¿Existe el purgatorio?

2016-07-12

Aquella maravillosa ilusión

Han pasado 30 años, y todavía muchas veces me parece que fue ayer. Cuando estábamos en el patio del colegio, en casa de algún amigo, o en el parque, y compartíamos orgullosos nuestros relojes Casio.

Veíamos como las capacidades se sucedían mes tras mes, coincidiendo con cumpleaños, comuniones, o buenas notas escolares, traían en la muñeca nuevos digitales Casio. Primero WR, luego WR50M, luego WR100M.



Se añadían más y más funciones, alarma y señal horaria, luego cuentas regresivas, después 5 alarmas, calculadora, alimentaciones duales, DataBank, ...

Pasamos de los básicos como el F-10, a los equilibrados F-87W, luego los W-66, los W-720, los W-36, ...

En aquellos años, el consumismo no era la norma. Se hacía falta esperar a una ocasión señalada para conseguir el reloj que queríamos. Y a veces ni así. Por tanto, los DW-5000C, o los DW-5600C, solamente los veíamos en las muñecas de los adultos. Así es, en esa época, muchos adultos llevaban relojes digitales. En efecto se consideraban los relojes analógicos, como algo pasado de moda, de otra época... ¡Qué ironías tiene la vida!

No había más que ver el reloj que llevaban nuestros padres o abuelos. Aquellos analógicos mecánicos, que sólo daban la hora. Los más completos, tenían segundero, e día de la semana y fechador. Pero a diferencia de nuestros queridos Casio, no venía preprogramado, así que era necesario ajustarlos cada mes que con menos de 30 días. Bueno, en realidad mucho antes, porque con desfases de 10 segundos/día en los mejores casos, era comprensible que tuvieran que corregir el desfase cada una o dos semanas.

Mientras tanto nosotros nos maravillábamos al poner nuestro Casio en la hora exacta usando la carta de ajuste, y comprobando como al día siguiente, iba totalmente exacto. Es indudable que eran relojes mucho más precisos y económicos que los mecánicos. Pero también eran mucho más completos y fiables.

Quizás muchos mayores los vieran como un juguete, pero nosotros sabíamos que eran el futuro. Ante cualquier emergencia ahí estaba nuestro fiel Casio. Que estábamos en el cine, y nuestros padres nos preguntaban la hora, activábamos el botón de luz, y la veíamos. En cambio el lumen del reloj de nuestros padres, si es que tenía, se había agotado hacía rato.

Nos deleitábamos con algo tan inocuo como ver los relojes en los escaparates. Con poses extrañar para poder ver su precio medio escondido, leyendo los mensajes promocionales acerca de sus características y novedades. Imaginándonos como nos quedarían en la muñeca. Soñando con poderlos llevar al día siguiente al colegio. Nada más darnos la vuelta, ya pensábamos en liar a nuestro abuelo para que nos acompañara de tiendas, y ver si se ablandaba para comprarnos uno...



Por desgracia esa ilusión ya no existe. Quizás el último modelo de Casio que me sacó una tímida sonrisa al verlo aparecer fue el HDD-S100. Estoy seguro que los niños de ahora, no piensan en tener un GWF-D1000 cuando sean mayores como nosotros hacíamos. Ellos querrán tener un Tissot, o tal vez ni siquiera eso, y les baste con un Samsung Galaxy S7.

Lo cierto es que Casio no ha sabido cultivar ese deseo. El deseo arraigado desde la niñez que nos impulse de grandes, y en la medida de lo posible, en acceder aquello que en nuestra infancia no pudimos. Sigo deseando el Porsche 911 Turbo, que tanto me hacía soñar de niño, y si en algún momento puedo, se que ahí estará Porsche gustosa de vendérmelo, para que así pueda rememorar aquellos sentimientos, y haber cumplido un sueño. En todo caso, no será algo inmediato. Pero si que puedo acceder a un reloj premium. Uno de aquellos que me obsesionaban, y que no pude tener. Por desgracia Casio no me lo quiere dar, ni a mi ni a muchos, y los Junghans Mega, no es en lo que pensamos.

