¿Existe el purgatorio?

2016-09-15

Las nuevas agujas de los G-Shock serán "de pega"


Casio sigue renovando su tecnología y su maquinaria, en vistas principalmente a lanzar más modelos digitales. De hecho, van a aprovechar sus conocimientos en resinas para llevar esa experiencia también a ese tipo de relojes, por lo que algunos de sus lanzamientos tendrán manecillas "de pega" (o sea, que no serán de metal de verdad, sino de polímeros y pintadas simulando metal).

Tecnologías de este tipo ya las aplicaban para algunos Edifice y G-Shock de gama alta, principalmente para compensar fuerzas y para lograr movimientos más fluidos y eficientes. Claro que esto, a diferencia de esos modelos, no tiene nada que ver, porque estas serán simples resinas mucho más comunes en lugar de la fibra de carbono que Casio usaba en aquéllos.




Gracias a ello Casio podrá adoptar diversas formas que enriquecerán el aspecto estético, tanto en el modelaje del cuerpo, como en su cabeza, punta y centro de soporte motriz. El primer modelo en estrenar esta tecnología con agujas "de plástico" son los GA-500, aunque se supone que a continuación los próximos a aparecer, GA-700, las llevarán también.

Esto tiene sus pros y sus contras. En la parte positiva, y ya que en Casio están empeñados a apostarlo todo a los analógicos, les permite ofrecer formas y acabados que otros competidores no tienen, o no son capaces de producir. Tampoco hay que obviar la ventaja de que serán más difíciles de falsificar, sobre todo en su calidad de acabado, pero eso será cuestión de tiempo porque aunque no funcionen, en el aspecto estético ya sabemos que a los falsificadores nunca les preocupó demasiado lanzar relojes más burdos. Por último, tampoco hay que obviar la ventaja de que no se oxidarán ni sufrirán corrosión.


En la parte negativa se encuentran las pinturas y a ver cómo aguantarán éstas al paso del tiempo. Todos sabemos las horribles experiencias que nos ha dado Casio con acabados de este tipo, con sus pinturas plateadas, sus cromados y demás, muy proclives a un muy mal envejecer, a caerse, desconcharse, y a quedarse muy feos por la acción de los rayos ultravioleta. Si las manecillas, una parte tan importante en un analógico, sufre todos esos defectos a los pocos años, y el recubrimiento brillante (neo-brite) queda también afectado por ese deterioro, pocos ganas -o ninguna- les quedarán a sus usuarios de repetir con la marca. Estoy seguro que Casio ha mirado todo esto muy bien, pero también lo ha mirado con los colores de sus cajas, sus cromados y sus pinturas plateadas, y siguen siendo la principal piedra de toque de sus relojes. Lo peor es que un reloj de ese tipo queda horrendo sin su recubrimiento (sea donde sea, en agujas o en caja), y para muestra las imágenes que veis acompañando este artículo. Si al nuevo plateado de las agujas de estos innovadores relojes, que simulan metal, les acaba ocurriendo lo mismo, pocos clientes serán los que vayan a seguir repitiendo con sus analógicos. De momento les concederemos el beneficio de la duda.

| Redacción: ZonaCasio.com

3 comentarios:

guti.bitacoras.com dijo...

Soy escéptico por lo que decís de la duración. Las resinas degeneran bastante rápido, y la pintura no se adhiere tan bien como al metal. No digo que no sea una buena innovación, pero el tiempo deberá demostrar su eficacia.

Con las cajas de resina pintada, demostró justo lo opuesto.

Apolino Apolinos dijo...

Personalmente donde este el Acero y el Titanio que se quite lo demás, estas nuevas combinaciones de pintura sobre polímeros y otros nuevos materiales me dejan frio, no me gastaría ningún pastizal en un reloj plagado de plástico, a este paso los próximos relojes de Casio G-Shock solo van a tener como material metálico las pilas o los acumuladores, el acero está demostrado que dura y dura y dura…….

SergioQ4 dijo...

Lo que mas me asusta es la estabilidad a la forma... sabemos que un plástico con calor se deforma, y siendo tan fino, no me quiero imaginar lo que puede pasar estando al sol apenas un ratito.

Cuando dejo los solares cargando, con 30 minutos ya es imposible ponérmelos, estimo 40, 50ºC en el Acero...

Tampoco nunca pensé que todavía siguieran siendo de acero, y eso que desarmé varios, pero no presté atención.