2016-08-21

Los modelos que han desprestigiado a Casio


Por lo que nos dicen, la mayoría de los que nos leen coinciden con nosotros respecto a la controversia generada por Casio en relación a la deriva que actualmente están llevando con su división de relojería. Pero sin embargo he de confesar que lo siento mucho, y que me duele bastante hablar así de Casio, una marca a la que tanto admiro y por la que siento tanto respeto y cariño.

En primer lugar, lo siento porque con Casio tengo muy buena relación, son gente amabilísima, cordial, que busca y quiere lo mejor y que intentan como mejor se pueda sobrevivir en este desesperante y estresante mundo de la tecnología, las modas, el marketing, los complementos... Los relojes, en suma. Porque además también tienen que lidiar con la encarnizada lucha que desde otras marcas les plantan cara, no solo desde los elitistas suizos, sino desde los torpes modelos low-cost.




Es cierto que, para Casio, con su calidad, estos últimos no deberían ser una preocupación, pero cuando muchos piensan que con tener un reloj "cualquiera que sea" que simplemente "dé la hora", para eso cualquier marca vale. Y no es así, porque detrás hay una experiencia de usuario y prestaciones que tal vez no se perciban, pero que colaboran muy mucho a hacer que muchos repitan o que, directamente, ya "pasen" de la relojería y usen solamente su smartphone.

Y en segundo lugar me da cierto coraje porque inicialmente este blog no se planteó así. De hecho, si repasáis nuestros años de historia, comprobaréis que no solíamos tener este espíritu crítico, sí es cierto que éramos exigentes, pero esta especie de desesperanza constante hacia la marca no la teníamos. Hoy es un día sí y otro también y nos apena a nosotros, tal como también, lo sabemos, os apena a vosotros. A todos los que nos visitan. Porque si nos visitan es porque aman a Casio, y les duele -nos duele- verla así, con el rumbo totalmente perdido y lanzando modelos que nadie quiere, que nadie les ha pedido, que nadie necesita, pero que parecen querernos imponer.


Por supuesto, que nos hayamos vuelto un poco "respondones" no ha estado exento de consecuencias. Una de ellas es que, mientras otras publicaciones y blogs que sí les bailan el agua pueden hacer reviews y presentar modelos, y probarlos, casi al mismo tiempo de aparecer en el mercado, nosotros no podemos. Pero es un coste que hay que pagar y nos resignamos, al fin y al cabo nosotros no nos debemos a Casio, no tenemos por qué decirles que lo hacen bien si lo están haciendo todo mal (en relojería, me refiero, en otras divisiones como calculadoras o proyectores están haciendo un trabajo sublime y tienen unos dispositivos e instrumentos excepcionales, como siempre han tenido), nos debemos a nuestros lectores y a los que nos siguen día a día, y no tenemos por qué colaborar a inculcarles una filosofía con la que nosotros no coincidimos y que, pensamos, está en contra de todo lo que representa Casio.

Pero todo esto tiene unos culpables, claro que sí. No son todos los que hay, pero estos son algunos de los responsables de que Casio esté hoy irreconocible. Puede que con algunos coincidáis o no, pero seguramente en líneas generales estaréis de acuerdo con nosotros. Así que vamos a ponerles no solo nombres y apellidos, sino también rostro, a los modelos "responsables" de que Casio ya no nos haga fantasear ni soñar como no hace demasiado sí hacía. Vamos a ello.


Casio GW-9400:
Era el primer Triple Sensor, y como tal era uno de los más deseados por los amantes de G-Shock. Pero también fue el responsable de abrir la veda al volantazo hacia lo Premium. Se esperaba que fuera caro, pero no tan excesivo como el abultadísimo precio con el que apareció. Casio seguía cometiendo errores con él, como los tornillos frontales de adorno, o la minúscula brújula tan poco funcional.

Aún así es un gran reloj pero, para nosotros, fue el que inició un antes y un después. El que marcó la frontera en que, a partir de él, todo sería Premium. Creo que la falta de una versión no radiocontrolada dejó a este reloj cojo definitivamente, Casio se olvidó del ejército de gente que siempre había comprado un Casio pero que no podía llegar a pagar tanto, y eso es lo que realmente me hizo partir el corazón. Y creo que a muchos.

