¿Existe el purgatorio?

2015-11-26

Mucho ruido y pocas nueces


A veces doy alguna vuelta por los foros de relojería, y aunque no suelo participar, observo el devenir de algunos de sus usuarios. Me ha llamado la atención la emoción y alegría con la que algunos entran en el mundo de la relojería, comenzando a acaparar piezas de marcas como G-Shock de manera imparable. Pareciera como si quisieran formar un museo y tuvieran prisa por ir reuniendo sus muestras indiscriminadamente.

Pero de repente, de la noche a la mañana e inesperadamente, tal como aparecen se van. No solo no vuelves a saber qué fue de aquellos valiosos modelos que tal vez llegaron a reunir, sino que ni ellos mismos vuelven a asomar cabeza, como si se los hubiera tragado la tierra.




En algunas ocasiones me he preocupado por el destino de algunos, y me he molestado en saber qué les ha ocurrido. Suelen aducir que "han enfocado su colección a otras piezas", o que ya no tienen tiempo. Ninguno reconoce que se le fue de las manos, o que su primer ímpetu en adquirir determinados modelos de reloj, por gustos o preferencias personales, terminó desquiciado, descontrolado y gastando no solo más de lo que querían, sino más de lo que podían.

Ese tipo de personas creo que son las más peligrosas que puede haber en un foro. Las que llegan presentando uno y mil relojes como si G-Shock (o cualquier otra marca, me refiero a G-Shock porque este es un blog dedicado a Casio) fuera a cerrar mañana, o como si no fueran a venderse más modelos. Lo peor de todo es que contagian a gente que tampoco está por la labor, que acaban comprando relojes hechos una porquería en el mercado de segunda mano, y luego se encuentran con que no saben qué hacer con ellos. Relojes que podrían ser restaurados, proyectos a medio camino de ningún destino, que acaban en la bolsa de la basura. Una lástima.


No voy a decir qué pueden hacer los aficionados "auténticos", los que ya llevan muchos años con ésto, ante semejantes personajes, porque no soy quién para aconsejar a nadie sobre cómo debe actuar y, además, cada uno tenemos nuestros propios pecados. Pero a veces deberíamos aconsejar a los recién llegados (o a esos adictos paranoico-compulsivos repentinos) precaución, y vigilar en que no nos pesquen a nosotros también en su psicosis, algo que suele ocurrir más a menudo de lo que imaginamos.

Si todos los que dicen que van a crear "homenajes" o colecciones en sus casas, con palabras grandilocuentes y fotos suntuosas en entornos dispares, lo hicieran, España (y el mundo entero) tendría un museo de Casio por kilómetro cuadrado. Por desgracia la realidad se acaba imponiendo, y es bien diferente, y lo que acaba sucediendo es otra cosa: la desilusión, acabando comprando marcas "de allí y de allá", diciendo que ahora ésta es mejor o que G-Shock lo ha desilusionado. Que dejen de decir monsergas.


Sí, hay muchos que toman el mundo de la relojería, o el del G-Shock o de modelos Casio como los vintage, de una forma muy ilusionante, contagiosa e incluso jovial. Pero la mecha del petardo se les acaba de la misma manera que les llegó, y eso no lleva a nada bueno.

Como siempre he dicho, elije tu modelo, tus dos o tres modelos si quieres, y cuídalos. No te vuelvas loco. No merece la pena. Mejor eso que quedarse por el camino no solo con dinero perdido o lleno de deudas, sino con la ilusión por los relojes de Casio rota y por los suelos. Tu modelo favorito no tiene que costar mil euros, no tiene por qué ser un Mudmaster. Eso déjaselo para los que no tienen mejor cosa que hacer con su dinero, ni nada mejor en qué pensar ni en qué invertirlo.

| Redacción: Zona Casio

9 comentarios:

cupester dijo...

Pondría un "me gusta" como una casa si hubiera un "me gusta" aquí

Elmer Homero dijo...

Esto ya lo vi yo en el mundo de los Comics. Después de la muerte de Superman hubo un boom y todos se lanzaron a comprar lo que fuera al precio que fuera, muchos pensando que sería un gran negocio (Algunas ediciones como el primer Batman o el primer Spiderman llegaban a cifras de seis ceros). Las editoriales comenzaron a imprimir como locas, y sucedió lo que era previsible: Cuando la burbuja reventó muchas personas (si no es que todas) perdieron gran cantidad de dinero y se vieron en posesión de grandes cantidades de basura... Algunos hacen verdaderos "Museos" de Casio pensando en que en un par de años estos duplicarán o triplicarán su valor, sin querer creer que a lo sumo uno o dos modelos se verán en esa situación...

