¿Existe el purgatorio?

2016-08-21

¿Quiénes les fabricarán los relojes a Casio?


Los tiempos han cambiado. Se acabó aquello de inaugurar una factoría en Tailandia, en México, incluso en España, y ponerse a fabricar relojes. Ahora sale más a cuenta que los relojes (e incluso muchas de las piezas de los mismos) los fabriquen otros. Sean esos otros Citizen, Seiko, o cualquiera de las cientos de fábricas chinas que tan alegremente te hacen un módulo digital de reloj, como una calculadora. Hay cientos de ellas a las que solo tienes que llevarles tus ideas y te ensamblan lo que te haga falta. Franquicias como "La tienda en casa" viven de eso, e incluso en su variante estadounidense son los que encargan esos productos y luego los remarcan como si los fabricaran ellos mismos.

Claro que eso tiene sus ventajas. Una de las más atractivas para nosotros, los consumidores, es que gracias a la falta total de control en China puedes adquirir modelos parecidos con algo menos de calidad -depende-, o con acabados menos exquisitos, a un precio significativamente menor.




Cuando adquirí mi Gator-Grip, lo hice de esta forma y evité pagar el alto precio que por aquel entonces costaba el producto oficial de Endeavor. Y os puedo asegurar que la "copia china" que compré tiene la misma funcionalidad que la del original. Eso también nos permite que podamos adquirir módulos "clónicos" de relojes Casio inexistentes en la actualidad, modelos como los AL180 o muchos Edifice, y algún que otro Collection, que de otra forma no podríamos comprar, porque Casio ha dejado de fabricarlos.

La intención de Casio es ir aún más allá, de hecho quieren destinar sus principales factorías de productos de consumo a variantes de más "solera", como Pro Trek y G-Shock de la gama media, y destinar su principal factoría en Yamagata, Japón, a sus series premium. De esta forma de Casio, realmente fabricados por Casio, solo serán sus relojes más caros. Los demás serán fabricados o producidos, en parte o en todo, por terceros. Proveedores que tienen exclusividad, pero a los que también se les exige dedicación.


Puede que en realidad nos dé igual quiénes los fabriquen si se siguen una serie de condiciones y lo producen con la misma calidad, pero bueno, en el fondo no será lo mismo.

En cualquier caso esto es inevitable, lo sabemos muy bien. Solo hace falta entrar a un supermercado para comprobar cómo ocurre en todos los ámbitos: las marcas blancas copan las estanterías, y en muchas ocasiones hasta son una ventaja. Además, te dan el mismo producto a un precio menor.


Bueno... O realmente no. En un estudio reciente se descubrió que la bajada de precios entre una marca blanca y otra original no era tal, la táctica que seguían las cadenas comerciales era subir artificialmente los precios de los productos rivales, para dar la sensación de que sus marcas blancas eran más baratas, pero en la realidad no era así.

Al final es todo tan caótico que no sabes muy bien si estás pagando un precio justo, o si te están o no engañando. Y esto se complicará a medida que más fabricantes auxiliares entren en el juego. Acabaremos teniendo que mirar, como ahora miramos si un Casio viene de Japón o de China, si determinado modelo está fabricado por Casio o por cualquier otra marca. El problema es que eso no será tan sencillo, porque ni Casio lo dirá, ni el otro fabricante pondrá su logo. Como ahora hacen, fabrican el producto tal cual es el original (o acercándose al mismo) hasta en su marca. Hay muchos que creen que han adquirido un AL180 original aún hoy, o que Casio sigue fabricando los A155 cuando todos sabemos que no es así.


La pena es que Casio no hubiese hecho eso antes, en parte, atendiendo a cómo están ahora. Es decir: que no hubiesen encargado su producción a terceros. De haberlo hecho hoy podríamos tener "pseudo-Marlins" metálicos con similares módulos y en cajas de metal a precios de derribo. Obviamente, como en las Premium Series, eso se ocupa muy bien Casio de que no ocurra, pero tranquilos, como sigan dejando sus módulos básicos en manos de terceros (que es lo que están haciendo) puede que a no mucho tardar empecemos a ver AE-1200 o W-800 con cajas metálicas y módulos más complejos (ya ocurre con algunos, como los DB-36). Luego que no digan que la culpa es nuestra que compramos falsificaciones, no, la culpa es de ellos que han dejado muchos de sus productos en manos de terceros para sacar más beneficios y hacer menos inversiones.

Prepárate, porque esto es solo el principio, ahora nos cuesta diferenciar un Edifice real de uno falso, en nada nos costará diferenciar un Casio de otro. Como en la estantería de los supermercados, por mucho que forcemos la vista intentando leer la letra pequeña de los envases, la mayoría de las veces saldremos sin saber qué es lo que hemos comprado ni de dónde ha salido. Bienvenidos al capitalismo en su grado más ensañador.

| Redacción: ZonaCasio.com

1 comentario:

guti.bitacoras.com dijo...

Vuelven a ser excusas de Casio y la industria. Orient puede hacer mecánicos como el M-Force, de acero, con zafiro, manufactura propia y Made in Japan, que se venden a 250€. En cambio Casio, no puede hacer eso mismo por menos de 1000€. Tienen un problema de productividad.

Nunca me había planteado esto que decís. Pero si la subcontratación nos lleva a poder tener cajas Edifice de acero, con módulos digitales, bienvenida sea esa práctica.