2018-01-23

Cómo ha ido cambiando el logo de Edifice con el tiempo


Casio cada vez ha ido cediendo protagonismo en favor de sus submarcas, hasta convertir a sus "submarcas" en marcas por sí mismas. Aunque le queda mucho camino todavía por avanzar para independizarse completamente, sí es cierto que desde hace tiempo sus agencias de prensa y comunicados públicos, tanto de G-Shock, Edifice, Pro Trek o Sheen, hacen prevalecer la submarca. Por ejemplo, en G-Shock, el modelo es G-Shock G-9300, y ya no es Casio G-9300 o Casio G-Shock G-9300 como antaño.

Uno de los participantes del foro ruso Watch.ru, Oceanborn, aprovechando la presentación de su EFD-1000 hacía referencia a esto con una imagen bastante esclarecedora, que "reinterpretamos" (manteniendo su esencia) a continuación.




En ella vemos cómo en los primeros Edifice del año 2000, más o menos cuando comenzó esta serie de modelos digitales de Casio que se diferenciaba de los clásicos Collection por tener, todos ellos, cajas de metal (esa era la razón de la existencia de Edifice, "sólido como un edificio", luego vendrían las connotaciones a lo deportivo y al mundo del motor que Casio, por conveniencia, le iría inculcando después, pero inicialmente el atractivo de Edifice eran sus cajas de metal, a diferencia de los modelos más asequibles, de resina), vemos, decíamos, cómo la presencia de la denominación "Edifice" era prácticamente testimonial, y lo que más se destacaba era la marca del reloj, Casio, con unas letras más grandes.

El mencionado forero nos pone de ejemplo los primeros Edifice, los EFD-101 y EFD-104, en donde Casio cobraba más protagonismo que su submarca. Sin embargo el último digital vio también el cambio de este patrón, y en él tanto la marca Casio, como la marca Edifice, tienen un tamaño prácticamente igual, y se colocan en lugares diferentes, con el fin de dar protagonismo a ambas denominaciones a la vez.


Si ahora miramos los últimos Edifice la cosa cambia totalmente (en el ejemplo del forero mencionado vemos un modelo EQB-501 con Bluetooth, pero podríamos poner cualquier otro, por ejemplo el último de los Edifice aparecidos este mes, el EFV-550 que veis en la foto de la comparativa en este mismo post), y en ellos la denominación de Edifice como marca, incluyendo su logo, se lleva todo el protagonismo, dejando la marca "Casio" un poco marginada y, ciertamente, en un papel secundario. Ahora son "Edifice's" y no tan "Casio", reservándose Casio la denominación para los modelos más humildes (como Collection) que no poseen submarca propia.

Es una estrategia para dotarle al producto de una exclusividad mayor que los simples "Casio's", y que vemos en muchos otros productos, en donde el fabricante pasa a un segundo plano para hacer prevalecer la marca en sí, dándole personalidad al producto. Reduciéndolo a lo más simple, si vamos a un supermercado Mercadona vemos "Cacao Hacendado", no pagas la marca y la marca te importa (nos importa) "un pepino". Sin embargo, no vemos "Cacao Nestlé", sino "Nesquik", en donde una marca toma la identidad del producto entero, creando lo que se denomina "valor de marca" y "estatus": ya no compras un cacao "cualquiera", "del montón", compras Nesquik. Esto (que es una reducción a lo más burdo posible para que se entienda) es la manera de manejar los publicistas este tipo de productos, dándole al comprador la sensación de que no adquiere un reloj cualquiera, del montón, o de que no adquiere un cacao cualquiera, "también del montón". Eso que en el mundo del marketing y los nichos de mercado se conoce como "intangibles" puede que nos parezca un tema banal, pero conviene recordar que marcas y fabricantes enteros se levantan sobre algo tan insustancial. El caso de Rolex es un buen ejemplo. Y si alguien piensa que es una tontería pagar por algo que "no aporta nada" en realidad, nada "tangible" ni funcionalidad ni materiales que otros no tengan, que se pare a considerar el por qué, entonces, la gente paga el dinero que paga por marcas de renombre por el mero hecho de eso: de llevar la marca.


| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

3 comentarios:

  1. Un reportaje muy interesante y curioso. Como las gamas se han ido desdoblando en marcas y adaptando una identidad propia.

    Basta con ver como a nivel de tamaño, Edifice es más grande que Casio. Lo mismo podemos decir de G-Shock y ProTrek.

    Tal vez acaben como Citroen y DS, que la marca Casio desaparezca totalmente.

    Curiosamente Collection, mi gama favorita, se identifica sólo con Casio. Lo que yo considero más puro.

    ResponderEliminar
  2. Guti, esa era la palabra que intentaba buscar y que no me salía en todo el post: "gama" :D Exacto, como bien señalas son gamas que han ido pasando a ser en sí mismas "marcas". Gracias por la observación.

    Lo de DS es un buen ejemplo, y con el tiempo puede que en efecto ocurra eso: que Casio vaya perdiendo más presencia en el frontal del reloj, hasta que ya ni aparezca. Ese sería el siguiente paso, si los responsables del fabricante creen que ya puede la submarca rodar por sí sola. Llama la atención el caso de DS, enseguida vieron que era mejor quitar a Citroen, y eso ocurrió en un par de años o así, no mucho más (pero en el mundo del motor ya se sabe que las cosas van más rápido).

    ResponderEliminar
  3. Nunca me ha gustado el logo de Edifice, y menos como usan: 3 líneas, Logo ("E"), gama (Edifice) y marca (Casio). se me hace arrumbado, innecesario. Ademas, la etiqueta o logo Edifice, "ladeado", se me hace que no encaja demasiado con la línea que pretende ser Edifice. Me gustaría un logo mas sobrio. Lo mismo pensaba con el logo "itálico" que Tissot utilizó un tiempo, prefiero el vertical.

    ResponderEliminar