Los Old School de Casio alrededor del mundo (y dónde pueden encontrarse)


La moda de "lo vintage", lo retro, la anti-obsolescencia o simplemente la defensa de la solidez y la sencillez frente a las complicaciones tecnológicas y la dependencia del consumismo que se nos quiere inculcar ha hecho que los relojes vintage de diseño old school, los digitales más clásicos y originales (que siguen el patrón del digital convencional: caja rectangular y pulsadores metálicos a los lados) vivan desde hace ya algunos años (cinco o seis al menos) una segunda juventud.

Los que los hemos venido usando como reloj habitual desde hace lustros estamos observando cómo día a día hay más y más personas que los utilizan, no solo entre nuestro círculo de amistad y entre la gente que nos cruzamos por la calle, sino también entre famosos, artistas y deportistas.




De ser modelos de reloj que casi desaparecen del mercado han pasado a convertirse en parte fundamental de la estrategia de ventas de Casio, con unidades vendidas que se cuentan por millones, lo que les ha hecho lanzar series y variaciones personalizadas (como diseños varios en el frontal, tal es el caso de los A168), o incluso ediciones especiales con embalaje retro.

Y todo esto, repito, aún a pesar de que este tipo de modelos estuvieron sufriendo unos años el ostracismo más absoluto. Cuando a mediados de los noventa, tras algunos años de haber abandonado mi F-91 y desencantado totalmente del resultado que me había dado mi Lotus, decido adquirir un nuevo old school más completo que el mencionado F-91, tuve que conformarme con un W-94. Los old school prácticamente habían desaparecido de las tiendas.


Por lo tanto, bienvenida sea esta segunda juventud, y aunque Casio no los respete como debiera (hace muchos años que no hay un old school con caja de metal, por ejemplo), siguen teniendo aquella filosofía de relojes con un inmenso potencial, aptos para todos los bolsillos, y con variantes de acabados casi para todos los gustos.

Pero la escasez de esos postrimeros años ha tenido sus consecuencias, y una de ellas -o la principal- es que no todos los old school existentes a día de hoy en Casio puedes encontrarlos en tu tienda de la esquina. Es bien cierto que, merced a mercados paralelos (y a la compra online, que ha "encogido" notablemente el mundo, y también influye) ciertos modelos con distribución no oficial en tu país pueden llegar a encontrarse, aunque también suelen ser a precios más elevados.


Hecha esa salvedad, y teniéndola en cuenta, vamos con los modelos Old School existentes y explicaremos dónde se venden de forma oficial. Un bonito repaso, sin duda, a todos estos últimos y tan queridos relojes de estilo retro que nos quedan.

- F-91: Por supuesto teníamos que empezar con este si hablamos de old school puesto que, a pesar de no ser el más antiguo de los que se fabrican, sí es el más conocido, el más representativo y el que acapara la mayoría de ventas. Actualmente podría considerarse su distribución a nivel mundial, recordando no obstante que en Japón acaba de introducirse de manera oficial hace solo unos pocos meses (aunque recalco de nuevo que en el mercado paralelo sí podía adquirirse). Es el modelo old school de Oriente Medio y África, principalmente, ya que tiene ahí lo que podría definirse como "su feudo". Si el F-91 no desapareció de los escaparates de nuestras tiendas no solo se debe a que es el modelo más asequible de Casio y uno a los que todos recurrimos cuando no podemos gastarnos dinero en un reloj, sino también a que en esos países ha formado parte de su cultura, casi se le podría considerar como parte de su folklore. Bajo las mangas de las largas vestiduras de los habitantes de oasis levantados en el desierto por empuje de los "petrodólares", los árabes no llevan un Rolex. Llevan un F-91.

- F-94: El Casio F-94 es uno de los old school más desconocidos entre los "novatos" de Casio. Suele sorprenderles a casi todos el saber que Casio continúa fabricando un modelo así, porque en occidente este reloj se ha visto muy poco. En los escaparates de las tiendas es prácticamente inexistente. Lo más curioso es que, además, Casio lo fabrica, y lo hace en sus dos versiones. Con un estilo muy típico a noventero (el gráfico de marcas de activación/desactivación con forma circular fue una introducción tardía en los Casio de las variantes old school) es muy llamativo y seductor. Su distribución es asiática, y oficialmente es en el mercado indio donde tiene su feudo.


- F-84: Si Casio no distribuyó el F-91 en Japón hasta hace muy poco tiempo fue por algo, y por algo de mucho peso: el F-84. Este modelo sí puede considerarse un antediluviano, un fósil viviente de la relojería digital. Salvando las distancias, y para que lo entendamos mejor, es como si Renault continuase fabricando el Renault 8. Sus rasgos y su estética destilan sabor a década de los ochenta por los cuatro costados. Por supuesto, es muy anterior al F-91. Casio se lo reservó en exclusiva para su mercado local, y es allí donde todavía, y solamente, se vende.

