Tres modelos que dejaron de fabricarse con la llegada del nuevo milenio


Si algo me motivó en su día a abrir este blog fue el de defender a Casio a ultranza, colaborar a reforzar su imagen de marca icónica en digitales, y a difundir sus modelos. Era por aquel entonces, antes de la invasión de modelos de marcas "low cost" que simplemente remarcan (valga la redundancia) módulos chinos fabricados sin ningún tipo de identidad (y lo que es más peligroso: sin calidad), el fabricante de relojes con el que fácilmente te identificabas, porque eran los relojes que podías adquirir baratos, de calidad, y que podían sacarte de más de un apuro.

Si no fuera por Casio apenas tendríamos relojes japoneses a los que recurrir en digitales. Citizen y Seiko renunciaron a ellos hace ya mucho en favor de modelos de tinta electrónica muy bonitos pero -también- mucho más caros. Inalcanzables para los usuarios y destinatarios de los Collection de Casio.




Así, solamente nos habría quedado como alternativa Timex -quizá- con el problema de que si en Casio no actualizan relojes digitales apenas, en Timex llevan lustros sin hacerlo. Los que tienen en catálogo son los mismos con los que llevan hace cinco o diez años.

Otro tanto de lo mismo pasa en Nixon, Freestyle y tantos otros. Otras marcas (Calypso, Marea, Nowley, Sector...) ni siquiera fabrican sus propios módulos. Sólo son montadores, aunque Calypso (grupo Festina) sí hace sus propios calibres analógicos cuando quiere, lo que denota el desprecio absoluto que tienen hacia los digitales y, por extensión, hacia todos los que los usamos. Y digo esto porque a esos fabricantes no les duele en prenda ni les tiemblan las manos el colocarte un chino remarcado y cobrarte por él sólo por llevar su marca, lo que supone todo un insulto para los que amamos -y respetamos- los relojes digitales. Es evidente que todas esas firmas no sienten lo mismo que nosotros sentimos por este tipo de relojes.


De manera que abrir una publicación, y decir ésto cuando en ningún lado te lo decían era, para mí que buscaba y prefería modelos digitales, algo muy importante. Decir que Casio era -y sigue siendo- el único fabricante de cierta entidad (e identidad) que seguía todavía lanzando buenos digitales era algo tan notorio e importante que era necesario que se supiese. Cierto que todo eso ya resulta palpable solo con ver el escaparate de cualquier tienda de relojes, sea la que sea, pero no todo el mundo lo tenía tan claro.

Durante estos últimos años hemos vivido en Casio un más o menos notorio abandono de lo digital, en favor de los relojes analógicos (cuando un reloj analógico tiene una minúscula ventanita digital para dar la fecha, e invertida para que apenas se vea, casi ni merece la pena denominarlo ana-digi), y de los modelos llamémosles -para respetar las tendencias que le quieren dar desde la marca- premiums. Por desgracia, eso ha supuesto a su vez que algunos digitales históricos en el catálogo de Casio hayan desaparecido y, lo peor de todo, algunos sin sustituto.


Que desaparezcan digitales en Casio es una noticia terrible, aunque en ventas en Asia cosechen grandes éxitos, porque sin digitales Casio pierde todo su valor y razón de ser. Sin digitales, Casio no deja de ser "una marca japonesa más", y en ese aspecto -en el de los analógicos- Seiko y Citizen le llevan una gran ventaja, porque fabrican mejores relojes, con calibres propios, con mejores acabados... y con un precio muchísimo más competitivo.

Por fortuna, algunos de los modelos digitales que Casio ha descatalogado han tenido enseguida sustituto. Por ejemplo, el W-720 ha sido sustituido por el W-202, y el F-108 por el W-215. Otros, sin embargo, como los A188, A179 o los F-28, no han encontrado sustituto.

Por desgracia podríamos mencionar a más, pero solo vamos a hacerlo con tres: el W-720, el F-28 y el F-30, tres relojes digitales que nos abandonaron hace más o menos años, pero todos desde que empezó este siglo y desde que Casio empezó también a cambiar "de rumbo".


