Graves problemas en los que nos meten los relojes de Casio


Ya sabéis que yo soy un incondicional defensor de los modelos AE de Casio. Me parecen los relojes más completos y equilibrados y, con la sola carencia de repetición automática en su temporizador son, a día de hoy, algunos de los mejores relojes digitales que nos podemos poner. Contando además el que sean los únicos LCA que en Casio podemos encontrar.

Todos los que nos seguís en Twitter sabéis muy bien de lo que hablo respecto a mi afición por ellos, puesto que era uno de los modelos que más compartía en esa red social, con sus fotos obtenidas en una y mil ocasiones.

Pero los AE agotaron mi paciencia.




La función que poseen de acceso directo a su horario mundial, de manera que puedes en cualquier momento, con solo la pulsación de un botón, cambiar la hora principal por cualquier hora en cualquier parte del mundo me provocaba auténticos quebraderos de cabeza. Fueron muchas las ocasiones en las que, al consultar la hora, me producía sobresaltos el ver que no se correspondía con la hora adecuada, debido a que había pulsado sin querer (por algún movimiento de la muñeca o al ponerme el suéter o la cazadora) el acceso directo y había cambiado su horario.

Cierto que esto tiene una solución bastante perentoria, la cual es, simplemente, poner en todos los accesos rápidos de horarios nuestra hora local, pero si hacemos esto perdemos la fecha y, en todo caso, sigue siendo molesto al cambiar el display principal. Aparte que desperdiciamos la función de horario mundial, que es precisamente una de las características de esos módulos.


Eso me ha llevado a, directamente, tener que prescindir de los modelos AE.

Y no soy el único, uno de mis conocidos usa el AE-1200 a diario y le ocurre lo mismo, muchas veces le he visto cabreado porque al mirar la hora ésta había cambiado por otra de las configuradas en los accesos directos sin que él se diera cuenta, y lo ves lanzando improperios pulsando uno y otro botón hasta que encuentra el adecuado porque él, al contrario que muchos de nosotros, apenas usa las funciones del reloj para algo que no sea consultar la hora, por lo que no está habituado a navegar entre ellas.


El caso es que si esto ocurre en los digitales, que más o menos tiene solución rápida y te das cuenta enseguida, no quiero ni pensar el quebradero de cabeza que supondrá para quienes lo sufran "toquetear" sin querer y modificar parámetros en los relojes de múltiples agujas como los Mudmaster o Gulfmaster, a pesar de su función de bloqueo de la corona. Y esto es así porque tienen tal cantidad de características que navegar por ellas -encima con el engroso formato analógico, que es lento y que tienes que esperar a que las "agujitas" de las narices hagan su recorrido, al contrario que en digital, cuyo recorrido es instantáneo- tiene una curva de aprendizaje más larga. Pero no son estos los únicos casos. Más terrible aún fueron mis problemas con el DB-36, que me obligaron también a dejar de usar ese reloj, uno de mis Data Bank preferidos.

En este caso tiene que ver también con uno de sus accesos directos, aunque el correspondiente a la activación y desactivación del DST. Como era el reloj que usaba no solo durante todo el día, sino también para consultar la hora durante toda la noche, era habitual que a veces me confundiera de botón al pulsar en mitad del sueño el correspondiente a la iluminación. Esto no sería nada grave sino fuera porque, una vez, desactivé sin darme cuenta el DST (en este modelo se activa y desactiva manteniendo pulsado el botón inferior derecho). Cuando desperté por la mañana estaba una hora por detrás "del resto del mundo", ¡me desperté una hora más tarde, lo que arruinó toda la jornada!


Tras inconvenientes parecidos con unos y otros relojes y después de probar decenas de ellos, he llegado a la conclusión de que lo mejor es un módulo lo más simple y sencillo posible, o bien un reloj con los pulsadores bien escondidos. Ambas cosas las posee el DW-5600, por ejemplo.

Pero aparte de ese G-Shock, dentro de Collection los mejores relojes para ver la hora de un modo práctico son los modelos de la serie F y sus módulos similares en la serie W (el W-59, W-86...). Con esos relojes, lo más grave que te puede ocurrir es que cambies de pantalla sin querer, poco más. Al final la sencillez vuelve a ser la mejor solución.


Además, en muchos de los F Series el pulsador de luz no lleva a confusión, ya que suele estar aislado en un lateral y es fácil de encontrar. El único problema de las series F es que ya no hay tanta variedad como antes, hoy día si sales de la gama de los F-91, F-105 o F-94 poco más opciones nos quedan. Es una auténtica pena porque antes había diseños de relojes serie F para todos los gustos, incluyendo multitud de variaciones de colores en las cajas de un mismo modelo.

Aunque por completo, de los que hoy existen el mejor de todos es el W-202 /B640. Lo único que nos puede ocurrir si nos confundimos de pulsador es que activemos la alerta por flash (para ello hay que mantener pulsado durante unos instantes el botón inferior derecho desde la pantalla principal). Además, es el único modelo con pulsador de ajuste hundido, que evita una operación accidental del mismo, una característica que vuelve a Casio después de estar muchos, muchos años olvidada. Eso sí, la guinda del pastel se la pondría una mayor autonomía, un doble horario, REM y la posibilidad de apagar el sonido de sus botones. Y una caja de metal, por supuesto, como el W-750 de la última imagen. Si Casio lo hiciera, sin mucho esfuerzo tendríamos el reloj perfecto.


| Redacción: ZonaCasio.com

4 comentarios:

  1. Los mejores relojes de Casio o los que llenan de más satisfacciones a sus usuarios son claramente las series digitales más humildes como la F - W y las A, todo lo que salga de estas series es complicarse la vida.

    La segunda zona horaria se puede encontrar en relojes espectaculares como el injustamente olvidado W-201, el Cuasi Marlin W-202 y el Terminator W800H, no es necesario recurrir a los AE que son al final muy engorrosos de utilizar.

    Yo en Casio siempre llevo relojes digitales clásicos de una duración de batería entre 7 y 10 años y de los sencillos en funciones, nada de Solares, ni multifunciones, ni DataBank, ni horas mundiales… lo sencillo y estandarizado es lo mejor, en la gama baja mí favorito es el W-59 el cual ha sobrepasado todas las expectativas que tenía puestas en el, me ha sorprendido muchísimo este durísimo e indestructible chiquitín al que le llamo la Cucaracha termonuclear.

    El Marlin W-750 que habéis puesto es para poner los dientes largos…….:)

    ResponderEliminar
  2. Apolino el Marlin que aparece al final del artículo es una entelequia...en realidad no existe. ;)

    ResponderEliminar
  3. Esta vez no estoy de acuerdo con Apolino. Hay miles de Casio que me llenan de satisfacción, más avanzados, de gamas más altas, con mejores materiales; y calculo que a mucho de sus usuarios también lo están.

    Es mas, pienso que muchos usuarios nuevos, están más que satisfechos con cualquiera de los nuevos Casio, incluso, con muchos que yo detesto, como el GA-100...

    ResponderEliminar
  4. bueno: mi primer y único casio ha sido el actual DB 36 y no me ha dado problema alguno. Aunque si bien es cierto, la funcion de horario de verano debería activarse en un menú secundario y no en el principal.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...