El lujo y el glamour de tener un "Casio Japan" hoy


Mientras que los relojes de Casio más elitistas, los llamados "Premium", crecen y se reproducen como las setas, los modelos que le dieron a Casio la fama de lo que es hoy, los digitales básicos y/o con funciones "cuasi mágicas", escasean como el oro. Junto a todo ello, se ha dado casi a la par otra realidad: que los antiguos relojes "Made in Japan", que en los primeros años incluían a la mayoría de modelos, ahora esa buscadísima etiqueta está restringida a los Premium. Y no a todos, sino a los Premium más elitistas entre los elitistas, porque muchos G-Shock relativamente caros ya no llevan esa denominación, y solo unos pocos de los más exclusivos.

Dicho en otras palabras, tener un reloj de Casio hecho en Japón es hoy por hoy algo reservado sólo a unos pocos escogidos, a las personas más pudientes y, de entre los modelos con ese origen, solo hay unos pocos digitales, dos o tres muy difíciles de conseguir fuera de Japón, o a precios tan desorbitantes como los que tiene el GWF-D1000.




Mientras que para algunos esto es algo muy triste, porque no pueden pagar esos precios (o no quieren, o no hay modelo digital que les guste porque, simplemente, ya no existe) para otros es una buena noticia, porque por ese simple hecho su digital ha subido como la espuma, en precio, en apreciación, y en "estatus".

Cualquiera al verle un Marlin ochentero a otro puede decirle: "es como un W-202", "pues sí -le puede responder- pero está hecho en Japón", lo que hará callarse al momento, porque ante eso pocos hoy pueden competir.


Solo unas pocas personas siguen luciendo hoy día aquéllos relojes y, de entre ellas, menos aún hechos en Japón. Ponerle a alguien un Marlin, un Pro Trek, un G-Shock o un Collection de los de antes, hecho en Japón, frente a uno de los Premium de ahora que valen mil o dos mil euros, hace subírsele los colores de inmediato a su propietario. No por el reloj en sí -que también- sino por el hecho de que, con materiales de primer nivel, aquel ochentero o noventero reloj podía adquirirse nuevo por menos de una tercera parte de lo que ahora vale uno de los "Made in Japan". ¡Cómo han cambiado los tiempos!





| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

5 comentarios:

guti.bitacoras.com dijo...

Cuando veo por ejemplo el Casio F-87W que me regaló Carlos, me doy cuenta de como ha cambiado todo. Un reloj de la gama básica, F, y que en aquellos años era muy avanzado, y tenía un precio asequible (que no barato). Podríamos decir, que es igual a un F-91W de hoy en día. Pero no. Era Made in Japan en vez de Made in China, tenía cristal mineral en vez de plexy, y una hebilla metálica en vez de plástica.

Una involución que tratan de ocultar, como bien explicabais en el artículo con la evolución del W-720. Parecía el mismo reloj, pero poco a poco fue cambiando con los años.

Esos pequeños detalles que marcaban la diferencia en cuanto a calidad y durabilidad de Casio. Unos detalles, que antes venían "por default", y que ahora nos quieren hacer pagar como un plus de premium.

Sorprende que incluso muchas piezas destinadas en exclusiva al mercado japonés, tampoco estén fabricadas en Japón.

Robinson Molina dijo...

Y Japan Movt. Cased in China que tal?? lo curioso de eso es que los analógicos mas sencillos pueden presumir de su Japan movt Miyota. Por ahora tener un Made in Japan es verdad que es muy difícil y es algo que se puede presumir, sobre todo si es el resultado no tanto del esfuerzo monetario, sino de la afición a la marca, que ha permitido conseguir por ejemplo a Guti su made in Japan regalado.

THEGSTOCKWEB dijo...

El mundo que conocíamos...ya no existe.

zonacasio dijo...

En efecto THEGSTOCKWEB, por desgracia así es...

Pablo B dijo...

Hace 30 años me dicen que "made in Japan" iba a acabar siendo un intangible y lo hubiese flipado.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock, en primera línea de batalla en Barcelona

No os voy a cansar de nuevo con el atentado ocurrido ayer en Barcelona (además, yo apenas sé lo que ha pasado ), porque supongo que ya esta...