Es como si Casio hubiera cerrado las puertas a las ilusiones relojeras que tuvo toda una generación, intentándonos encolomar esos modelos que ni nos gustan, ni son lo que queremos.

| Redacción: Javier Gutiérrez (Guti)

7 comentarios:

Bia Namaran dijo...

Que evocador artículo, Guti, y es cierto, me ha hecho recordar cuando veía con envidia los G-Shock (¡que nos parecían grandísimos, no podía haber reloj más enorme!) en las muñecas de "la gente mayor". Y repetíamos: "¿qué es eso de 'gechosk'?", "que aguanta los golpes", nos respondían, y entendíamos el por qué de aquel bisel tan enorme (enorme desde nuestro punto de vista, claro). Es verdad, qué ironías tiene la vida, un adolescente con G-Shock era ya algo extrañísimo de ver, casi como ver a un chaval en un superdeportivo.

Se ha perdido todo, en efecto, y lo peor es que Casio ha perdido la capacidad de impresionar, de fascinarnos, no ya solo a nosotros (que también, por qué no), sino a las generaciones de ahora. ¿Qué chaval de ahora sueña con tener un WSD-F10 en su muñeca? Ninguno. Y más le vale, porque su tamaño haría que se estuvieran riendo de él en el colegio una semana entera. Son relojes pensados por el desafortunado departamento del I+D de Casio actual, que por perder ha perdido el rumbo y dónde se encuentran. Ellos sí que necesitarían una brújula, y de las gordas, de un Pro Trek de los grandes.

Porsche, y Mercedes-Benz, e incluso Volkswagen puedes llevarles tu antigua Caravelle y te la restauran fielmente a como era la original. Y como dije el otro día, Victorinox hace lo mismo, o Zippo, otro buen ejemplo de compañías que siguen ofreciendo buenos productos tradicionales sin desmerecer ni olvidarse de lo nuevo. En Casio van al revés, ofrecen peor relojes que antes en envoltorios nuevos más caducos y a precios encima más caros. Los G-Shock de colores y quizá algunos de los Premium les podrán salvar el cuello, pero a ver por cuanto tiempo. Y ojalá no desaparezca, ojalá puedan darse cuenta de ello y volver a ofrecernos, al menos en parte, relojes como en sus orígenes. Aún, todavía, les queda tiempo. Pero como no espabilen...

Apolino Apolinos dijo...

Muy de acuerdo con todo lo que dices Guti, pero el problema parece que ha sido el cambio de mentalidad de la sociedad, antes las cosas se hacían a conciencia, pero desde que aparecieron los Swatch que marcaron el punto de inflexión de la relojería moderna se llevaron por delante a los digitales y a la calidad de construcción de los mismos, todo esto no justifica que Casio haya bajado la calidad de sus digitales.

Así que ahora nos encontramos con relojes digitales plasticosos y en su mayoría ilegibles y además con unos precios muy elevados, para un novato en el mundo de la relojería puede tener un pase, pero para los que vivimos la era Dorada de Casio sabemos muy bien que cualquier Marlin de la época le la mil vueltas a cualquier digital Casio de gama alta actual, ya no hablamos solo de calidad sino de diseño y de elegancia.

Antes veías a empresarios, emprendedores, yuppies y gente elegante de negocios con relojes digitales de acero, también se veía a gente normal y trajeada con sus elegantes relojes digitales, ahora todos los relojes que veo de gama alta Casio son en su mayoría plasticosos y los llevan gente de gimnasios, Hip Hop, del ejercito….

Con respecto a los coches yo tenía debilidad por el Citroën Tiburón, el Renault Fuego y los Mercedes 500SEC

guti.bitacoras.com dijo...

Muchas gracias Bia Namaran. Estos comentarios, cuando vienen de ti, son siempre un halago. Pero si encima ocurren en un espacio como ZC, me quedo sin palabras.

Sabía que lo encontraría y aquí está: Un Porsche desde niño.