Casio F-30: el reloj para empezar a amar los digitales
Empezando por el último, el F-30 fue el primero en caer en esta curiosa "caza de brujas" iniciada en Casio para hacer salir de sus catálogos todo lo que oliese a digital. No en vano era representante de una década que ya no volverá, un reloj con un concepto que muchos recordaréis en los ochenta: el de usar y tirar. Era el típico reloj que cuando se le terminaba la pila o se le rompía la correa (más bien esto último, la mayoría de las veces) directamente lo tirabas. Era un producto con el sello de un tiempo en el que se empezaron a dar cuenta muchos fabricantes de que sustituir un producto compensaba más que repararlo. Y el F-30 era muy caro de reparar -dentro de su rango de precio-, porque el deterioro de una de sus correas implicaba el deterioro de la otra, y también el de su trasera. Así que había que cambiarlo todo a la vez.

Era un reloj típico que llegó cuando se empezaron a popularizar esa clase de objetos "sustituibles": motores de automóvil con correas de distribución en lugar de cadenas, bolígrafos Bics desechables, y un largo etcétera.


No obstante, como reloj para niños que era (estaba destinado a iniciar a los más pequeños en el mundo digital) tenía muchas virtudes, que curiosamente tenían mucho que ver con esa filosofía del "usar y tirar". Gracias a ello era un reloj muy modular, no había partes pequeñas (como tornillos o pulsadores que pudieran desprenderse y tragárselos los niños), con lo cual era un reloj muy seguro con el que los chiquillos podían aprender la magia de los números, de los contadores de segundo en incremento hasta pasar a los minutos, y del formato AM/PM. Lástima que Casio no cayó en la cuenta de un "pequeño detalle" que seguían haciéndolo "peligroso"para niños de corta edad: los pasadores de sujección de la correa a la asas, de tipo bulbo, afilados y extremadamente finos.

Aún así, este reloj no tuvo sucesor alguno, por desgracia.


Casio F-28: el niño se hace mayor
El F-28 fue el segundo intento por parte de Casio en fabricar un reloj para chicos y adolescentes. Con una correa fina y corta, era muy cómodo en muñecas pequeñas. Además, el tamaño de sus asas hacía posible que, a medida que su propietario creciera, poder ir cambiándosela por una de un reloj "más grande",de un F-94, F-91, o de un W-59 o W-19, ya que eran totalmente compatibles.

En el F-28 ya obteníamos un reloj más amigable con el medio ambiente. Su módulo seguía siendo compacto y había que desarmarlo por entero para cambiarle la pila (como el mismo F-91, curiosamente el F-30 en sus últimas versiones ya no tenía ese defecto, como os explicamos aquí), pero por lo menos su tapa de cierre -de resina- era independiente de la correa, sustituible y reemplazable y, además, era Water Resist. Por otro lado su módulo, aunque muy minimalista, ya ofrecía fecha, horario de 24 horas y una buenísima autonomía de siete años.

Casio dejó de fabricarlo este año y, de momento, ni tiene ni se le espera sustituto alguno.


Casio W-720: un reloj para toda la vida
Finalmente nos encontramos con el W-720. Éste fue sin duda el modelo más añorado y el que más nos dolió ver desaparecer a todos los que amamos a Casio. No solamente porque con él se cierra toda una familia de modelos (la de la W-7xx: W-721, W-720 y el mismo W-700), sino que su magnífico módulo no ha tenido, desgraciadamente, sucesor alguno. Y eso es lo que más nos duele.

Ciertamente que como reloj digital el W-202 es un más que digno heredero, pero su módulo está muy por detrás en especificaciones: carece de doble horario, y su pila tiene una pobre autonomía de solo tres años, muy lejos de los cinco años que nos ofrecían los W-720.


Pero no queremos que os quedéis con un mal sabor de boca. No todo es malo para los que amamos los digitales. También hemos visto bonitos lanzamientos: los A500, los AE-1300, o los mismos SGW-1000 o W-735, sin olvidar los magníficos AE-1200, los más equilibrados y atractivos de entre los digitales de Casio de los últimos años, sin dudar.

