2016-03-09

Casio anuncia oficialmente su nuevo Frogman


Tras las filtraciones de estos pasados días era evidente que Casio no iba a tardar en difundir su última novedad digital (y, para qué nos vamos a engañar, su mejor reloj Premium y su mejor Master of G de todos los tiempos). El GWF-D1000 viene a ser la respuesta rompedora, el puñetazo sobre la mesa de Casio tras el "chasco relativo" de su WSD-F10, el primer smartwatch de la marca.

Y es que en el G-Shock GWF-D1000 Casio no ha ido con medias tintas, sino que ha tirado "la casa por la ventana" con un módulo descomunal, sublime, encerrándolo en una caja aplastantemente cautivadora y robusta. Su aspecto lateral "robótico" y futurista nos dice ya muy mucho acerca de lo que significa este reloj, de su cuidado diseño y de su calidad aplastante por los cuatro costados (ahí tenemos, sin ir más lejos, su cristal de zafiro).




El GWF-D1000 saldrá a la venta el 10 de junio, y se trata de un modelo diver certificado ISO, siguiendo la forma asimétrica de su diseño con el fin de no interferir en la movilidad de la muñeca del buceador (obviamente, ha de ponerse en el brazo izquierdo, aunque nadie nos prohíbe mientras no estemos buceando ponerlo en el derecho...).

Casio habla de un sensor profundímetro "de alta precisión", que incluye visor de temperatura del agua gracias a que es capaz de detectar y trabajar con unidades tan sensibles de 0,1ºC. La brújula posee la tecnología, ya estrenada en los últimos Pro Trek, de función de corrección autónoma y automática, lo cual agradecerán especialmente los surfistas, buceadores y nadadores que quieran utilizar el sensor de dirección, porque podrán hacerlo en cualquier posición dentro del agua.


El sensor de profundidad tiene también una precisión asombrosa: 10 cm, y desde 0,1 hasta los 80 metros, con una capacidad de medición de hasta 6 horas. Incluye innumerables funciones, como alarmas de velocidad o capacidad de registro de temperatura mínima del agua.

Pulsadores grandes, correa reforzada con fibra de carbono, recubrimiento DLC... estamos hablando de toda una máquina, tanto de buceo como en cuanto a reloj, y tanto es así que Casio ha modificado el clásico logo de la rana y le han añadido una linterna en referencia a que el reloj es una herramienta magistral en labores de búsqueda y rescate bajo el agua.

Pero si te parece poco, no se acaban ahí sus especificaciones (si el manual de los Pro Trek es ya gordo, no nos queremos imaginar lo que será el de éste...), porque incorpora cronógrafo de nada menos que 100 horas, temporizador de 24 horas y cinco alarmas. Por supuesto, posee las especificaciones que se pueden esperar de todo un Casio de última hornada: sonido de los botones desactivable, duración de la iluminación seleccionable (entre 1,5 o 3 segundos), tecnología LED con Full Auto y Super Illuminator y, encima, nada menos que 23 meses de autonomía con el acumulador a plena carga (ya sabes que es Tough Solar).


Su peso, ya os lo contamos en anteriores artículos, es de 141 gr., del cual es responsable la "caja fuerte" que es su armazón, con cierre a rosca, como buen Frogman. Las medidas son también dignas, pero que agradecerán los amantes del mar y del buceo: 59,2 x 53,3 x 18 mm.

De inicio habrá dos versiones, la estándar Casio GWF-D1000, y la Casio GWF-D1000B con espectacular recubrimiento IP (incluidos pulsadores y tornillería frontal, en un asombroso azul metalizado). El precio del primero (para Japón) es de 1005 € aproximadamente; el segundo tendrá un precio de 1045 €. Habrá que ir pensando en robar un banco.





| Redacción: Zona Casio

6 comentarios:

  1. Casi dos años de autonomía, pasada! ¿Dónde quedamos para robar el banco? ¿Me lleváis? Yo hago de conductor.

    ResponderEliminar
  2. Sigo insistiendo, cuando veremos un digital así pero con caja cuadrada? O tenemos que conformarnos solo con el GW 5000?

    ResponderEliminar
  3. No Miguel Angel, por favor, que no saquen un digital asi en cuadrado que son 1000 euros! Que dejen este Frogman y que se queden ahi, que sigan sacando a ese precio ana-digis que esos no me tientan

    ResponderEliminar
  4. Al margen de lo ya comentado y de la controversia del precio. Una preciosidad se mire por donde se mire. Me hace mucha gracia la gente que admira el Rangeman Thailandes. al lado de éste es una pieza plástica de chichi-nabo.

    ResponderEliminar
  5. No entiendo por qué tanto odio hacia el Rangeman. Lo compré en un viaje sin impuestos, para revenderlo, cosa que ya hice, y me dio bastante pena. Tiene un módulo completísimo, mas incluso que los viejos Frogman; y una calidad muy buena. Lo único que no me gustó es que no fuera Electroluminiscente.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevos e interesantes analógicos: Casio MTP-SW310

Entre las novedades que Casio nos trae para este mes, merecen una mención especial unos modelos analógicos muy interesantes. Perteneciente...