¿Llegó Casio al máximo en digitales?


Cuando uno analiza los modelos con los que contaba antiguamente Casio en su amplísimo catálogo de digitales, y se pone a compararlos con los que tiene ahora, no puede casi evitar pensar que Casio haya llegado a lo máximo que podía lograr en cuanto a relojes con LCDs, digitales, se refiere.

Y es que Casio tenía -y ofrecía- auténticas maravillas en digitales. Tanto en el aspecto estético, con pantallas de dígitos a diferentes colores (G-3000, G-3100, G-3101...), inversiones personalizadas (DB-70...), contrastes en varios niveles (G-7800...), animaciones (GM-100, DWM-100...), LCDs con niveles de color y gráficos multifuncionales y excepcionalmente definidos (GW-400, GL-7200...), como en el funcional (dot-matrix en toda la pantalla, diferentes modos personalizables, diferentes presentaciones y combinaciones en la pantalla principal, incluso diferentes opciones de elección de tipografía...).




Resulta por lo tanto asombroso, increíble, que esos elementos que estaban presentes antiguamente con tecnología dúplex de doble LCD, memoria de acceso protegido o combinaciones de LCA y LCD en la misma pantalla, no se puedan fabricar, producir y ofrecer a día de hoy. Pareciera como si hubiese algo en la tecnología de hace diez o veinte años que fuera inalcanzable en la actualidad.

Es como si Casio renegara de lo digital -que, paradójicamente, es su esencia, siempre lo fue-, quisiera correr un tupido velo sobre ella, para pasar a lo analógico. Como si en lugar de una calculadora con LCD prefirieran fabricar las antiguas y obsoletas (pero más caras) calculadoras mecánicas. ¿Por qué esto es así?


En primer lugar, es así porque puede pedir más dinero por un reloj analógico. O dicho de otra manera, para que nos entendamos: un analógico admite multitud de acabados sin necesidad de cambiar módulos o maquinaria, y esos acabados es lo que suele razonar sus precios más elevados. El precio del calibre en sí, al desnudo, es irrisorio.

Por otro lado una razón importante que ha llevado a Casio a fabricar tanto analógico es, simplemente -ellos lo dijeron no hace mucho- que los venden, y la gran demanda existente. El público en general lleva un reloj para lucir, no por ser práctico, y parece ser que la mayoría de personas prefieren para esos menesteres uno de agujas en lugar de un digital. Dicen que tienen más "personalidad". Argumentan que "lucen más".


De manera que todos los fabricantes de relojería que quieran subsistir han de ofrecer un extenso catálogo de analógicos quieran o no, y además pueden venderlos más caros, porque pueden incrementar el precio de miles de maneras y con miles de estrategias.

Un reloj digital, sin embargo, pocas variaciones puede tener. Ciertamente puedes modificarle el filtro LCD y motivos estéticos de la caja, como colores, pero poco más. Y por eso -al menos de momento- no puedes pedir demasiado, porque se ve a leguas que, aunque la estética de la caja varíe, el reloj (su módulo, su alma) es el mismo.


En un analógico "el alma" está más disfrazada, no se ve a simple vista lo que lleva. Ciertamente podremos más o menos adivinar su tipo de movimiento a simple vista según la disposición de sus subesferas o de sus ventanas de fecha, pero eso no nos asegura al cien por cien que el calibre sea gemelo a otro con ese mismo diseño y posición de sus elementos. Simplemente cambiando índices, números, fondos y manecillas, el fabricante puede lanzar otro reloj de aspecto radicalmente diferente. Aunque en su tecnología y maquinaria sea el mismo. Esto no puedes hacerlo en un digital.

Es cierto que en un digital puedes cambiar su módulo, pero esas son palabras mayores. No solo necesitas adaptar para ello tu línea de producción, con el objetivo de fabricar un nuevo LSI, sino que deber adaptar la maquinaria de corte de LCD, ensamblaje, circuitería... Y todo eso, que es caro de hacer, no revierte en beneficios elevados, porque luego no puedes exprimir ese producto sacando de él varios modelos, como en los analógicos ocurre, sino solamente podrás lanzar versiones.


Obviamente amortizarás los costes, pero no obtendrás beneficios tan asombrosos como los que puedes sacarle a un analógico del que puedes hacer miles de modelos partiendo de uno en concreto y usando en el fondo un solo calibre. Ahí tenemos, sin ir más lejos, módulos realizados en G-Shock que comparten entre sí varios modelos, o en Edifice. Sin mencionar la de Miyotas o Seikos idénticos que visten un innumerable número de modelos en Collection.

De manera que, de momento, los digitales seguirán siendo marginados, un poco apartados con módulos "reaprovechados" (como los AE en la actualidad) y poquita cosa más. Aquellos digitales tan avanzados, sofisticados y asombrosos siguen escaseando. Hasta que la moda cambie o la gente se canse del analógico disfrazado por fuera y clónico por dentro.


| Redacción: ZonaCasio.com

6 comentarios:

  1. Ahora lo digital se está yendo a la parte de intercomunicarse con otros dispositivos, sea por bluetooth o por WiFi, mientras no se muestre eso no va a tener mayor interés un digital por ahora, muestra mayor interés un analógico con 5 motores bueno en mi caso por lo menos pasó así. La desventaja actual de los sistemas android en relojes es que el excesivo uso de batería y las actualizaciones en el sistema los hace relojes prácticamente desechables luego de unos pocos años similares a un celular, en cambio un reloj normal es muy difícil que se dañe y la batería dura años y años y años.

