Nuevo año... y nueva ley para los relojes suizos


Repasemos lo que era antes ser suizo y lo que no, en materia de relojería en concreto. Hasta ahora, un reloj podía ser suizo si el 50% de sus partes eran de origen suizo. Ese "cincuenta por ciento" podía provenir de partes del movimiento exclusivamente. Así, se daba el caso que muchas marcas vendían relojes como manufactura suiza cuando, realmente, el reloj era chino: se ensamblaba en China, por trabajadores chinos, la mayoría de sus piezas eran chinas, y solamente se traían de Suiza algunas piezas de sus calibres para cumplir con lo mínimo que marcaba la legislación. Dicho de otra manera: el reloj te venía de China, pero se vendía como si lo hubiera hecho un experto relojero suizo (incluyendo también en ese valor de venta el precio "de reloj suizo", y no de "cutre reloj chino").

Pero a partir de este año, de hecho a partir de ahora, las cosas cambian bastante.




Ahora el porcentaje para que legalmente un reloj pueda llevar el "Swiss Made" se incrementa hasta el 60%. Pero eso no es lo importante, porque aunque el incremento sea de un 10%, lo interesante es que ese sesenta por ciento de piezas chinas tendrán que ser de origen helvético repartidas por todo el reloj. O sea: no vale comprar calibres enteros a manufacturas suizas, o piezas de calibres y luego montarlas en tu fábrica de esclavos chinos, no. Ahora ese porcentaje incluirá todo el reloj: caja, piezas externas, y por supuesto calibre. La intención es ponérselo más difícil a todos los que quieren vender relojes chinos a precios de reloj suizo.

Por cierto, esa exclusividad de marca no se queda solo en la relojería, sino que atañe al resto de productos, incluyendo la alimentación. En estos, el 80% del producto tiene que ser de origen suizo para poder ponerle ese "Hecho en Suiza", y otros, como leche y productos lácticos (quesos), tienen que ser totalmente suizos, al 100%.


¿Y esto por qué se hace? Bueno, según los expertos la percepción de la calidad que tienen los clientes de un producto aumenta un 20% cuando ese producto lleva la denominación de "Swiss Made". Como ves, es un mercado muy goloso, porque eso quiere decir que con solo ese sello o denominación, un fabricante tiene la posibilidad de obtener hasta un 20% más de beneficio, aunque el producto en realidad tenga la misma calidad que otro hecho en cualquier otro país. Otros países que añaden calidad a sus productos por su denominación son Alemania, Japón, o Italia en cuestiones de diseño. Casio ya lleva explotando el "Made in Japan" hace tiempo, curiosamente cuando antes los productos japoneses eran considerados como algo "de segunda categoría".

No se si decir si esto es bueno o es malo. De cara al consumidor tiene su lado bueno, porque permite que cuando adquiramos un producto (un reloj, como es el caso), éste sea realmente suizo o, al menos, en gran parte. Por otro lado, tiene su inconveniente, porque por la misma calidad podríamos estar pagando hasta un 20% más de dinero que en un reloj o producto de igual o mayor valor, pero sin el "Swiss Made". También es razonable que los suizos defiendan lo suyo, en un mercado globalizado donde todo se copia y donde muchas falsificaciones intentan engañar al consumidor, es loable que se intente asegurar la originalidad. Pero esto traerá consigo efectos secundarios como, probablemente, el aumento de precio de un reloj por el que antes habríamos pagado menos dinero.


| Redacción: ZonaCasio.com | Más información: Swissinfo (en español)

4 comentarios:

  1. Hay marcas que estaban en contra de esto. Abiertamente Mondaine admitía que ello incrementaría el precio, y por tanto reduciría ventas, y afectaría a los consumidores. Otros como el Grupo Swatch, se callaban, pero imagino que tienen el mismo temor.

    Para mi, Swiss Made debería ser exactamente eso, que TODO es suizo. Otra cosa sería indicaciones tipo "Swiss Movement", "Swiss Parts", etcétera. El problema ahora, es que si yo me compro un reloj en 2017, no sabremos ese "Swiss Made" si cumple la anterior ley, o la nueva. Confusión para los consumidores.

    ResponderEliminar
  2. Lo que está claro es que hoy por hoy Swatch es la única apuesta segura dentro de la industria relojera Suiza un el rango de precios moderados 50-200 Euros, de hecho los nuevos Swatch automáticos Sistem51 Irony suponen toda una revolución tecnológica con garantía 100% Suiza: http://shop.swatch.com/es_es/collections/sistem51-irony-c111.html

    ResponderEliminar
  3. El Grupo Swatch no está en contra de esta normativa, de hecho a esta ley se la conoce popularmente "ley Hayek" por haber sido el jefe del Swatch Group uno de sus defensores (no se impulsores también, pero algo podría tener que ver el grupo suizo también, que es muy poderoso).

    En efecto Guti, opino igual, un Swiss Made debería ser 100% suizo, lo de "esta parte sí pero esta no" me parece un poco gilipollez, pero supongo que habrá bastantes intereses detrás para que eso no sea así.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, no tenía ni idea. Imaginaba que los impulsores serían los 100% Swiss tipo Rolex y compañía.

    Pues me sorprende, porque Swatch Group tiene fábricas en China. Vamos si hasta ETA tiene una factoría allí.

    Viendo su habilidad para los negocios, quizás lo que busquen sea que suban los precios, y así volver a ser Swiss.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...