Casio, obligado a rediseñar totalmente la corona para el nuevo Quad Sensor


Cosas como éstas son las que explican por qué en Casio muchos de sus relojes cuestan los precios que cuestan, algo que no se ve a simple vista, pero que está ahí y que normalmente el hombre de la calle que entra a una relojería a adquirir ese reloj desconoce.

Con innovaciones que incluyen diseños desarrollados desde 2014, y con fecha de finalización de septiembre de 2015, Casio ha recorrido un largo camino para hacer que su primer Quad Sensor y su serie Gulfmaster en general cumplan las expectativas de resistencia que se le presupone a un G-Shock. Y todo esto tiene que ver con el empeño de hacerlos analógico, porque esta problemática a la que Casio tuvo que enfrentarse tiene como principal objetivo ese: el paliar la debilidad de los componentes en un movimiento analógico. En este caso, de su corona.




Casio ha rediseñado totalmente este componente para hacerlo más eficiente frente al agua, cumpliendo su labor de que los líquidos no accedan al interior del módulo y, a la vez, conseguir que sea más duradero.

El principal inconveniente de estos mecanismos en un diseño convencional es que la membrana de resina sintética que sirve de sello acaba siendo dañada por las constantes pulsaciones del botón y, con el tiempo, deja de cumplir su objetivo porque se deforma. Casio quería buscar una solución para aumentar la seguridad frente al agua y mejorar la operatibidad. Para ello han realizado dos secciones cilíndricas y han sustituido partes de piezas o modificado las mismas recurriendo a un muelle y a puntos de aireación, con el objetivo de que al presionar el aire se expulse hacia afuera y no sirva de sistema de succión al agua. Parte del aire es derivado hacia la zona exterior de la caja, o enviado hacia fuera del reloj. Gracias a ese sistema de ventilación la operación del reloj es también más agradable, y se consigue prescindir, mediante la canalización en el vástago del pulsador, del antiguo método de utilizar sellos de goma como elemento principal de aislamiento. Toda la línea Gulfmaster goza de este sistema más fiable, aunque en el caso del Quad Sensor ésta ha sido mejorada gracias a la introducción de tuberías de metal (recordemos que la caja del GWN-Q1000 no es de resina con fibra de vidrio como en muchos G-Shock, sino de resina con fibra de carbono).



| Redacción: ZonaCasio.com

4 comentarios:

  1. Cierto son complicaciones a veces innecesarias, porque para lo que se usa se podría haber utilizado botones como siempre. Aunque le dan un cierto atractivo al reloj, la idea es justificar algo el alto costo para el usuario con ese tipo de "mejoras" tecnologicas.

    ResponderEliminar
  2. Esos detalles, son los que al final marcan la diferencia. Pero vamos, que innovador es el Sistem51 de Swatch, o el módulo de un GW-M5610, pero una corona, pues bueno, es como si decimos que el armis con extensión para buceo ha debido de ser rediseñado, es algo, pero es poco.

    ResponderEliminar
  3. Que se han pasado dos años afinando el sistema, Guti, así que tanto como poco... :D Lo que es verdad es que hay que ver hasta qué punto se complican la vida con tal de meterle manecillas a un G-Shock. Supongo que estarán bastante seguros de que esto al final les compense, lo mismo que meterle la fibra de carbono a la caja, porque no deja de ser resina... El Quad Sensor sería todo un relojazo (o "el reloj" con mayúscula) si no se hubieran empeñado en hacerlo analógico.

    ResponderEliminar
  4. Me agrada ver este tipo de dibujo técnico, me gusta saber que cada elemento de estos relojes fue pensado hasta el más mínimo detalle.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Baby-G (Casio Japón)

El catálogo "autumn-winter" correspondiente a la temporada 2017/2018 de Baby-G, ya ha visto la luz en Japón. En su pdf de 6,1 MB,...