Y, por supuesto, el GWF-D1000 Frogman, lo que nos alienta y nos da esperanza de ver por fin de nuevo un digital de metal en Collection. Porque, al final, no es tanto lo que le pedimos a Casio: tan solo un reloj de tan bella factura como el W-800, con el mismo módulo de pila de diez años de duración pero añadiéndole un temporizador y una caja de metal. Con eso nos quedaríamos más que satisfechos. Casio puede hacerlo, no le costaría nada hacerlo, la cuestión más bien es: ¿lo hará?





| Redacción: ZonaCasio.com

17 comentarios:

cachemir dijo...

Genial artículo, muy en la línea de los artículos "Zonacasio" que nos gustan tanto. Mi opinión a si hará un Collection digital con caja de metal es que no lo hará. Hasta que se la peguen bien gorda con los premiums, no harán nada de eso

guffy dijo...

Se os ha olvidado mencionar de que el W-202 es solo resistente al agua 50 metros, mientras que el W-720 era resistente al agua 100 metros.

guti.bitacoras.com dijo...

El F-30 nunca me gustó, eso sí, el F-28 y el W-720, especialmente éste último eran relojazos. Pura esencia Casio. Completísimo, duradero, y asequible.

Qué pena que no haya nada así. Menos mal que con el W-780, que será eterno (espero), tengo el gusanillo matado.

Apolino Apolinos dijo...

Desde que Casio soltó el lastre dejando ir a un histórico como el Casio W-720 ya nada ha sido igual en Casio, quizás sea una fatal coincidencia, pero casualmente desde que este mítico reloj con carácter de Marlin desapareció se ha notado un punto de inflexión en Casio…… Cuánto se te echa de menos W-720....:(

Jokerblue dijo...

Año 2011. El día 1 de mi colección, esto es, el día que decidí ir a una tienda física a comprar "unos Casio"....(sin ni tan siquiera imaginar que iba a coleccionar) me compre 4 relojes:

A-158, A164, A163 y W-720.

Llegué a mi casa y me fuí al baño. Y en un momento personal e intimo, muy agustete...disfruté de los 4.

Recuerdo especialmente al W720. Pensé..."éste se parece a los buenos de antes...tiene TR".

Ahora lo pienso y no entiendo porqué me dió por comprar 4 relojes. No lo entiendo. Pero sí me acuerdo que el W720 me pareció el mejor...de calle.

Luego me metí a internet...y de pronto recordé toda mi infancia.

Jokerblue dijo...

Por cierto...el W721, la versión asiática de W720 es otra gozada...pero ambos representan la "plata" de la marca (que no es poco) al igual que el W780. El inicio de la caida, los finales ochenta...En todo caso un 8.

El "Oro" como bien dice Apolino lo representa el caracter Marlin. La calidad 10. Testear un DW200.

Romualdo Sanchez Huete dijo...

Si me menudo reloj digital el gwf-d1000 a 1000 euros y espera aun a vez si llega a España y no pasa igual que con el gwf-1000-sr que quedo en agua de borrajas

Romualdo Sanchez Huete dijo...

Si me menudo reloj digital el gwf-d1000 a 1000 euros y espera aun a vez si llega a España y no pasa igual que con el gwf-1000-sr que quedo en agua de borrajas

Apolino Apolinos dijo...