El GW-9400 es un modelo muy famoso, querido y admirado, y es líder de ventas, sin embargo, al contrario que su hermano menor el G-9300 y GW-9300, Casio dejó de poner en él su impronta, su filosofía que hasta entonces sí había llevado a la práctica. El Rangeman fue el modelo delimitador, a partir de él todo iría cuesta abajo en Casio.


Casio GD-400:
Supuestamente era el reloj llamado a sustituir al GD-350 con todas las posibilidades de estar por encima de él. Jamás lo consiguió. Sus cifras de ventas fueran muy escasas, nadie hablaba de él y, de hecho, es bien significativo el que Casio ya le haya puesto fecha para su descatalogación, mientras que el GD-350 sí continuará fabricándose. Un indicio del fracaso de este reloj.

Es un digital, y por lo tanto es llamativo que, junto con el Rangeman, esté en esta lista, porque no debería estarlo. Pero las razones es que Casio dejaba entrever en él su desidia hacia los digitales. Era la prueba de que ya había "pasado de ellos". No se esforzaron ni siquiera en realizar una zona dot-matrix para su día de la semana (impensable esa falta de interés en G-Shock), y su módulo fue una especie de reaprovechamiento de los AE de Collection. Encima, el diseño se tomó del Baby-G. Al GD-400 solo lo aprovecharon para mezclar colores y cambiar tonalidades de resina, poco más. Y esto no debería permitírsele a una marca como G-Shock.


Casio G-Steel:
Los G-Steel mejor ni mencionarlos. Había mucha ilusión respecto a esta serie, cuando se empezaron a atisbar sus primeros modelos hace dos años, pero todo se convirtió en humo, deberíamos haberlo supuesto teniendo en cuenta la filosofía que reina en la Casio actual. Modelos G-Shock, y de metal, casi veíamos ya una re-edición de los MRG digitales de los noventa pero a precios más populares. Todo lo contrario: analógicos y encima con caja de resina y a precios de MTG. Encima pesados, con módulos faltos de funciones, minúsculos displays digitales e invertidos... En suma: una especie de unificación de lo peor de la Casio actual. Acabaron convertidos en sucedáneos para vestir a estrellas del arte, la música, la moda y el cine, y puestos en muñecas de los embajadores más variopintos para intentar metérselos entre ceja y ceja a la gente. Y por supuesto les funcionó. Pero eso no quiere decir que a nosotros nos parezcan agradables, de hecho los consideramos una muestra de lo peor de lo peor en Premium.


Casio GWG-1000:
No sé qué hace este modelo en el catálogo de G-Shock, pero es evidente que es la viva imagen de todo lo que representará Casio a corto plazo. Ana-digis con display digital inservible y con tecnología analógica. No es eso lo malo, G-Shock tuvo muchas variantes de este tipo a lo largo de su historia, pero lo que los diferencia hoy es el precio. Casio intentó remediarlo haciendo una serie un poco más asequible, las variantes GG-1000, pero siguen siendo el mismo perro con distinto collar. El top de lo que antes era conocida como la serie Mudman no debería ser así.


Edifice EQB-510/EQB-500:
En realidad todos los EQB son modelos de Edifice que uno no entiende muy bien. Es más, cómo Edifice puede tener modelos Bluetooth sin ser digitales, y peor aún: carecer en toda su línea de un digital con un módulo completo y decente. Edifice es sin duda la línea que menos pies y cabeza tiene en Casio, de hecho nació con relojes asequibles como aquellos EFD-100 hasta convertirse en lo que es ahora, una línea "premium" que no la reconoce ni su madre. Es la muestra del volantazo que se está dando en Casio desde hace unos años, en donde escasean los modelos más asequibles y casi todos los que encontramos en Edifice son más y más caros cada vez que sale algo nuevo. Por desgracia, no hay síntomas de que ese camino vaya a variar.


Casio GPW-1000:
Si miramos G-Shock es para asustarnos. Casi todos sus lanzamientos son analógicos, y los pocos digitales que aparecen son solo variaciones de color de modelos ya existentes. No es que no haya nuevos, es que en Casio ni siquiera repitieron o intentaron ofrecer más versiones de relojes como los G-7800 o similares. De hecho es tan catastrófico que hay líneas enteras con relojes analógicos: la G-Mix, la GPS (Gravity Master), la Gravity Defier... Y ahora, con los GAX-100, Casio quiere convertir en analógica hasta la serie G-Lide. Incomprensible.

