¿Existe el purgatorio?

2016-07-02

Digital Trends le da un "soberano repaso" al Casio WSD-F10


"Grotescamente grande", "feo", "ninguna mujer lo compraría a pesar de ser unisex", "plasticoso"... Son solo algunos de los adjetivos que podemos sacar de la review que le han dedicado en el sitio especializado DigitalTrends que esta semana tuvieron ocasión de probar en primera mano y exprimir en profundidad el primer smartwatch de Casio, el WSD-F10.

Pero eso no es todo. Encima la aplicación que permite cargar diferentes máscaras y cambiar la apariencia del reloj está plagada de errores, de hecho la describen como si pareciera una aplicación aún en fase beta, y no un producto definitivo. Llegan a tal punto que el analista aconseja, directamente, no usarla. De hecho, sugiere que la máscara que trae por defecto no se cambie.




Pero si esperas que aplicaciones de terceros solucionen este defecto, te equivocas. El autor añade que ninguna de las que están disponibles en Google Play le va bien al reloj, ni con estética, ni con sus funciones. O sea, que adquieres un reloj para ponerlo digital, analógico o con la pantalla con el diseño que quieras, y te encuentras con que mejor no hagas nada de eso. Un desastre.

El único punto donde el Casio WSD-F10 -según DigitalTrends- gana a todos sus rivales es en su rendimiento, porque gracias a que el firmware de Casio (el que hace que se active la capa monocromática) es independiente del sistema operativo Android, posibilita que sea muy rápido. Claro que otro cantar es cuando pasas a Android y dejas que éste "se adueñe" del reloj, porque entonces aparecen algunos de sus defectos y, uno de los más graves, es carecer de GPS. Una carencia descomunal, según la publicación, que obliga a que tengamos que recurrir al smartphone a cada momento.

Si toda la funcionalidad del reloj reside, precisamente, en Android, cuando se activa la pantalla monocromo todo eso desaparece. En ese estado solamente podremos saber la hora y la fecha, pero no tendremos acceso a nada de Android Wear y, lo que es peor, a nada de lo que cualquier otro digital nos podría ofrecer: ni cronógrafo, ni temporizador, ni alarma alguna...


El probador ha testeado el reloj en condiciones reales y la batería no le llega al día de duración, algo que califica de "totalmente inaceptable", dado el tamaño descomunal del reloj "en el cual si hubieran querido, en Casio le podrían haber puesto una batería mayor".

Cuando Android Wear no puede con las aplicaciones o encenderse por falta de batería, automáticamente saltará la funcionalidad monocromo y el sistema operativo desaparece. Supuestamente, con esa funcionalidad podríamos tirar días, como si se tratara de un reloj digital, pero nada hay de eso: el probador apenas logró que le durase encendido el reloj un día más, tras lo cual, el reloj se apaga totalmente. Muerto (o vacío, más bien).

Pero ahí no acaba todo. El cable de carga es corto, y encima es propietario (sólo lo venderá Casio, y solo se podrá encontrar en Casio), y el imán de carga es tan débil que el reloj puede caerse del soporte por sí mismo. El periodista de DigitalTrend concluye: "es lo peor". Pues poco más se puede añadir.

| Redacción: ZonaCasio.com

3 comentarios:

guti.bitacoras.com dijo...

Vamos, que es un buen reloj, siempre y cuando no usemos las características smart. Entonces porque pagar 500€, si por 15€ tenemos un W-59?

Sigue teniendo lo mismo, máscaras que no vamos a cambiar, modo monocromático muy rápido, WR50M, ...

Más reviews de este tipo necesita Casio para que los compradores vean donde se meten...

Jorge Lastra dijo...

Es una pena porque Samsung y otros, les están dando un verdadero repaso a Casio en cuanto a smartwatches se refiere.
Confio en que logren subsanar los problemas de este modelo en sucesivas generaciones.

SergioQ4 dijo...

Terrible como la destrozaron!!! En alguna prueba alguien le habrá encontrado algo destacable? (no voy a ser yo quien se ponga a buscar, jeje)