Año 1987… Ring ring... iniciamos el nuevo curso académico después de las vacaciones de Verano, de repente aparece por la puerta mí compañero de pupitre todo orgulloso, después de los típicos saludos y de contarnos que tal nos ha ido el verano le veo algo nuevo, distinto, diferente, veo que mira todo orgulloso su muñeca izquierda, en ella observo que tiene un reloj negro que no logro identificar, no hizo falta que lo hiciera, él se encargo de enseñármelo con cara de satisfacción , mira… me he comprado esta chulada de reloj en un Bazar, es el nuevo Casio WR 100M, y digo yo, déjame ver, que chulada de reloj..Uffff ¿Y dices que es Water Resist 100M? y él me dice..si, me he bañado con él en el Lago del pueblo y en la playa, me he metido con el debajo del agua a más 2 metros de profundidad, ¡Madre mía! cuanto más lo veía más me gustaba, es un Casio, pero un modelo que no había visto nunca antes, la caja es muy original, tiene algo especial que lo hace identificable en la distancia, le dije que me lo dejará y lo estuve viendo en mí mano… ese día me enamore de Casio, el reloj que sostenía entre mís manos era nada y nada menos que un auténtico Casio W-720 de los 80´, para que hablar, me pasaba los días en clase mirándole el reloj mientras oía sus señales horarias cada vez que terminaban las clases, me tenía enamorado, era una chulada y él estaba muy orgulloso de su impresionante reloj, ese mismo año me compre el Casio DW-210 que tampoco se quedaba cojo, pero tengo que confesar que el W-720 me marco profundamente, me marco su icónico diseño, su suave tacto y su potente modulo.. todo en él era un alarde de belleza tecnológica, escogí el DW-210 por tener otro modelo que también me gusto, pero con el W-720 hubiera sido igualmente feliz, con el W-720 sentí la fiebre de los Marlin sin serlo, sentí su energía, su belleza, sentí la potencia de los modernos Casio mientras recordaba los Casio Nadadores, Melody, Veleros y Marlin que no pude tener a principios de los 80` por ser más pequeño, se me escaparon en su día, no los pude atrapar, disfrute viendo cientos de Casio nadadores y Marlin que me rodeaban a la salida de los recreos y se me fueron pasando todos, pero esta vez iba a tener si ó si un auténtico WR de 200M de Casio, sin saber que lo que realmente llevaba encima era una bestia parda llamada Casio DW-210.

Apolino Apolinos dijo...


PARTE II

Con el tiempo se me rompió la correo y lo abandone en las profundidades de un cajón y no en su hábitat natural que hubiera sido en las profundidades de un claro y bonito mar Mediterráneo, compartiendo aventuras con la luminosa fauna marina, sin embargo ahí quedo el mítico DW-210 durante muchos años, en un medio que no era el suyo, hasta que un día de 1993 se le agoto la pila y lo deje morir, con el DW-210 se fueron también mis felices años de instituto, mis recuerdos compartiendo pupitre con mi compañero de estudios, los dos mostrábamos orgullosos en la misma mesa dos pesos pesados de la relojería moderna, un Casio W-720 y un Casio DW-210, y de repente como si una ola se lo hubiera llevado todo se fueron borrando los recuerdos, los surcos en la orilla dejados en la juventud se fueron difuminando con el ir y venir de cada ola, los recuerdos de aquellos años me asaltaban de vez en cuando, años en los que fui tan feliz mientras me acompaño en toda esa época mí querido Casio, es como si dichos recuerdos ya agonizantes no quisieran morir………. Al final todo quedo en una bruma marina que lo acabo borrando casi todo, así fueron pasando los años, año tras año, hasta que un día de Otoño del 2011 ¿Qué le paso a todo el mundo en el 2011 con los Casio? “Quizás ZonaCasio tenga la culpa de todo…” divise a lo lejos una enorme ola acompañada de una intensa brisa fresca y marina que fue dejando al descubierto aquellos surcos del pasado que fueron borrados en mí juventud, esta nueva brisa me trajo de vuelta a un mítico Casio que atrape con la Red, este pez de las profundidades marinas era nada más y nada menos que un Casio W-720 y con él todo volvió a empezar en el mismo punto en que se quedo en aquellos maravillosos años 80´, pesqué el pez que no tuve en mí juventud, el no Marlin que tenia más carácter de Marlin que la inmensa mayoría de los de su especie, me lo encontré de frente y lo pesqué y aquí empecé a ver a Casio de una manera diferente a como la viví en los años de instituto, sin embargo, me apena ver cuando echo la vista atrás la cantidad de maravillosos peces tropicales que surcaban los escaparates de los 80´ dando incansablemente la hora y lo vacíos que están actualmente.

