2017-10-08

Ver la vida pasar


Cada día, a media mañana, sale con pasos cortos y temblorosos, se acerca a la silla de la escalinata que da acceso a su edificio de dos plantas, y se sienta mirando hacia el pequeño callejón por el que no suele pasar nadie y en el que casi nunca suele ocurrir nada. No se qué pasa por su cabeza y si ni se da cuenta siquiera de las horas que pasan sutilmente por el desgastado Casio W-59 de su muñeca. Tan solo ve la vida pasar, como los segundos desgranándose por el LCD de su viejo reloj.

A veces pasan los años y nos sentimos igual. Solo vemos la vida pasar, nada que cambie y nada que cambiar. Si antes creíamos que íbamos a escribir una página dorada en la historia, hoy y ahora otros tienen nuestros propios sueños y tendrán, también, nuestras mismas desilusiones.




Y un día nos veremos en el papel de aquel anciano que veíamos cada mañana al pasar, solo que ahora el anciano seremos nosotros y un doble pitido nos recordará el paso de las horas. ¿Dónde hemos dejado nuestros sueños? No sabemos siquiera ni lo que veníamos a buscar, y nuestro cerebro tal vez olvidará hasta nuestro propio nombre. ¿Amor? ¿Profesión? ¿Aficiones? ¿Qué era eso? Si recordamos el nombre de nuestra madre o hermano, tal vez sea un milagro.

Un segundo, una hora, y mientras vamos vagando en el sueño, imprevisible la alarma nos hará despertar. Un segundo, una hora..., mirar tras tus pasos, volver la vista atrás, no es una opción ni un remedio. En tu muñeca tu Casio siempre cuenta hacia adelante, deja de mirar lo que has dejado para que puedas ver acercarse el precipicio que tienes delante y se acerca, se aproxima, se abre ante ti.



| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

1 comentario:

  1. Precioso artículo. Creo que todos nosotros hemos vivido esa misma sensación. De hecho hace unos meses, con mi nuevo F-87W me senté en el banco de un parque de mi barrio, como tantas otras veces hago.

    Ver el reloj, me trajo a la mente cuando llevaba ese mismo reloj muchos años atrás, y estaba también en ese mismo parque, pero con la bici. El caso es que me di cuenta lo poco que ha cambiado todo, y me quedé viendo las cosas pasar. Se han modificado detalles en la gente, en el propio parque, en los coches, en los edificios, pero de lo importante nada ha cambiado. Ni siquiera yo.

    Entonces me di cuenta que en el fondo, a pesar de mis responsabilidades y obligaciones, que sigo siendo un niño, con los mismos sueños que tenía por aquel entonces, y de los que no he tirado la toalla todavía.

    La canción de Jungle me encanta, no sabía que fuera de esa artista y nunca vi el videoclip, y es muy evocador, no se si en el sentido que le ha dado el compositor, pero para mi evocador. No tanto por la letra, que como la mayoría de canciones en inglés dicen poco, y sugieren mucho.

    ResponderEliminar

Comentarios