No hace falta que leáis el texto, solo echadle un vistazo al spot en Youtube, y decidme si esa es una sensación que todo hemos tenido más o menos de pequeños, o no.

Ahora decidme cuantos lectores de aquí, fanteábamos con un "cuando sea grande" (y no dependa de que me lo regalen mis familiares), me compraré un... (en mi caso era un DW-5000).

Pues bien, ahora resulta que Casio ha matado esa posibilidad. Ese sueño. Por supuesto que tengo el GW-5000, pero eso es casi como tener que comprar un Porsche 911 Turbo S, sencillamente porque yo quería un 911 Carrera. Me pregunto cuanta gente estará igual, y no se podrán permitir, por dinero, o por falta de contactos ese GW-5000. Cuántos de ellos habrían comprado un DW-5000, o incluso DW-5600C si costase de PVP 150€ o menos, que es el equiparable al precio en su día... No hablo de DW-5030 con 3 años de pila, hablo de algo igual o mejor que el DW-5000, con sus 10 años de pila (casi 20 en la práctica), su caja de acero, su cristal mineral, ...

Al final, matar sueños, sólo hace que esos relojes empiecen a dejar de ser deseables. Y tengamos por seguro, que cuando la gente deje de desear un 911, Porsche lo pasará mal. Aunque dudo que ocurra. Por algo es el fabricante de coches más rentable del mundo.

guti.bitacoras.com dijo...

Apolino Apolinos. Tienes razón, y no debemos engañarnos. Casio también son relojes baratos y "plasticosos", siempre lo ha sido, y es la parte más social y entrañable de la marca. Un reloj que le puedas regalar a un crío de 7 años, y que le aguante. Un Swatch, vale casi el doble.

Pero Casio, también era tecnología y calidad, más cara si, pero a su justo precio. Y eso es lo que ha perdido.

Continuo con tu ejemplo del Mercedes 500SEC, un coche que aún existe, y que se llama casi igual. Mercedes S500. Pero es que además de actualizarlo con la tecnología actual, y venderlo a un precio similar al de antaño, lo han complementado por encima, para que el que quiera más pueda, y tenemos el S63 AMG.

Por supuesto, el mercado obliga, y tenemos el A180, que hubiera sido algo impensable en su época.

La pasión por el 500SEC, te llevará a intentar conseguir (dentro de un orden), un S500, o tal vez un Mégane Coupé como sustituto del Fuego.

En cambio con Casio, le ha ocurrido como a Citroën con el Tiburon, han decidido abandonar su apuesta tecnológica e innovadora de antaño, metiéndose en falsos premiums. Y cuando se han dado cuenta que necesitaban mantener su antiguo heritage, ya es tarde, y así están, medio rescatados por el gobierno francés.

cachemir dijo...

no entiendo como casio no ha hecho con los relojes lo mismo que ha hecho con los teclados electronicos. ahora mismo puedes comprar un teclado con casi lo mismo (o un poco mas) de lo que tenían en los ochenta, y al mismo precio. Tambien tienes luego las gamas altas, como los grand hybrid piano, que son para conciertos y esas cosas, pero siguen vendiendo teclados de los de toda la vida, que puedes usar para hobby, o para aprender o para grupos de música y que son mas baratos que sus competidores como yamaha. puedes comprar un teclado con lo mismo que te ofrecian en los años ochenta pero no puedes comprar un marlin o un hd por ejemplo, no lo entiendo. y tienen también los nuevos track que son un pasote, son caros pero estan al mismo nivel de precio que sus competidores, pero en relojes no hacen eso.

guti.bitacoras.com dijo...

Exactamente cachemir, en teclados, siguen haciendo lo que hacían, al mismo precio, pero actualizados tecnológicante. Y además, han ido complementando la gama por arriba.

Eso mismo deberían hacer conlos relojes, porque los HD recientes, no se parecen en nada tampoco a los de antes.

SergioQ4 dijo...

Tienen real conocimiento de los teclados? Son usuarios de ellos? Yo tenía ganas de comprar uno y no sé ni por qué marca empezar a averiguar.