También es incomprensible que no hayan podido (o no hayan querido) ofrecer un digital con GPS, eso era algo irrenunciable antes en G-Shock, pero ahora solamente parece que aman un tipo de reloj y un tipo de diseño. Han adquirido una máquina de prensar manecillas, y la están exprimiendo al máximo. Si consultas la serie Standard Digital de G-Shock te puede dar pena. Sus modelos, al contrario que el resto de líneas ana-digi, se han quedado anticuados, son obsoletos, no se actualizan... tienen más años que Matusalén. Es deprimente verla, y ver cómo otras series se animan con nuevas realizaciones, como Gulfmaster, Mudmaster o la misma MR-G y MT-G. Todo en analógico, por supuesto.

No son, en suma, estos pocos modelos que ves aquí los peores, sino solo algunos de los primeros. Casio lo ha ido empeorando con los AEQ-100, los AEQ-110, los AEQ-200, los MRW-210... Es cierto que vienen a renovar algunos modelos ana-digi de Collection, pero uno se pregunta cuándo les tocará la renovación también a los DB-36, a los AE-1000, AE-1200, W-96, los W-800... Y, si no los renuevan, por qué quitaron de su catálogo los W-720, W-780, las series Marlin, las series HD... Son muchos interrogantes que no encuentran explicación.

Y no mencionemos ni entremos a valorar ya las series analógicas de Collection MRP, MTP y derivadas, con multitud de novedades mes a mes, porque no acabaríamos. Todas -o la mayoría- con cajas de metal, cristales minerales y a precios de derribo. No es que Casio no nos pueda ofrecer unos buenos digitales, con módulos como los del Rangeman, o con módulos como el del nuevo GWF-D1000, a precios que no superarían ni los 100 €, no, no es que no puedan. Es que, simplemente, no les da la gana. Y por eso a mí, personalmente, me resulta tan desesperante y siento tal desasosiego ante esta, antaño, grandísima marca de relojes.

| Redacción: ZonaCasio.com

3 comentarios:

  1. Visto así, es obvio que Casio se lo ha ganado a pulso.
    Luego se quejarán de la coyuntura, los chinos, o cualquier otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. Hace años me gustaban los G-Shock pero de un tiempo a esta parte no los soporto, me imagino que con la edad vas buscando relojes más clásicos, elegantes y prácticos, así que ninguno de los relojes que citas me gusta y de tenerlos los regalaría o los vendería, no me veo con ninguno de ellos puesto “salvo el Edifice” , el único modelo de G-Shock que me atrae es el DW-5600E y sus derivados, el diseño clásico de siempre.

    Entiendo que haya gente que este como loca por tener algún reloj de los que figuran en la lista, pero con el tiempo te vas dando cuenta que lo importante es el diseño clásico, las cosas sencillas y efectivas y eso no quiere decir que lo clásico este reñido con la tecnología, actualmente Casio si quisiera podría sacar un Marlin Solar, en acero, con cristal de Zafiro y con un módulo espectacular por un precio que rondaría los +100 Euros, pero sencillamente no le interesa, prefieren desterrar los diseños clásicos para que con el tiempo queden en el olvido y apostar por diseños asimétricos, recargados y llenos de agujas para incrementar los precios.

    En definitiva, parece que Casio diseña para una minoría a la que le sobra el dinero y que le da igual el equilibrio estético de los relojes, para gente que lo que quieren es llevar un tocho de plástico en la muñeca recargado de funciones y cuanto más caro mejor, pero los que queremos relojes digitales sencillos y equilibrados sin tener que renunciar a unas calidades decentes y a precios contenidos no tenemos nada que hacer y o te vas los básicos Collection o te compras un mamotreto de reloj tipo G-Shock, la única alternativa que nos quedan son los Ana-Digi en acero como los Outgear y algún Edifice y para de contar, así que tal y como están las cosas no me extraña que muchos hayan dado la espantada en Casio con el gran vacío que han dejado en la gama media de relojes digitales y su obsesión por ampliar la gama Premium.

    ResponderEliminar
  3. En efecto Apolino así es como yo también lo veo

    ResponderEliminar

Última entrada

El Casio CPA-100 en profundidad (II). Construcción: robot cíclope

· Anteriormente : Casio CPA-100 en profundidad. Presentación . Ya hemos dado nuestra opinión respecto al diseño de esos novísimos "b...