Puede que cualquier tiempo pasado no fuera mejor, pero sí más duradero


Hace tiempo, cuando a un ejecutivo de Casio se le preguntó por qué continuaban fabricando los modelos de la serie F cuya tecnología ha quedado ampliamente superada y que datan de la época de los primeros ordenadores IBM PC, F-84 y los relojes como los W-59, el ejecutivo respondió: "porque se venden".

Cuando a la portavoz del Pentágono, Valerie Henderson, se le preguntó por qué el sistemas de defensa nuclear de los Estados Unidos funcionaba todavía con viejos ordenadores y programas informáticos basados en ensamblador, la funcionaria fue tajante: "porque funcionan y, además, son seguros". Son mucho más seguros que los sistemas informáticos más fiables y avanzados del mundo. Sistemas informáticos desarrollados en los años 50 son más seguros y fiables que todos los sistemas actuales y Windows "ochos y dieces" y, por supuestísimo, que cualquier smartphone.




Y no son solo más seguros, sino que son más resistentes a fallos. Prueba de ello es que no hay, hoy día, ningún reloj digital que haya sabido no ya solo superar, sino estar a la altura, de módulos tan excepcionalmente diseñados, ensamblados y completos como muchos de los que montaban los Marlin.

Por supuesto, todos esos sistemas informáticos y módulos digitales acabarán quedando más tarde o más temprano obsoletos, aunque solo sea por falta de recambios y piezas. Pero de su eficiencia y su robustez es bien claro ejemplo el que durante decenas de años hayan estado funcionando (y lo sigan haciendo) sin falla alguna, algo en donde los nuevos sistemas (y relojes) no pueden competir.


Yo fui uno de los que vivió en carne propia cómo un Data Bank de nueva hornada se reseteaba "sin más", algo que nunca me había ocurrido y que resultaba inverosímil en los modelos digitales antiguos, o cómo -de buenas a primeras- al desarmar un módulo "se quedaba frito", mientras que los antiguos soportaban carros y carretas.

Y no es necesario rebuscar mucho para comprobarlo. Cualquiera que haya abierto un módulo de los antiguos F y uno de los nuevos sabe de sobra que no tiene nada que ver, tanto en circuitería como en el tipo de anclajes. E incluso entre los módulos de un mismo modelo, como es el caso del W-720 que desarmamos y comparamos en este mismo blog hace un tiempo.


Algo parecido ocurre también con tantas cosas... Ocurre en los bolígrafos, en las bicicletas e incluso en los automóviles; ocurre en las gafas de sol, en los ratones de ordenador, en los teclados, e incluso en las zapatillas. Ocurre en la telefonía móvil, en los aparatos de radio, incluso en la construcción de afeitadoras, máquinas de coser y cámaras de fotos. En los elementos de decoración de nuestras casas. En sillas y mobiliario. En electrodomésticos (¡sobre todo en electrodomésticos!) y utilería.

| Redacción: ZonaCasio.com

3 comentarios:

  1. Me encantan las fotografías del artículo. Del contenido, la verdad que estoy plenamente de acuerdo.

    Ahora las cosas (relojes, hardware, etc), se hacen para reducir costes, y aumentar el beneficio. No se apuesta por la calidad, ni la duración. Por eso un W-59 de ahora, no tiene mucho que ver con el W-59 de antaño. Se parecen, pero el nuevo es una versión low cost del antiguo. Eso explica porque se puede vender mucho más barato. Mientras ese ahorro, se propague al consumidor, no es estrictamente malo. Y eso Casio lo hace con muchos Collection.

    Lo malo es que no podamos elegir esos mismos modelos, pero con mayor calidad, aunque sean más caros.

    ResponderEliminar
  2. Es el mal endémico de la sociedad actual, todas las marcas actuales abaratan gastos todo lo posible para ser más competitivos, si un reloj automático funciona igual con plástico que con piezas metálicas pues nada, a colocarle las piezas de plástico, lo mismo pasa con los módulos de los relojes digitales, y así con todas las marcas, este sistema de ahorro en materiales por supuesto que afecta a la durabilidad final de los aparatos actuales.


    El caso de Casio es patente, la cantidad de plástico que tienen sus relojes digitales es algo que llama la atención, hasta los relojes metálicos de gama alta tienen su correspondiente toque plastiacero.

    A mí me encantaría tener un reloj estilo Marlin W-750 de los 80´ con caja metálica, WR 100M, con cristal de Zafiro, con tapa roscada y una duración de batería +5 , 10 años, con un relojito de estos tendría un reloj para toda la vida por el precio de un Edife Básico.


    Una de las causas del furor que esta teniendo lo Vintage se debe fundamentalmente a la calidad de los productos de hace años, casi vale la pena comprarse un aparato, reloj… de hace años que uno actual, al menos sabes que su construcción es de una enorme calidad y no como los actuales.

    ResponderEliminar
  3. Seguimos volviéndonos locos porque lo de antes era de mayor calidad... pero es una guerra perdida.
    La mayoría de los consumidores son jóvenes (pre 30 años) y no saben lo que fue el pasado. Ven solo el hoy y dentro de lo que hay, están obligados a comprar lo que les ofrecen.
    Y del grupo de los mayores de 30, somos unos pocos que añoramos el pasado, porque sabemos, revisamos, probamos, tuvimos, desarmamos, etc.

    ResponderEliminar

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...