¿Existe el purgatorio?

2016-07-25

Estrujando el GWF-D1000 Frogman


Gracias a la información del lanzamiento del nuevo Frogman, el GWF-D1000, podemos disfrutar pormenorizadamente de las amplias funciones que este avanzado digital de Casio nos ofrece. Recurriendo a ella, como posee explicaciones detalladas y gráficos explicativos muy útiles, vamos a darle un repaso más en profundidad a esta auténtica belleza de la relojería digital.

El GWF-D1000 es un reloj que, sino fuera por el hándicap de su elevadísimo precio, sería uno de los must have dentro de Casio y, por supuesto, uno de los modelos más atractivos del mercado. Su exclusivo y elitista precio lo lleva, sin embargo, a quedarse en un reloj que no puede competir frente a otros divers e incluso a ordenadores de buceo, muchísimo más asequibles. Una pena que Casio haya querido hacer de un digital un Rolls-Royce.




Aquí podemos ver la configuración y disposición de sus pulsadores. Podemos fijar un tiempo así como la posición de la brújula o del profundímetro. En la parte inferior izquierda accedemos, mediante una pulsación mantenida del botón, al modo Dive para inmersiones.


Muy interesante y una particularidad que se echa en falta en muchos relojes, es la posibilidad de personalizar las pantallas de inicio. Como en algunos otros G-Shock y Pro Trek, con el nuevo Frogman podemos disponer de tres campos que podemos alternar en la zona dot-matrix superior, éstos son: el nombre del día de la semana (de tres letras), el gráfico de mareas (en escala dot, inédito en G-Shock) y el intervalo de inmersión.


El modo inmersión es una de las funciones estrella del Casio GWF-D1000. En él podemos ver tres pantallas, que nos indican los metros de inmersión, temperatura y brújula. Además, para prevenir ascensos peligrosos disponemos de una alarma en caso de que el ratio ascendente sea de 10 metros por segundo o más rápido.


En el modo brújula tenemos información direccional mediante grados, o literalmente por direcciones físicas de la rosa de los vientos. Podemos acceder también al modo de calibración, tarea que se realiza siguiendo un sencillo proceso de movimiento en forma de ocho.


Finalmente podemos acceder a la memoria de datos de buceo, con tiempo de inmersión y profundidad máxima alcanzada. El tiempo incluye el año, la fecha y la hora, por lo que es realmente completo. La pantalla de profundidad máxima incluye la temperatura de agua en su cifra más baja, el tiempo total de inmersión, y por último los metros con el descenso alcanzado.

Casio ha aprovechado para intentar explicarnos su alto precio con varios detalles que hay que tener en cuenta:
- Acabado Salaz con tratamiento resistente a la alta abrasión.
- Cristal de zafiro especial de 2,8 mm de grosor con un recubrimiento especial anti-reflectante de grosor muy fino y capa muy sutil para que no interfiera con la lectura bajo el agua.
- Pulsadores con forma y con diseño específicamente pensado y desarrollado para ser operados bajo el agua.
- Actualización completa del sistema de brújula digital.


También explican que la circuitería y todo lo que lleva dentro este reloj no les ha resultado fácil. De hecho han estado dos años trabajando sobre él para desarrollarlo. Dada la calidad de Casio, es normal ese tiempo porque el producto final tiene que cumplir una calidad y especificaciones que no suele ser lo habitual en el día de hoy, en un reloj que no requiere actualización ninguna, ni cambios de software ni firmware. Por supuesto todo eso tiene que luego revertir en el precio, lo que es comprensible. Nosotros, desde luego, no vamos en contra de ello y es de agradecer que Casio sea de las pocas compañías que invierten y hacen todo ese esfuerzo en un digital, pero de lo que les acusamos no es de eso, lo que se echa en falta es una alternativa que, sin necesidad de ser tan especializada, evolucionada ni sofisticada, sea más barata aunque se deje por el camino el zafiro, el acabado, el recubrimiento, el diseño especial de pulsadores y la tecnología de sensores. Un digital en una caja de metal para todos los públicos, simplemente eso.

| Redacción: ZonaCasio.com

3 comentarios:

guti.bitacoras.com dijo...

Poco que añadir, un relojazo, pero con un precio que no lo justifica.
Me hace bastante gracia como lo intentan argumentar:
- Acabado Salaz con tratamiento resistente a la alta abrasión.
- Actualización completa del sistema de brújula digital.

Si de verdad estos dos puntos, son un motivo del precio, Casio tiene un grave problema de competitividad.

Si no me equivoco, en mi M-Force de menos de 250€, el zafiro es de 3mm, y lleva también antireflejos...

Apolino Apolinos dijo...

Un excelente reloj Casio Digital, no apto para todos los bolsillos ni para todos los gustos.

Es la nueva tendencia de Casio, lo veras pero no lo tocaras, a menos que te salga una Primitiva, vamos, igualito que en los años 80´.

Gonzalo Perez Yaryes dijo...

Excelente reloj, una gran obra de Casio.