- F-105: Cerraremos este repaso a los old school de la Serie F con este bonito ejemplar, el F-105. Su numeración, un tanto poco convencional en un F, ya nos da indicios de que se debe a algo "especial". Lanzado a mediados de los noventa, lo que tiene de singular es la tecnología de iluminación EL, con un panel electroluminiscente en una bonita tonalidad flúor azulada. Es la respuesta de Casio para satisfacer a todos los amantes de las F Series y con diseño clásico que querían un modelo con este tipo de iluminación. Su distribución podría considerarse a nivel global.


- W-86: Tras el F-105 saltamos a la serie W, caracterizada por tener una resistencia al agua de, al menos, cincuenta metros. Ya no son simples "WR". Y elegir para iniciar este repaso al W-86 no es ni mucho menos casual. Se trata de un modelo que comparte muchos elementos con el F-105. De hecho son calcados y comparten la tecnología luminiscente, teniendo este W-86 el frontal con unas franjas de un psicodélico color verdoso eléctrico. Una auténtica "gozada" para los sentidos, y de hecho muchos compradores adquieren este reloj únicamente por eso: para disfrutar de su panel electroluminiscente y de sus llamativos colores.

Actualmente es un modelo con una distribución bastante limitada, debemos agradecerle a Casio en el Reino Unido el que se mantenga aún en el mercado, ya que es uno de los pocos mercados en los cuales posee este modelo su bastión.


- W-59: Hablar de modelos old school sin mencionar el W-59 sería como hablar de automóviles sin mencionar a Ford. El W-59 es otro de esos escasos supervivientes de los años ochenta. Inicialmente destinado al potente mercado asiático, durante los años noventa conquistó el resto del mundo y actualmente podríamos considerarlo otro de los relojes con presencia global. Su caja es una de las más bonitas, estéticamente hablando, con detalles muy característicos, y su correa es otro de los grandes logros de este modelo, siendo una de las más agradables, cómodas y confortables no solo de los modelos de su gama, sino de todos los modelos de Casio. Su parecido -relativo- a nivel cromático con el F-91 unido a su mayor precio le han hecho quedar relegado casi siempre a mantenerse por detrás del F-91, sin embargo para los conocedores de los old school es uno de los modelos insuperables por aunar un módulo probado y robusto como es el del F-91, junto con una notable resistencia al agua y una estética francamente soberbia.

- W-202: El último en aparecer, fue la respuesta de Casio por intentar actualizar algo tan difícil como sus relojes old school. Se podría decir que lo logró, pero solo en parte. Tiene defectos de diseño notorios que ninguno de los anteriores old school padecía (cristal hundido con mucha separación entre la caja, por la que se introduce mucha suciedad, pulsadores con pestañas en el módulo...) y de módulo, entre los que se destaca una autonomía de solo tres años o el carecer de doble horario. Por otro lado, presenta también características muy de agradecer: hora en todos los modos, temporizador con repetición automática y caja con asas de medidas en donde puedes usar las correas de otros old school, como los F-91 o W-59, son las principales. Por supuesto, sin olvidar el fuerte sonido de su alarma -es un modelo con una de las alarmas más potentes- o el que Casio le haya vuelto a colocar en uno de sus módulos el indicador de 24 horas cuando se tiene activado tal formato, algo que en los últimos años el fabricante nipón había dejado de incorporar a sus relojes.


La distribución del W-202 no es global, de hecho es uno de los modelos lanzados como respuesta a la alta demanda en Europa de relojes old school, así que sus mercados principales son precisamente Europa, América (tanto norte como sur) y en cierto modo Rusia. En Asia, y sobre todo en Japón, es aún un reloj inédito y por tanto no es todavía un producto con distribución "oficial", aunque la estupenda acogida de este reloj ha hecho que se vaya extendiendo más y más, sobre todo gracias a sus versiones de brazalete, los B640.

Finalmente, este resumen no estaría completo sin hacer una mención, y un pequeño homenaje, a relojes old school que nos han dejado hace poco: los F-28 y los W-720. Ambos comenzaron siendo modelos con distribución mundial, presentes en casi todos los mercados en los cuales Casio operaba y, sobre todo el W-720, con una difusión que nada tenía que envidiar a otros modelos como el F-91. Pero tras denigrarlo Casio hasta convertirlo en una sombra de lo que fue (el W-720 apareció siendo un reloj con cristal mineral y fabricación japonesa, y acabó siendo un modelo con cristal de plástico y fabricación China), quizá -desde cierto punto de vista- con relativo acierto para no seguir degradándolo más, Casio decidió hacerlo pasar a mejor vida y dejarlo arrinconado en nuestros recuerdos. Aún esperamos ver llegar a un digno sustituto de un W-720 que supuso sin dudar para Casio uno de los modelos más amortizados de su historia, aunque solo fuera porque muchos lo adquiriesen engañados creyendo que compraban un old school con cristal mineral, especificación que se mantuvo en la web de Casio hasta el final y que el fabricante japonés jamás corrigió, y eso a pesar de que el W-720 llevaba ya muchísimos años con una caja y cristal íntegramente de resina, exceptuando la cubierta trasera de metal.


