¿Existe el purgatorio?

2016-02-17

Edifice patrocina a Carlos Sainz


Estaba claro que tras la llegada de Tag Heuer a Red Bull (que dará dinero incluso para remarcar el motor, ni más ni menos) algo tenía que pasar con Casio. ¿Y qué ha ocurrido? Pues que continúan en la Fórmula 1 (de hecho nunca dijeron que iban a salir), bueno, tanto es así que continúan con la misma marca, la bebida energética Red Bull, pero en este caso en su escudería "pequeña", la "barata", la italiana Toro Rosso.

Podríamos empezar por lo fácil y decir que cómo una marca que quiere ser Premium como Edifice, se rebaja a patrocinar a una escudería del tres al cuarto. Podríamos también hacer leña del árbol caído diciendo que Tag Heuer se le ha reído en la cara de Edifice -de hecho, lo decimos, es la verdad-, pero en este mundo de los patrocinios, y más en el glamour, orgía y despropósitos que reinan en la Fórmula 1 (uno de los deportes más corruptos de todos los tiempos, por cierto, comparados con ellos el ciclismo o el atletismo son una anécdota), ya nada debería asustarnos.




La única alegría es que Casio acompañará a Carlos Sainz, que diréis lo que diréis (que está ahí gracias al apellido, que todo en la vida se lo dieron hecho, que otro cualquiera no habría tenido esa oportunidad -y no tenemos que rebuscar mucho, aún recordamos lo que sufrió en su día Javier Villa y no pudo llegar, o Roberto Merhi-...), pero eso pasa con Carlos Sainz y, según está montada la F1 hoy día, pasa con todos. Así que no es culpa de Carlos que, elementos de juicios aparte o favoritismo, como piloto no lo ha hecho nada mal hasta ahora, ni mucho menos.

Por lo tanto, a pesar de todas las críticas que acabo de verter a la Fórmula 1 (sí, sus mandamases son unos corrompidos multimillonarias, pero ¿y en la FIFA?, ¿y en la UEFA?, si es que en todos lados cuecen habas), y a Edifice por pasarse de una escudería de renombre a una de las últimas de la parrilla (y que, básicamente, reconozcámoslo, Toro Rosso sirve simplemente de entrenamiento para que pilotos se desfoguen y si son buenos pasar a Red Bull, y su cometido no es más que ese), hay que mirarlo con perspectiva. Y la perspectiva es ésta: prefiero a Casio en Toro Rosso que en Red Bull. Vosotros diréis: "vaya desatino, ¡si en Red Bull es donde están los títulos", en efecto, pero Edifice se ha hartado de títulos en estos últimos años (y creo que según están en Mercedes-Benz Petronas, van a tardar en volver a ver algún nuevo título), y lo más importante: en Toro Rosso podrán apoyar con el dinero de su patrocinio a chavales que empiezan, chavales que demandan y necesitan una oportunidad para demostrar su valía (como Carlos Sainz), una oportunidad que en las otras escuderías, a no ser que uno cuente con un buen fajo de billetes y unos cuantos patrocinadores de peso, no les van a dar.

Así que sí: felicidades a Edifice por elegir Toro Rosso. Puede que no tenga ni suene ni despierte tanta fascinación como Red Bull, pero Toro Rosso es una de las pocas que aún da oportunidades a principiantes, y que intenta mantener -he dicho intenta- el espíritu de la F1 de antaño, en donde el piloto estaba por sus manos y sus facultades, y no por su billetera.

Por otra parte, Edifice es una marca comprometida con el deporte del motor, con la velocidad y con la quema de gasolina (si no lo fuera estarían patrocinando la Fórmula E, que es eléctrica, por ejemplo). Puede que esto, en los tiempos que corren en donde se intenta vigilar la contaminación y mantener un entorno de aire mínimamente respirable, no venda demasiado ni logre mucha simpatía en Occidente, pero donde sí vende y tienen simpatía es en Asia, y allí por este tipo de competiciones los forofos dan la vida. Es, por ello, simples cuestiones de mercado.

Pero todo esto que os cuento ya lo sabéis de sobra todos vosotros, no os descubro nada nuevo -y en este blog lo hemos dicho muchas veces-. Yo no puedo hablar por vosotros, porque cada uno tendréis vuestros gustos, y con todo derecho podéis apoyar -o no- este tipo de patrocinios con vuestras compras, pero os puedo decir lo que yo pienso y en cuanto a mí compete, "ni me trae ni me lleva". Mientras en Edifice no ofrezcan un digital digno, o un LCA, no será precisamente una de las marcas por las que beba los vientos (y sí, sigo siendo amante de Casio, pero por fortuna en Casio tienen muchas marcas y podemos elegir alguna otra que más nos guste). Así que en ese aspecto no me preocupa demasiado lo que desde Casio hagan con Edifice. Y, de hecho, me preocupaba más antes que patrocinaban a Red Bull y su dinero iba a los multimillarios bolsillos de "Veteles" y "Ricciardos". No digo que Carlos Sainz no siga teniendo multimillonarios bolsillos (seguro que más que tú, y que yo, y que la mayoría de los que leen este blog, sí, y seguro que tiene más dinero del que jamás veremos nosotros en toda nuestra vida), pero esa no es la cuestión. Si por mí fuera Edifice patrocinaría a Caritas o a Manos Unidas, pero claro, también puede ser que en dos años Edifice no la comprase nadie, porque ya sabemos cómo son estas cosas, y si tu marca no está en los campos de golf, con las estrellas mediáticas y no aparece en carteles luminosos junto a las bebidas y refrescos, no eres nadie y nadie te quiere. Así que los de marketing de Casio, que seguro -ni seguro ni historias: fijo- que saben más que yo de todo esto, habrán acertado sin duda. Por mi parte, por supuesto, todo lo mejor para Edifice y para Carlos Sainz, ojalá ambos triunfen y pronto puedan pelear por el Campeonato (ganarlo no, porque ya sabemos que si se acercan desde Red Bull les dirán que pisen el freno, así son las cosas).

| Redacción: Zona Casio

1 comentario:

guti.bitacoras.com dijo...

Ya a principio de 2014, escribía sobre el nicho de Toro Rosso y los relojes. De nuevo Casio tendría que contratarme: http://www.javiergutierrezchamorro.com/los-relojes-de-la-formula-1/2238.

Como era y soy un soñador, lo veía como el espacio ideal para G-Shock, dejando los más elitistas Edifice en Red Bull.

Pero como ocurre que Casio va de premium, pero no tienen ni idea de ello, van los señores de TAG Heuer, que son los maestros del premium, y consiguen vender relojes buenos, a precios de lujo, y que la gente se pelée por ellos.

Casio debería dejar de lado los premium, con tanta competencia, puede seguir centrándose en lo que siempre ha hecho, buenos relojes, y con mucha tecnología. Luego valdrán lo que tengan que valer, porque Casio siempre ha tenido relojes baratos, y caros.

El precio no lo dictaba que fuese premium, solamente su tecnología y capacidades.