¿Existe el purgatorio?

2016-11-06

Pantallas, pantallas, y más pantallas, ¡pantallas con toda la información posible en la mano!


No sé a vosotros, pero a mí una de las cosas que más me atraían de los relojes digitales eran las diferentes pantallas. Ir pasando de una a otra viendo las diferentes funciones que ofrecían y lo que podías obtener en ellas era fantástico. En unos tiempos donde lo único portátil que podías llevar contigo era una calculadora, el disponer de un reloj con una pantalla para almacenar datos, activar una alarma, escuchar "musiquillas", o incluso jugar a un videojuego era lo más cercano y lo más parecido a llevar un pequeño ordenador en tu muñeca.

Me encantaban los relojes que podías pasar de una a otra y a otra, y a otra... Y, al contrario, me producían cierta desilusión aquéllos que solo podías llegar al modo alarma, cronógrafo, y de nuevo a la pantalla de hora. Por eso, de entre los mejores eran los Data Bank, y modelos como el DB-55 con nada menos que 11 pantallas se llevaban la palma. Claro que atrás no se quedaban los M-12 o M-22, con 8 pantallas, las mismas que los LCA AX-1 o AX-210, o los BM-500, con 7 pantallas. Por supuesto, no sería justo mencionar esos modelos sin recordar que el nuevo Frogman, el GWF-D1000, tiene nada menos que 10 pantallas también, muchas de ellas con datos con los que puedes "jugar" e interactuar a su vez con más subpantallas (las pantallas de inmersión, o las de mareas/fases lunares).




Lo bueno de algunos Data Bank era que podías "saltarte" las pantallas con una única pulsación, había modelos que, si cambiabas algo en ella (por ejemplo, ponías una alarma) la siguiente pantalla que mostraba no era la que venía normalmente a continuación, sino que te pasaban directamente al modo normal para ahorrarte con ello pulsaciones.

Durante años fui un fiel usuario de los DB-36, un reloj que ofrece muchísimo a cambio de casi nada. En él desde el modo inicial podías consultar el doble horario, o consultar el banco de datos. O sea, dos accesos directos a otras tantas pantallas, además de todas las que éste reloj incorpora.


Tal como me gustaban muchísimo esos modelos de Casio, que cambias de pantalla en pantalla como si fueran múltiples programas en una computadora, me desagradan bastante aquéllos que "retocan" la pantalla inicial, ensuciándola con información que puedes activar sin darte cuenta y lo peor es que, como no es un cambio completo de pantalla, puede pasarte desapercibido y causarte problemas. Un ejemplo de estos son los últimos AE (excepto el AE-1300), los cuales puedes cambiar de zona horaria en la pantalla principal mediante la pulsación de un botón. Si lo pulsas sin querer, cuando consultes la hora estarás viendo una hora errónea y, para evitarlo, tendrás que mirar cada vez que consultes la hora el resto de datos, como la zona de la fecha. Ya os conté el por qué había dejado de usar el AE-1200, al ocurrirme eso varias veces. También es curioso que por una razón parecida dejé de utilizar el DB-36, cuando se le activó sin darme cuenta el horario DST, ya que en éste reloj lo puedes activar desde la pantalla principal manteniendo pulsado un botón.

Eso no solía ocurrir antes. Antiguamente Casio prestaba más atención a estas cosas, y en la pantalla principal era bastante difícil cambiar información importante (baste recordar, sin ir más lejos, el pulsador de ajuste "escondido"). También le prestaba atención Casio a detalles como la colocación de la iluminación, y solían poner la microbombilla (o el LED, más tarde) muy cerca de la zona en donde se situaban los dígitos de las horas, en muchas ocasiones (y en pantallas altas) en la parte baja. Como sabían que la iluminación no podía abarcar a toda la pantalla, se aseguraban de que al menos se pudieran leer las horas y los minutos. Ahora no hacen nada de eso, colocan los LEDs en cualquier parte y como son Super Illuminator o Dual Illuminator, se despreocupan.


Ese amor y esa pasión por los relojes con mucha cantidad de información (los digitales pueden aprovechar muy bien el espacio y pueden ofrecer más funciones que los analógicos) ha perdurado en mí a lo largo de los años. Esa es una de las razones de que los relojes analógicos me parezcan tan toscos, burdos y aburridos. Es cierto que hay analógicos multiagujas que ofrecen prácticamente de todo (que se lo digan a G-Shock o a Pro Trek, con indicadores barométricos, de mareas, de modos...), pero eso convierte al reloj en muy poco útil y le da un aspecto caótico. Y es que un indicador analógico es muy útil, por ejemplo para mostrar la dirección de una brújula, o la posición del cronógrafo. El problema es que cuando ya no necesitas esa información, o el sensor ya deja de estar activo, no puedes hacer desaparecer ese indicador y aprovechar su espacio y su ubicación para otros usos, como en un digital sí es posible hacer.

