, que su tapa trasera se ha realizado en cerámica, con el fin de hacerlo más delgado (solo 2.0 mm de espesor tiene la cubierta trasera), ligero y, además, recepcionar mejor los datos y conexiones con los satélites. Como buen G-Shock, resiste golpes y es sumergible hasta los 200 metros.

Finalmente, Casio le ha incorporado cristal de zafiro, y su display está realizado para ser resistente a las bajas temperaturas (hasta -20ºC, nada menos).

En el mercado inicialmente se podrán adquirir dos variantes, el GPR-B1000-1 que hará de estándar, y la versión invertida GPR-B1000-1B. Se estima su llegada al mercado en abril, a un precio que rondará los 800 $ en los Estados Unidos.


| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario