Inmersos en el mundo de la apariencia


Convertido el reloj en una "bonita y cara" pulsera para lucir, el siguiente paso es encontrar personas que sirvan de referente e inspiración, con la intención de que despierten nuestro deseo de seguir su vida y llevar lo que ellos llevan. Si una persona de éxito lo usa, los demás, como borregos, lo usarán también.

El ser humano es un ser mimético. Un amigo mío dice que en ese sentido somos como monos, y aprendemos mediante la imitación. De manera que si nos ponen a un hombre guapo pasándoselo en grande viajando por el mundo, o a una chica bonita siendo feliz con sus posesiones, consciente o subconscientemente trataremos de imitarles.




Cuando el reloj, desde hace ya algunos años y para la mayoría, ha dejado de convertirse en algo útil y pasa a ser simple objeto decorativo, un adorno bonito que que llevamos y lucimos por ahí, entonces las palabras "practicidad", funcionalidad o durabilidad pasan a un segundo plano.

Son sustituidas por otras más "chic" y más sonoras, como tecnología, conectividad, elegancia, atracción...


Hacia ahí han ido todas las marcas sin excepción, baste no mas recordar los relojes de Seiko o Citizen de los ochenta y principios de los noventa, y los que tienen ahora: todos insulsos, todos el mismo modelo cambiado de nombre, color o composición de frontal. Y Casio no iba a ser menos tampoco.

Aunque solo Collection (y de milagro) se aleja de esos cánones que obligan hoy, el resto de marcas se han convertido en esas piezas de adorno bonitas.


Tenemos muchas muestras de ello. Durante meses, un tipo ha estado viajando por medio mundo para Edifice, y éstos han ido publicando su vida turística visitando los lugares y ciudades más emblemáticos (para el consumismo, claro, no visitó Kenia ni Senegal) con modelos de Edifice.

Baby-G lleva haciendo un tiempo otro tanto, en este caso con chiquillas mostrando lo bien que se lo pasan en su mundo de risa e ilusión donde todo es perfecto y en el que no existe dolor, muerte o enfermedad. No, esas cosas solo les pasan "a las otras".

Y por supuesto G-Shock, incidiendo de nuevo en un mundo urbano en el que se mezclan adolescentes, raperos, "gamberretes" graffiteros y "monopatineros".


Chicos, es lo que vende, hay que hacerlo, punto pelota. Es así o echamos el candado. Aunque luego la mayoría de esa gente que ves no lleven un Casio en su vida diaria ni queriendo.

Obviamente la mayoría de ellos reclaman para sí el espíritu joven, porque los adolescentes son los más proclives a comprar de todo, y comprarlo compulsivamente. Resulta curioso que hombres curtidos que superen en bastante lo que llaman la mediana edad, o auténticos "vejetes", sean la excepción y casi nunca aparezcan en esos anuncios, esos ya "están a dos pasos de la muerte" y lo que quieren comprar lo tienen bastante sopesado. En ese sentido me recuerda a aquellos anuncios de IWC, donde recurrían al señor anciano -con un IWC en su muñeca, claro- solamente para recordarle que era un reloj que podía pasárselo a sus nietos. Es decir, que dentro de nada estaría criando malvas.


Por eso -y otras muchas cosas- me atrae tanto Collection y su gama, y en parte por algo son de los relojes que más usan la gente mayor. Cuando llegas a una cierta edad, te das cuenta del bulo que es eso que te quieren colocar las marcas: el reloj más tecnológico acaba fallando más que una escopeta de feria, o es una tortura usarlo, o queda al poco superado y ale, a correr a por otro. El reloj más bonito de "colores-chachi-celestes" acaba volviéndose un asco de suciedad, moho y ponzoña. ¿Qué viejo habéis visto con el último G-Shock lleno de florituras? Yo no he visto ninguno, e incluso Kikuo Ibe (que tambien es "viejo") confiesa que fuera de los focos sigue usando su serie 5000.

No voy a ser yo quien te cambie ese afán de adquirir el último Seiko o lo que sea que salga al mercado y con lo que te encapriches, pero a la hora de la verdad en lo profundo de ti sabes que ese reloj tan lustroso te acabará importando un pimiento. Acabarás usando un Collection, que son con los que sí puedes moverte en tu vida diaria (y no para irte al Ritz-Carlton cada fin de semana, eso todos sabemos que no es real en el mundo en el cual nosotros vivimos) y ninguno más. Porque ante los focos y las cámaras reflex todos quedan muy bonitos y "chulis", pero la vida real y diaria es una cosa bien distinta. Tú lo sabes, y yo lo sé.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

5 comentarios:

  1. Fijaros que eso que ocurre en el caso de los hombres con relojes y automóviles, es algo que ocurre desde hace bastante tiempo con la ropa y los perfumes en el caso de las mujeres.

    Cuando tenemos nuestras necesidades básicas cubiertas, ya sea porque la mayoría nos podemos permitir un F-91W, o unas Paredes Estrella, es cuando las marcas deciden reposicionar su producto para que paguemos más por él.

    Pongamos el ejemplo de automóviles. Que gracia tiene un coche de 500CV, si a más de 140 Km/h te van a caer multas? Claro que habrá una minoría que lo lleve de vez en cuando al circuito, y otra minoría, entre la que me incluyo, que pueda valorar el placer del sonido del motor, o que de vez en cuando le guste salir de un semáforo con el launch control. Pero para la mayoría no se justifica. Un vehículo de lujo, especialmente si es deportivo, es menos cómodo, menos práctico, y más delicado que un Dacia.

    En los relojes otro tanto. Tengo un amigo con un Omega Speedmaster que le regaló su mujer como regalo de pedida. Es el reloj que todos los hombres desean. Pues bien, se queja de que el cristal es de plexy y está lleno de arañazos, que por cambiarlo le piden 500€, y que además el reloj se le adelanta unos 2 minutos cada mes. Por supuesto, una minoría, entre la que también me incluyo, valorará su herencia, disfrutará escuchando su tic-tac a la menor oportunidad de silencio, o disfrutará de su maquinaria de cuerda. Pero la mayoría, estarían mucho mejor con un Lotus.

    Es decir, el marketing nos engaña, haciéndonos comprar algo que ni necesitamos, y que encima en estos casos, nos da un peor servicio. Pero es el pez que se muerde la cola. Esa persona con su BMW M4, o con su Omega Speedmaster, de los que en privado despotrica, jamás se comportará de ese modo socialmente. Rodeado de personas que tienen aún menos conocimiento que él, le dirán: Uff, casi 500CV, Uff, un Omega, y entonces creerá que todo ese dinero está justificado. En cambio, luego volverá a casa, y estará deseando ponerse su Citizen o su Casio que no se adelanta, o poder coger un Seat, sin miedo de subirlo a un bordillo.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, así es, Guti, muy buen resumen. Me ha gustado lo del Seat y el bordillo, por cierto :D

    ResponderEliminar
  3. No soy un gran fan de esa frase de Guti, "el marketing nos engaña". Yo creo que todos estamos muy conscientes de la diferencia entre necesitar y querer, y conscientes de esa diferencia, aun compramos. El culpar al marketing a posteriori no es mas que una manera endeble de lidiar con la culpa.
    Marketing culpable es el de las panaceas de infomerciales, no el de los artículos de lujo.

    ResponderEliminar
  4. Pues es verdad, a la final todos acabamos usando lo que más nos gusta o es más práctico, es cierto, en la casa se puede vestir algo sencillo pero al salir de ella se busca lo mejor es lo normal, y también aplica a los relojes, se busca un reloj que se vea bien aunque no sea el más práctico. Pues también es verdad que Casio es de los pocos fabricantes que se diferencian en el mundo de la relojería, que resulta ser muy monótono, con miles de modelos que llevan la misma máquina miyota con su pequeña pila, y exteriores que solo muestran brillo y colores sin ningún cambio sustancial entre los modelos. Los relojes mecánicos es cierto que tienen su propio carácter, algún momento tal vez me arriesgue a tener alguno, supongo que por complicarme la vida un poco.

    ResponderEliminar
  5. Tal vez exageré Daniel AH. Digamos que al menos nos manipula. Porque si nos fijamos en la cantidad de gente que es infeliz, porque no puede tener un piso con piscina, por ejemplo, nos asombraremos.

    ResponderEliminar

Última entrada

La última campaña de G-Shock tiene como objetivo a los ejecutivos

Conquistado el mercado juvenil del rap, bmx o surf, con modelos como los GA-100 , GA-110 o los GA-800 ; conquistado el mercado profesional...