Casio W-800, heredero de una afamada estirpe


Entre los G-Shock y los Collection básicos había una serie de relojes, una línea muy admirada pero sin definir, que no era muy conocida salvo por los más fieles seguidores de la marca y por los usuarios más fervientes de sus relojes. Casio la ofrecía como una alternativa robusta, pero más asequible y polivalente que sus famosos G-Shock. A ella pertenecían modelos como los DW-290 o DW-295, pero también otros más antiguos y ochenteros, como los W-290 o los W-770.

Es evidente que los años noventa fueron sin duda los años dorados de esta línea, en los cuales pudimos disfrutar de versiones tan asombrosas como los mencionados DW-295 o los impactantes DW-285, sin lugar a dudas dos de los modelos más representativos de entre los que estamos hablando.




Su denominación inicial de DW, como los primeros G-Shock, ya nos aclara bastante de qué modelos se trataba: imponentes relojes con un exterior espectacular, muy varonil, y de robusto aspecto. Incluso algunos poseían bisel de protección.

Todos ellos, además, disfrutaban de magníficos módulos, muy completos que añadían incluso zonas gráficas.

Con el paso de los años y el protagonismo absoluto de los G-Shock, sobre todo desde el inicio de siglo, esta línea fue desapareciendo haciendo más profunda y notoria la separación entre los relojes Collection y los G-Shock. Ya no le interesaba tanto a Casio tener un reloj "por ahí en medio" que pudiera tentar a los que no quisieran (o no pudieran) desembolsar la cantidad que por un G-Shock se pedía, aunque fuera -como era en muchos casos, por ejemplo entre los DW-285 y un DW-5600 cualquiera- no demasiado significativa.


No obstante, y ahondando sobre esto último decir que un DW-285 se podía encontrar por alrededor de 50 €, lo que suponía en realidad la mitad del precio que solía tener un DW-5600 (uno de los G-Shock más baratos), por lo que resulta obvio que muchos no pudieran o no estaban dispuestos a pagar esa diferencia, pudiendo disfrutar de un reloj magnífico y sin los problemas inherentes a los G-Shock de envejecimiento del bezel.

De manera que Casio, cortando por lo sano, directamente la suprimió.


Tendrían que pasar unos años todavía para que en el 2007 la marca nipona se decidiera a lanzar un reloj que acabó convirtiéndose en una especie de "eslabón perdido" entre aquellos pseudo-G-Shock de los años ochenta que mencionábamos al principio, y los DW posteriores de Collection. El Casio W-800 apareció en el verano de ese año para convertirse en "el Collection del año", un modelo que heredaba lo mejor de los dos mundos: la seductora estética retro, y la magnífica presencia robusta y prodigiosa de los DW noventeros. Su módulo, como era costumbre en esos modelos, era de una estética y calidad superlativa, incluyendo en aquella ocasión pila de diez años, que solucionaba por fin uno de los defectos de los anteriores DW, cuyas pilas solían rondar los dos o tres años de autonomía (aunque en la práctica ya sabemos que en Casio solían durar un poquito más).

Por desgracia, Casio debió temer tanto a este modelo y que le arrebatase todas las ventas de sus G-Shock de gama más baja, que le puso una grave carencia a su módulo: la falta de temporizador. Quitarle esa función haría que muchos fueran reticentes a usarlo y se fueran hacia el DW-5600. Una pena, porque sí, de habérselo puesto sería uno de los mejores módulos digitales de Casio de todos los tiempos y haría palidecer a muchos G-Shock, de manera que en Casio dijeron: "¡eh, cuidado, no nos pasemos ofreciendo demasiado!".

Pero aún así, y a pesar de ello, el W-800 sigue siendo un digno heredero de aquéllos añorados y tan recordados DW-2x y DW-3x, y de los W de las series 7 y 8, algunos de los cuales eran -no esta de más recordarlo- incluso variantes Marlin.



| Redacción: ZonaCasio.com

9 comentarios:

  1. Siempre me ha llamado la atención esos WR300M, y que a día de hoy, Casio no consiga volverlos a fabricar... Ya no digo a esos precios, sino que los G-Shock sigan siendo 200M, como algunos Collection por ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. No pidas 300, ahora en Collection ni 200 siquiera.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Ahora mismo llevo un Casio W-800H, que decir de este reloj que no se ha dicho ya, a pesar de sus carencias tiene un espíritu Ochentero muy interesante, es una lástima que Casio no haya potenciado más este tipo de diseños y mejorado un poco más la caja, la correa y el modulo, pero al menos podemos disfrutar de un excelente reloj con un diseño y un modulo a medio camino de los Casio de los años 80´y 90´.

    Todavía recuerdo el impacto que me causo en los años 80´cuando mí profesor de aquel curso lo vi entrar un día con un Casio DW-300(El sargento de Hierro) Espectacular, me quede sin palabras, para mí los Casio DW- son de los mejorcito de la marca y en lo personal los prefiero a los G-Shock, esa contundencia de WR 300M es verdaderamente abrumadora, que relojazos hacia antes Casio, igualito que ahora.

    ResponderEliminar
  5. Llevas razón que los AE-2000 quedaron descatalogados (también).

    ResponderEliminar
  6. Hasta donde yo sé, el AE-2000 sigue en catálogo, al igual que el AE-2100 y el WV-200. Todos usan la misma caja, con cristal mineral y WR200 metros, junto con el DW-290 todavía fácil de encontrar son las bestias pardas de Casio actualmente. A mí no me desagradan. Todo tiene que evolucionar, incluso los relojes.

    ResponderEliminar
  7. Y donde dejan el HDD S100? Lo prefieroa estos modelos. Se imaginan ese modelo con caja metalica, zafiro y pulsera de metal? Algo que jamas nunca casio sacaría y vivo de esa eterna ilusión.

    ResponderEliminar
  8. En un futuro no muy lejano, quizás tengamos la posibilidad de escanear en 3D cualquier caja de Casio, pongamos un DW-290 y después, una vez escaneado, poder imprimirlo en acero en 3D y con todo lujo de detalles, se le pega el cristal de un 290 de plástico, se le mete su fantástico módulo y tendremos un reloj cojonudo. Espero no tardar en verlo.

    ResponderEliminar
  9. El W800 es un fantástico reloj a pesar de que su uso diario desgasta muy rápido la correa de resina. A los un año y medio lo debí cambiar.

    Otro punto interesante es que lo utilicé en condiciones muy extremas para un reloj de esta categoría, trabajando en tareas de rescates en pozos, accidentes de tránsito e incluso debajo del uniforme contraincendios sin siquiera tener un defecto en la pantalla (y eso que lo golpeé bastante).

    Lo único que le faltaría es la cuenta regresiva para llevarse más puntos.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...