    ResponderEliminar
  2. Ahora lo digital se está yendo a la parte de intercomunicarse con otros dispositivos, sea por bluetooth o por WiFi, mientras no se muestre eso no va a tener mayor interés un digital por ahora, muestra mayor interés un analógico con 5 motores bueno en mi caso por lo menos pasó así. La desventaja actual de los sistemas android en relojes es que el excesivo uso de batería y las actualizaciones en el sistema los hace relojes prácticamente desechables luego de unos pocos años similares a un celular, en cambio un reloj normal es muy difícil que se dañe y la batería dura años y años y años.

    ResponderEliminar
  3. Desde un punto de vista estético creo que Casio toco techo con algunos de los míticos modelos de los 80´ con cajas en acero y con módulos finos y elegantes como los maravillosos ana digitales LCD al estilo del Casio A203, con la masiva aparición de los relojes deportivos de plástico en los digitales y el renacimiento de los analógicos en los 90´se acabo lo que se daba, el acero fue desapareciendo de los catálogos de los relojes digitales eliminando el glamour y la elegancia que ofrecía el metal de las marcas orientales como Casio, Seiko, Citizen….


    Si los relojes digitales se hubieran mantenido una década más en lo más alto del colofón es probable que hubieran experimentado con nuevos materiales capaces de envolver a los magníficos módulos digitales de aquella época, nuevos materiales como el Zafiro, nuevas aleaciones metálicas, la cerámica….. Solo algunos modelos de Seiko y de RADO Cerámica Digital Automatic han alcanzado estas altas cotas, es una pena.

    Yo no creo que los relojes digitales no sean elegantes ni que estén acabados, más bien pienso que los mataron para dar paso a los clásicos analógicos, recuerdo la década de finales de los 70´ y principios de los 80´ cuando casi todo el mundo tenia relojes digitales en acero como los Casiotron macizos y los finos y ultraplanos digitales y era una gozada verlos, aquellos relojes tenían muchísima personalidad, llamaban muchisimo más la atención que los analógicos y trasmitían un aura de modernismo y elegancia indescriptibles y que encajaban en la muñeca como un guante, siempre te parabas a mirar que funciones tenia cada reloj digital que veías ya que cada uno te sorprendía con unas características electrónicas diferentes, aquellos relojes eran muy superiores en calidad y de mayor tamaño que los actuales Casio A-168W por poner solo un ejemplo.


    El abaratamiento del plástico unido al abandono progresivo de los digitales como relojes deportivos le fue quitando estética y elegancia para convertirse en relojes ocasionales de usar y tirar que es en lo que se han convertido actualmente.

    ResponderEliminar
  4. En los 80´ te calzabas un reloj puntero en acero súper fino y elegante, con un súper modulo, con un brillo azulado que se veía y que sonaba a distancia y con la musiquita de aquella época tocabas el cielo, eran otros tiempos donde se ponía amor en las cosas que se hacian, esa época ya no volverá, era la década de la elegancia y el glamour tecnológico.

    El glamour tecnológico
    https://www.youtube.com/watch?v=KVEy79ctrVQ&nohtml5=False

    ResponderEliminar
  5. La primera imagen con que ilustráis el artículo muestra mejor que nada la maravilla y la excelencia que alcanzó Casio en la fabricación de modelos digitales.

    Esa familia de "Blue Thunders", tecnológicamente vanguardistas, con módulos completísimos y además de peso moderado, haciéndote sopesar que llevabas algo contundente en la muñeca, representan la época dorada que alcanzó la tecnología digital, en la que además de los Marlins con sus diseños deportivos convivían con infinidad de marcas que intentaban coger la ola digital que el acero enseñaba.

    Mención especial a Citizen y Seiko, por la extraordinaria calidad que presentaban en diseño y tecnología de vanguardia.

    Ahora mísmo lo digital va unido a lo funcional (si es un simple reloj) mientras que si es un smart watch esperamos de él poco menos que vuele.

    Estos modelos con los que Casio alcanzó la excelencia me recuerdan un poco a la leyenda de la Atlántida y los Atlantes....Una sociedad avanzadísima para la época que acabó desapareciendo.

    ResponderEliminar
  6. Todo son modas, y es comprensible que Casio decida dar gusto a los que se preocupan de la moda. Ahora un analógico es trendy. Pero no nos engañemos, un cronógrafo analógico, no es ni la mitad de legible y práctico que uno digital. Y escribo esto con un Tissot PRC-200 Auto Chrono en la muñeca... Eso por no hablar del resto de complicaciones.

    Es decir, me parece bien que hagan analógicos, pero no que ello redunde en renunciar a su origen, reduciendo los digitales a la gama baja o a modelos con precios injustificables.

    ResponderEliminar

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...