Los productos de Casio son "anti-obsolescencia total" (y no lo decimos solo nosotros)


Puedes leer este contenido también en
ZonaCasio Premium


Todos conocemos muy bien todo lo que nos aportan los relojes de Casio y sus calculadoras, y también hemos oído hablar seguramente sobre la obsolescencia programada, ese mal tan de nuestros días en donde los dispositivos tecnológicos se hacen y diseñan con una fecha de caducidad desde su salida de la fábrica, con la intención de que sean sustituidos y el comprador adquiera otro más moderno para, así, seguir alimentando con nuestros bolsillos una y otra vez a la industria.

Hay pocos fabricantes que hablan de ello, muy pocas marcas van aún más allá y se atreven a asegurar que sus productos están hechos para una vida "ilimitada", o dicho de otra forma: para que duren todo lo posible, todo lo que puedan durar atendiendo a los cuidados que el usuario le de y al mantenimiento que sobre el dispositivo en concreto hagamos.




Obviamente nada es eterno, y un dispositivo electrónico mucho menos, pero si el dispositivo en sí lo envuelves en un cuidado exterior y lo aíslas de los peligros lo máximo posible (G-Shock) te aseguras que, a poco que el propietario le ponga un poco de mimo y esmero, ese reloj siga funcionando durante muchos años. Muestra de ello es la cantidad de modelos de Casio que podemos ver en los sitios de segunda mano sin bisel, sin correas, sucios, medio quemados por el sol y el tiempo y que, aún así, su módulo continúa prestando el servicio para el que fue programado y construido. Otros objetos en cuanto se empieza a dañar su exterior ya tienen los días contados, incluso muchos smartphones empiezan "derritiéndose" por dentro y quemándose la pantalla antes incluso de que el plástico de fuera envejezca. Ya sabéis que con Casio no pasa eso.

Pero sí, está muy bien que yo diga ésto, y también está bien que lo digan en Casio, pero ¿y qué? De cara a vosotros, de cara a todos los que usen esos productos, ¿qué prueba hay de que ésto sea así? Pues bueno, aquí tenéis la prueba, y esta prueba sí se la podéis mostrar a vuestros amigos, vecinos, familia y a todo el que os hable de obsolescencia programada. Porque ayer la Fundación Feniss hizo entrega de las primeras certificaciones ISSOP a Casio, certificaciones que nos aseguran que todos los productos fabricados por la compañía nipona están hechos de forma sostenible y que, además, están hechos sin fecha de caducidad.


Feniss (acrónimo de Fundación Energía e Innovación Sostenible sin obsolescencia programada) es la organización que impulsa y otorga los sellos que, estando las cosas como están, son -y cada vez serán más- de suma importancia para nosotros como consumidores. Esos sellos ISSOP (de Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada) indican que la compañía a quienes se lo otorgan fabrica y diseña sus productos para durar "todo lo humanamente posible". Para durar y, como bien sabéis, para poder además ser reparados.

Las palabras desde la propia Casio con ocasión de recibir estos prestigiosos sellos son toda una declaración de intenciones, y no tienen pérdida alguna:

Siendo uno de los principales fabricantes mundiales de productos electrónicos de consumo y soluciones de equipos empresariales, desde su creación en 1946, CASIO ha luchado por hacer realidad su credo corporativo de "creatividad y contribución" a través del lanzamiento de productos innovadores, imaginativos y sostenibles. Su oferta actual incluye relojes, cámaras digitales, diccionarios electrónicos, calculadoras, ecoproyectores... y todos ellos cumplen con la condición de ser productos con la máxima durabilidad que permite la tecnología. Con la adquisición del sello ISSOP, CASIO reafirma su compromiso con los consumidores posicionándose como empresa referente en términos de sostenibilidad, calidad y durabilidad de sus productos.


Hay que agradecer también a Feniss que impulse certificaciones de esta índole, tratándose además de una Fundación que intenta sensibilizar sobre los terribles efectos que la obsolescencia programada causa al planeta y, por ende, a todos y cada uno de sus habitantes (y esté en cualquier parte del Globo en la que esté, da lo mismo).

Que Casio, con sus productos como ecoproyectores (que han recibido múltiples premios y galardones por su tecnología ecológica, bajo consumo y durabilidad), calculadoras y relojes sea una de las pocas compañías no solo en hablar de obsolescencia (que ya de por sí es un gran paso), sino de apostar por la durabilidad y el compromiso de hacer que sus productos cumplan fielmente su cometido durante años y que, encima, forme parte de un sello auspiciado por una organización externa independiente, es una muestra más de que cuando decimos que un reloj, un Marlin, un G-Shock, una calculadora o un aparato tecnológico de la compañía japonesa es un producto de una calidad pocas veces superada, lo afirmamos -sus usuarios lo afirman- con un buen fundamento y como una realidad constatable.