La gran pregunta ahora, tal como me planteaban hace unos días en el diario La Vanguardia, es: ¿hasta cuándo pervivirán estos modelos en el mercado? Eso es algo que solo el tiempo dirá. Mientras sigan tan populares como hoy en día es obvio que tendrán mucho vigor, pero puede que los smarwatches les acaben arrinconando hasta extinguirlos. No obstante, si ni los mecánicos, ni los analógicos consiguieron acabar con ellos, ¿cómo iban a lograrlo unos relojes que están en las antípodas y son la antítesis de estos old school? Y, de todos modos, mientras haya alguien que los utilice o los añore, seguirán existiendo.


| Redacción: ZonaCasio.com

6 comentarios:

  1. En los años 80´ estos modelos de Casio WR eran calificados como relojes deportivos (Water Sports – Sports Quartz), fueron ideados y pensados como relojes informales capaces de soportar todo tipo de situaciones cotidianas extremas, ya sean inclemencias climatológicas, sudor, humedad, contacto con el agua, golpes ocasionales…. Unos todo terreno para la gente activa y trabajadora, son prácticamente igual de duros en terreno Urbano los WR que los WR50 M, la única salvedad es que los WR 50M aguantan un poco mejor la actividad prolongada con el agua y las inmersiones bruscas, pero por lo demás no hay apenas diferencias entre ambas.

    Esto explica el éxito del Casio F-91, que además tiene las ventajas de la excelente precisión +/- 15 sg de los relojes de antes y su bajo precio, y que decir de la robustez sin precedentes del Casio W-59 que vendría a ser la versión HD del F-91W, tela marinera…


    ¿Quién iba a decir que un Casio MQ-28 estaba calificado como un reloj deportivo con estilo para el hombre activo?

    Todos los relojes son fantásticos, sin embargo el W-720 esta en otra liga, es el reloj con mayúsculas dentro de los relojes deportivos de Casio, otro fantástico modelo es el W-86 que de haber existido en los 80´ habría arrasado en ventas, a mí me gustan todos.

    Yo no creo que estos relojes digitales Casio urbanos para gente activa desaparezcan tan fácilmente, esta demostrado que son muy duraderos, cómodos y económicos, el que los prueba esta perdido, siempre acabas volviendo a ellos, lo mismo da que tengas un Rolex, un Patek Philippe, un Omega, tarde o temprano acabas volviendo a estos sencillos relojes, es inevitable tener alguno de estos modelos Water Sports aunque estén guardados en un cajón años y años esperando su oportunidad para ser utilizados en alguna actividad deportiva o de riesgo, estos WR tienen el alma de la Casio de los 80´

    Por cierto, dicen que el cristal del W-202 se raya más fácilmente que otros modelos de Casio como el F-91W ¿Es esto verdad?.


    Excelente artículo y muy buenas explicaciones de cada modelo.

    ResponderEliminar
  2. Ójala perduren muchos años estas bellezas. Son iconos de la relojería digital atemporales. Si bien como decís no tienen la calidad de antaño, sí mantienen su alma y su estilo. Echo de menos el lanzamiento de un "nuevo retro". Desconozco si la en política futura de Casio existe esta posibilidad, o si ya lo que queda es lo que hay, hasta llegar a la extinción.

    Eso sólo el tiempo lo dirá. Añado un trío de modelos a la lista: el CA-53W (y nuevo CA-506), el A-500 y por último un modelo interesante y olvidado el W741.

    http://casiomarlin.esy.es/vintageW2.html

    A la espera de leer esa interesante entrevista de la Vanguardia.

    ResponderEliminar
  3. Junto con los fantásticos modelos que ha citado Jokerblue añadiría a dos grandes olvidados, un reloj muy especial y poco valorado como es el W-215 y por supuesto el fantástico y sorprendente diseño Ochentero del W-800H que vendría a ocupar el lugar del espectacular W-720 que por otra parte es insustituible.

    ResponderEliminar
  4. Apolino Apolinos, el F-91W, tiene de catálogo +/- 30 segundos/mes, aunque a la práctica suelen resultar muy precisos. Sería genial un +/- 15!

    ZC, hacía tiempo que no veía un post que mezclases Casios de toda la vida con coches legendarios. El Renault 5 Baccara, que gran innovación de la época. Aire acondicionado y tapicería de cuero en un coche de ese precio, genial. Claro que costaba lo mismo que el GT Turbo, así que yo lo hubiera tenido claro.

    Seguimos, Citroen AX GX, Renault Clio GT, ...

    Coincido con el resto de compañeros. El W-720, un relojazo. El W-86, sencillamente en encanta, es la evolución del W-59, que lamentablemente está condenado a desaparecer, como ocurrió con el F-105W.

    Tocaría sacar un nuevo Collection, aprovechando la tecnología de ahora. Algo como el W-720, o sea WR-100, pero con luz LED, manteniendo el cristal mineral, una pila de 10 años de duración, ...

    ResponderEliminar
  5. Estimados, que opinan sobre el Casio DW 8300?

    ResponderEliminar
  6. Yo vivo en Chile y la semana pasada me llevé la sorpresa de que en una relojería, que pillé por suerte vi un F-94 y que quieren que les diga no dude en comprarlo de inmediato, ya que en realidad primera vez que me topo con uno de esto por estas latitudes.

    ResponderEliminar

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...