¿Por qué el logo de G-Shock se parece tanto al de TAG-Heuer?


Seguro que a muchos de vosotros también os ha llamado la atención. Me refiero a esa cercanía, no solo en estética, sino en forma e incluso en color, entre el logotipo de los Heuer (hoy TAG-Heuer) y el clásico Shock Resist de G-Shock. Lo lógico es que el Shock Resist no lo llevase o, de hacerlo, se hiciera como una etiqueta y no como un logotipo, y en su lugar luciera el logotipo de G-Shock, pero sin embargo los primeros G-Shock llevaban un logotipo, que inicialmente fue amarillo pero que pronto pasó a ser rojo. ¿Cual es la razón?

Lo primero que hay que recordar es que Heuer (aún sin el TAG, que llegaría poco después), por aquella época, era una firma afamada en relojes resistentes. Eran relojes de pilotos, de aventureros, y en los sesenta hasta visitaban el espacio con el astronauta John Glenn. A todo eso, por supuesto, aspiraba lograr también Casio con sus G-Shock.




Además, Steve McQueen llevaba un Heuer, el Mónaco, en su famosa película "Le Mans" de 1971, y muchos pilotos llevaban modelos de la marca. Todo eso pareció despertar las fantasías de los nipones que, por aquella época, se dedicaban principalmente a copiar (y mejorar, por qué no decirlo) ideas e inventos de fuera. Se decía que los japoneses hacían lo mismo, pero más pequeño (¡si aquella gente vieran hoy el tamaño de los G-Shock!).

Por supuesto Heuer también había hecho relojes para pilotos de combate, militares y profesionales tanto en la primera como en la segunda Guerra Mundial. Cualquiera que vea un G-Shock ve hoy un guiño a TAG-Heuer, aunque Casio, con cierta lógica, nunca llegase a confesar qué modelo de reloj o qué marca usaron para su propio modelo más resistente y deportivo del momento, en aquel ya lejano año de 1983.


Otros, sin embargo, están más cerca de la opinión de que el Shock Resist, por su diseño en forma de punta de flecha, fue una interpretación un poco libre del mismo logotipo de Superman, incluso en su esquema de colores (rojo y amarillo). Bueno, no sería descabellado, en 1983 había toda una fiebre por Superman: se había estrenado la más famosa de todas, Superman, en 1978, con Christopher Reeve (considerado por muchos el mejor Superman de la historia y el que más supo acertar con su caracterización), pronto llegaría Superman II, en 1980 (año en que comenzó el desarrollo del G-Shock), y Superman III, que llegaría en 1983. O sea, Superman por todas partes. Y es comprensible que Casio quisiera añadirle un poco de ese aire de "super-héroe" a su "súper-reloj", un reloj tan resistente como el mismísimo personaje de ficción.

Puede que todo sea una mezcla de las dos cosas (o de ninguna), pero esta, como tantas otras, es una de esas numerosas leyendas que rodea a G-Shock y que a Casio de cuando en cuando le conviene alimentar (o no aclarar totalmente), y que forma parte de la particularidad de la marca.


| Redacción: ZonaCasio.com

1 comentario:

  1. Muy interesante. Me había planteado lo mismo, y llegué a la misma conclusión. Recordemos que Heuer, lo he comentado varias veces, no se parecía al TAG Heuer de TAG o ahora de LMVH.

    Hacía relojes duraderos, resistentes, y muy precisos. Buenos relojes en pocas palabras, a un precio razonable. Sería lo que era Casio hace 10 años.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...