Jokerblue, coleccionista de Marlins, yo mismo, con un F-24 "de la era del carbonífero", o el mismo Guti con su W-780 que permanece en su robusta caja de metal impasible al paso del tiempo somos solo unos pocos de tantos, tantísimos, que hemos probado a través del tiempo cómo los productos de Casio son de calidad pocas veces repetida y, por desgracia, algo inusual en la industria actual. Para nosotros no necesitábamos este tipo de sellos, porque conocemos muy bien qué significan los productos de Casio. Para quien pudiera necesitar una garantía de su calidad y eficiencia, tiene ahora con este nuevo sello una más que destacada prueba de longevidad y fiabilidad.

Pero ya sabéis también que no descubrimos nada nuevo, llevamos contándolo desde hace muchos años. Por eso nos alegran noticias como éstas en donde se reconocen esas bondades de los productos Casio.

| Redacción: Zona Casio

13 comentarios:

  1. Este es uno de los puntos fuertes de Casio, la mayoría de sus productos son tan duraderos que acabas retirándolos por aburrimiento en la mayoría de los casos, sobre todo los relojes y las calculadoras que parecen inmortales.

    También hay otros productos con galardones especiales, por ejemplo, las calculadoras Casio fx-82 Solar Fraction y la Casio SL-450L tienen el galardón “Ángel Azul – Blue Angel” que es una certificación Alemana de respeto por el medio ambiente, evitando afectarlo.

    ResponderEliminar
  2. Disculpen mi ignorancia,de ser el caso, pero es posible considerar al nuevo reloj inteligente de Casio como anti obsolescencia programada, siendo que utiliza Android?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, tecnicamente el smartwatch de casio no entraria en esa categoria porque aun no se vende.

      Eliminar
  3. Doy fe de ello tengo un protek desde hace 14 años y esta como el primer dia solamente le hago sus cambios de bateria pila que lleva 4

    ResponderEliminar
  4. Doy fe de ello tengo un protek desde hace 14 años y esta como el primer dia solamente le hago sus cambios de bateria pila que lleva 4

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. El único "pero" se lo pondría a las cajas de resina de algunos relojes que acaban rompiéndose en la zona donde encajan los pasadores de la correa. No sé si el problema viene de apretar demasiado los tornillos al cambiar la batería, que la resina se deteriora con el tiempo o todo a la vez.

    ResponderEliminar
  7. Es cierto que Casio sigue haciendo relojes que no están diseñados para romperse. Pero considero que en general tampoco están hechos para durar.

    Por ejemplo un F-91W está bien construido, sin elementos artificiales que haga que se rompa, pero sus delgadas correas de resina, no nos aguantarán más de 5 años de uso, pese a que a la pila aún le quedarán de 2 a 5 años más.

    De G-Shock lo mismo, con biseles y correas pensadas para ser reemplazadas vuelve a ser más de lo mismo.

    Ahora bien, el W-780 que mencionáis, con caja de acero, armis y cristal mineral, es otra cosa, ese si está hecho para durar, sin que esté previsto que se le deba reemplazar otra cosa, salvo la pila y las juntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es tan costoso un cambio de correas, lo que sucede es que las correas de metal no son tan cómodas para todo o para todos, por ejemplo no se que tan cómodo sea salir en bicicleta con armis

      Eliminar
    2. Tampoco es tan costoso un cambio de correas, lo que sucede es que las correas de metal no son tan cómodas para todo o para todos, por ejemplo no se que tan cómodo sea salir en bicicleta con armis

      Eliminar
  8. No olvidemos Guti que la resina dura dos años porque sí, porque así es ese tipo de material. Así que si en un F-91 dura cinco, estás doblando la duración del material como tal, lo cual no esta nada mal :D Y para aumentar su durabilidad Casio ya tiene alternativas como las resinas reforzadas en fibra de carbono o en fibra de vidrio. Es que el material de polímero es así, si lo quieres hacer flexible su vida es bastante limitada.

    Por otra parte ya hablamos aquí sobre cómo se puede lograr que una resina (bisel o correa) dure mucho, mucho más. Pero claro, necesita una serie de cuidados que normalmente nadie le da (le damos). Y si se usa concienzudamente llega un punto en que las cadenas de polímeros no dan más de sí. Para eso habría que recurrir entonces a otros materiales, como el metal que mencionas o el nylon, que esas sí que son mucho más duraderas (y que también las tienen algunos Casio, por cierto, incluso en Collection).