En mí caso y como le ha pasado a Jokerblue, también el W-720 tuvo la culpa de todo, él es el culpable de mí amor por Casio, este icónico reloj ha llegado al corazón de mucha gente de varias generaciones y con su marcha que ya me parece eterna se ha muerto y se ha llevado consigo una parte muy importante de Casio, la Casio carismática, la de los años dorados, ahora tenemos otra Casio con sus virtudes y defectos, esperemos que Casio tenga a bien volver a reeditar estas maravillas tecnológicas en un futuro próximo.

guti.bitacoras.com dijo...

Tus dos comentarios Apolino Apolinos, están a la altura de los posts de ZC. He disfrutado leyéndote, por el contenido, y por las emociones que me ha transmitido como lo has escrito.

Es cierto que los seguidores fieles de ZC, tenemos una necesidad de reencontrar ese sentimiento que teníamos cuando de niños, Casio era Casio, y todo era más intenso.

Cuando un chaval como era vuestro caso de instituto, podía tener en Reyes un reloj WR100M de precio relativamente asequible, cuando el resto de marcas, lo consideraban un lujo, o tener calendario programado mostrando mes, día y día de la semana, o cuenta regresiva, o REM, ... Funciones que como digo, no se habían visto antes a esos precios.

Tecnología para todos era ese W-720, luego la evolución no lo haría mejorar, al contrario, perdiendo el cristal mineral, la fabricación japonesa, ... Un signo de los derroteros por los que nos iba a llevar Casio.

Jokerblue dijo...

Que gran historia Apolino. Coincido contigo...¿qué nos pasó a muchos en 2011?

En mi caso fue el aburrimiento de un Sábado por la tarde...Coincido contigo en otra cosa, en esa "bruma de años y años que lo borraron todo". También me pasó. Desde 1995 aproximadamente hasta 2011 la palabra Casio se borró de mi cabeza.

Para luego regresar y despertar esos recuerdos que creía dormidos y sólo estaban en stand by.

Da gusto leerte compañero porque me siento como un compañero de experiencias.

Peugeot dijo...

Yo tambien fui otro que en los noventa se olvidó totalmente de Casio. El DW-210 no era manco, era todo un relojazo. Ahora por lo mismo le ponen un sensor de profundidad y te piden mil euros, ¡toma ya!

guti.bitacoras.com dijo...

No hay que olvidar la grave crisis que sufrió Casio a mediados de los 90, donde apenas quedó relegada a Japón.

Jokerblue dijo...

Crisis que hizo que por ejemplo un servidor se olvidase de Casio dirigiese su atención a los Spoon invertidos.

El DW-210 es una de mis mayores búsquedas (en su versión "B").

jotayand dijo...

También yo tuve un paréntesis desde 1997 hasta 2014 en el que los digitales desaparecieron de mi mente. Por aquel entonces mi mujer, todavía novia, me regaló un Lotus que todavía conservo. Posteriormente compré un EF127 y volví a Casio pero con un analógico.
Fue en la primavera de 2014 cuando un artículo de Yofuiaegb produjo un click en mi mente. Compré un F91 para mí y un A158 para mi mujer. Los dos somos muy aficionados ahora. Tenemos unos 70 modelos de todos los tiempos, entre ellos un fabuloso DW210 que fue mío a principios de los 90 y que ha sobrevivido más de 20 años perdido por los cajones de casa de mis padres. Toda una joya devuelta a la vida y que ahora guardo como oro en paño.

Apolino Apolinos dijo...

Bonitas historias, gracias a todos… :)

La cantidad de relojes Casio que habrá en los cajones abandonados, cuando te encuentras por azar un Casio de tu niñez, escondido en un mueble y medio olvidado es como si encontrarás el tesoro de Tutankamón, en ese momento te teletransportas a otra época…

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock, en primera línea de batalla en Barcelona

No os voy a cansar de nuevo con el atentado ocurrido ayer en Barcelona (además, yo apenas sé lo que ha pasado ), porque supongo que ya esta...