Por otro lado, un reloj que "sólo" dé la hora, ¡qué aburrido es! Cargar todo el día con un "trasto" en tu muñeca para algo tan nimio como eso ¿no es bastante absurdo? Con un digital puedes hacer mucho más, y puedes incluso entretenerte disfrutando operando sus diferentes modos. Al menos a mí me divierte mucho más que consultar a cada rato los "me gusta" que me han dado en Twitter o Facebook con un smartphone.


Sí, un digital así de completo es altamente polivalente, y te da muchas posibilidades y alternativas, aunque solo sea la de ponerle una alarma para recordarte otros tiempos en donde los despertadores sólo los tenían en casa tus padres. Y revivir la sensación que te producía ver la sucesión de modos transitar por el LCD del display de tu reloj. Sí claro, eran otros tiempos, que ya casi nadie recuerda o conserva, y cuyas sensaciones las nuevas generaciones han perdido totalmente. Y es bien cierto que estos digitales no pueden ni son capaces de competir con un smartphone o un smartwatch de hoy, pero ¿a algunos de nosotros nos importa realmente eso? Por supuesto que no. Nos gustan así.


| Redacción: Bianamaran.blogspot.com

5 comentarios:

Nikkho dijo...

Me pasaba lo mismo con la cantidad de información. Pero más que en pantallas, me gustaba en el modo hora, sin tener que tocar nada. Horas, minutos, segundos, día del mes, mes, año, día de la semana, indicadores varios, ...

Por eso pensaba que los LCD dotmatrix serían el futuro, pudiendo el usuario configurar el espacio disponible a sus necesidades. Ver más información, o menos pero más grande? Eso por no hablar de los Databank que mencionas en el artículo. Con día de la semana en diferentes idiomas, algo que debería ser la norma hoy en día (incluso la fecha en diferentes formatos).

Que atrás nos estamos quedando con los digitales Casio...

Msn 2010 dijo...

yo pienso (con respecto a lo que opina nikkho con el futuro es el dot matrix display) que el futuro deberian ser como los smartwatch pero solo con funcion de cambiar caratulas y prescindir de lo demas.

para mi ese seria el futuro y lo que ayudaria a casio a mejorar sus ventas.

Jesus S dijo...

Yo tengo un DB-36 y estoy muy feliz con él, he buscado modelos que no pasen de los 100 euros que me atraigan pero ninguno lo hace, aunque tienen funciones geniales como marea y salida lunar creo que son prestaciones algo exageradas para una persona promedio a diferencia de la función la salida y puesta de sol que tienen algunos relojes más caros. No sé si existe el reloj digital perfecto y entre los modelos de Casio no creo que lo vaya a encontrar en los modelos de lujo, sin ir muy lejos el SGW-1000 es genial, orientado para personas que hacen caminata/montañismo pero cuánto me gustaría que el DB-36 tuviera la información de puesta/salida de sol o un modelo similar con Databank más completo (no tan complejo como los pc unite, del cual me he conseguido uno pero debido a su antiguedad no podré usarlo en el día a día), reloj que no he encontrado pero tampoco estaría dispuesto a pagar cientos de euros pues para eso tengo un celular.

Los relojs inteligentes no creo que estén bien orientados, eso de ver notificaciones de redes sociales es lo más absurdo del mundo, para contestar/rechazar llamadas y leer mensajes podría ser pero solo para gente ejecutiva que estén en una reunión, para el resto no va. A menos que les pongan sensores útiles y variados a esos relojes creo que se quedan muy muy lejos de un reloj digital gama baja/media de casio (en este caso casio porque son los único que conozco hasta el momento), y la verdad es que la gente no sabe qué existen relojes con tantas funciones, a lo mejor si lo supieran los relojes digitales surgirían de nuevo con prestaciones del siglo XXI (cuánto me gustaría uno con gps para almacenar rutas o bluetooh para enviar/recibir datos).

Una duda ¿http://bianamaran.blogspot.pe está escrito por el mismo autor de este blog? Pues veo entradas allá que no están aquí cuando pensaba que esas subpáginas solo categorizaban las entradas de esta página principal. Saludos.

SergioQ4 dijo...

Pensaba como Nikkho; quería pantallas 100% personalizables y con muchísima info en la principal... y ahora que tenemos los smartwatches, que vendría a ser lo mas parecido, no es lo que quiero. Aunque sí, sigo fiel a querer un Casio Digital completo y personalizable.
Algo así me pasó con los video juegos: en el viejo OutRun me metía con el auto en el agua a ver hasta dónde llegaba, quería escenarios infinitos, ahora q existe, tampoco es lo que quiero, me divierto mas con el clásico Super Mario 3, q con cualquier juego nuevo super elaborado, con gráficos mejores q la realidad.

Jorge Lastra dijo...

Opino lo mismo que el artículo,un reloj que sólo da la hora es muy aburrido.
Los que sólo dan hora mundial tampoco son de mi agrado.