    Lo que se trata al decir que es duradero es que el material con el que esté hecho el artículo (sea este el que sea) tenga la duración más longeva posible que la tecnología permita. Ya sabemos todos que nada es eterno, por otra parte insisto en el mantenimiento, es muy importante. Aun siendo el W-780 todo un relojazo capaz de tirar de carros y carretas durante años, si vas con él todo el día "pegándole a las papeleras" es obvio que el cristal, por muy mineral que sea, acabará destrozado mas pronto que tarde. Así con todo. No me puedo comprar un F-91 sabiendo que tiene cristal de resina, y tratarlo como si tuviera uno mineral o uno de zafiro, no entra en la lógica y eso no tiene nada que ver con la obsolescencia programada, sino con el sentido común. Yo se -perdón que insista otra vez con el F-24, pero es que reloj más "endeble" que ese...- que el F-24 tiene unos límites, como el agua, el cristal, tener cuidado al reemplazar correas... Si todo eso se tiene en cuenta y se cuida, el reloj puede durar todo lo que quieras y más, y dar años y años de servicio como cualquier G-Shock.

    A lo que voy con todo esto es que una cosa es que el fabricante diga: "aquí le ponemos resina de este tipo o este módulo está de esta forma, y a los X años todo esto salta por los aires", con Casio eso no ocurre, y tienes -tenemos- la garantía de que ese producto que adquieras no te va a venir de fábrica para que te dure determinado tiempo y luego te de la espalda, no. Si respetamos los materiales con los que está hecho, y las piezas a sustituir por el propio desgaste -e incluso por higiene, que también es importante- como las correas, y se sustituyen adecuadamente, tenemos reloj para tirar millas. Claro, muy diferente es que vayamos al cambiapilas de turno y de un manotazo se lleve por delante la correa o el clip de la pila, y luego vamos diciendo que los G-Shock no aguantan nada... Es que hasta los objetos más sencillos, los balones de fútbol o las pelotas de tenis que no tienen nada electrónico en su interior, de darles patadas también acaban rompiendo. Y con las patadas y perrerías que les dan muchos a sus G-Shock, que aún sigan funcionando (dejemos atras las roturas de biseles o correas, ya simplemente que continúe funcionando su módulo), ya es muestra bastante contundente de lo que su construcción significa.

    ResponderEliminar
  9. Tienes razón, he confundido obsolescencia programada, es decir, cuando se fuera que ese artículo no dure lo que debe, con el hecho de que un producto siempre se rompe por el eslabón más débil, que no se que nombre tendrá.

    El caso, es que eso nos lleva a una descompensación. Es decir, si tengo un reloj que la pila dura 10 años, pero las correas se rompen antes, está descompensado, salvo que consideremos que es un consumible. O lo mismo si tengo un móvil en el que tras 2 años la batería se rompe.

    ResponderEliminar
  10. Buenas.
    Soy el orgulloso propietario de un DW-270 (módulo 690) ensamblado en Korea, y no sé los años que lleva conmigo, he perdido la cuenta. En su momento lo usé muchísimo, aunque luego estuvo guardado bastante tiempo. Ahora lo he recuperado, le he puesto correa y pila nuevas, y sigue funcionando como el primer día. Es el ejemplo perfecto del Casio que resiste el paso del tiempo, con sus marcas de uso que le dan identidad y empaque, que ha sido sumergido, golpeado, que ha salido al campo en multitud de ocasiones, que ha aguantado innumerables chapuzones en agua salada, interminables días de verano en la sierra con el sol cayendo a plomo sobre su pantalla y mi muñeca empapada en sudor inundando su caja. Y tan sólo necesita un lavado con agua y jabón para recuperar todo su esplendor. El dorado de sus botones y su hebilla se mantiene impoluto (la correa nueva venía con hebilla de plástico, pero el relojero tuvo el detalle de cambiarla por la original). Un "fregado" con pasta de dientes y algodón sobre su cristal le ha devuelto la transparencia. Su legibilidad sigue siendo excelente y su display de tono cobrizo se mantiene precioso.
    ¿Me durará lo mismo el W-800 que adquirí hace un par de años? ¿O que el DW-5600E que me he comprado hace apenas dos meses? Estoy seguro de que sí.
    Una cámara de fotos comprada hace seis meses se convierte en un cacharro obsoleto; un smartphone con medio año pasa a ser una porquería inservible. Pero un reloj casio con 20 años de antigüedad, es una pequeña joya.

    ResponderEliminar

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...