Jokerblue dijo...

En mi caso soy feliz con cada uno de mis 254 modelos. Pero, si hubiese aún ahí fuera otros 200 pesos pesados Vintages de Casio, tendría que aumentar la lista de mis "faltantes" de 22 a 200. Afortunádamente para mí, considero que con esos 22 mi trabajo estará cerrado. Aunque quisiese no encuentro 200 Vintages maravillosos, sencillamente no se hicieron tantos que para mí sean mágicos. No hay.

Comprar compulsivamente es un error, hay que coleccionar manteniendo un objetivo, unas piezas determinadas. Coleccionar con mucho criterio y justificar, qué estas coleccionando y qué quieres conseguir. Tener claro familias, series y modelos.

Una "colección" no es la suma ingente de unidades sin ton ni son. Ha de tener un criterio, un sentido. Y sobre todo ha de tener un final.

También me hace mucha gracia cuando un usuario presenta...4 modelos! por muy buenos que sean y otro usuario suelta un..."estupenda colección"...colección? Palabras grandilocuentes y peloteo máximo. Mañana revendes 2 y vas a por otra pieza...no se supone que es una colección. No señor una colección exige un cierto número. Y como he dicho antes, lo más importante, tener un sentido y tener tanto fin como final. Con todo el respeto a las pequeñas colecciones, pero 3, 4 o 5...eso son 3, 4 o 5 relojes.

Finalizada la colección uno se puede sentar agusto a admirar su obra. Y después, qué más da? puede decidir venderlo todo, o puede decidir quedarsela para siempre. Quizás lo segundo es lo más romántico, pero no debemos de olvidar, y en esto los relojes nos debería haber ensañado la lección, que la palabra "siempre" no existe. Y las colecciones son lo que son gracias a nosotros, las personas.

Cuando todos nosotros acabemos, acabaran con nosotros nuestras ilusiones.

Coleccionar es maravilloso. Y en mi caso es mi mayor tesoro material. La felicidad que me aporta mi colección es plena.

Leo Serrón dijo...

...bueno chicos , cómo están...está muy bueno lo que comentan ambos (Adán , Jokerblue)...pero no se olviden ... muchos de los que somos asiduos visitantes de sus blogs nos apasionan los relojes obviamenteee...pero ténganlo muy presente que la diferencia la hacen ustedes ...como presentan su material y el modo de asociarlo a nuestras vidas (muchas veces cotidianamente adormecidas, otras veces no ) pero nos encanta (hablando ya desde lo personal) mirar los modelos vintage de Jokerblue y meternos en ese dulce túnel de la memoria donde el corazón te manda guiños...y Adán tu nos muestra una medida de nostalgia (uniéndola con gran efectividad) a la medida de tecnología de avanzada con la aventura...no tengo mas 4 relojes (y no necesito mas...a veces dudo que necesite 4 ) ...pero los colecciono a ustedes , sus noticias y sus rescates de "tesoros"...

Abrazos para todos desde el sur !!...al fin y al cabo ...nos encantan u nos unen los relojes...pero lo mas importante son los que nos rodean...y nosotros mismos...!!

Jokerblue dijo...

Gracias Leo, es un placer leer comentarios como el tuyo. Un saludo

SergioQ4 dijo...

Esta vez discrepo con jokerblue, aunque quizá en la interpretación de las palabras.

Coleccionar: Cada uno colecciona lo que quiere, de la manera que quiere, con sus patrones, su lógica, que puede ser inobjetable para uno mismo y una pavada inmensa para otro, pero no por eso uno es "menos coleccionista" que otro.
Mas de uno pondría el grito en el cielo y se moriría a carcajadas diciendo que los Casio no son coleccionables, con qué autoridad?

Mi primer reloj importante (en plata), a mis 18 años, fue un DW-003. Por los 20 y pico, quería un g-shock mas serio, de vestir, metálico, apareció el G741D-1AVDR. Al Dw-003 se le deshizo la segunda malla de "cuero", y finalmente el Bezel (nunca mas lo conseguí). Vino otro DW-003 usado, y luego, un G300-3av para recuperar el reloj Sport.
Luego cuando en mi país se podían comprar cosas con envío internacional y teníamos un cambio adecuado, compré varios modelos que siempre habia querído tener de chico y no había podido, y de repente estaban todos a mi alcance, en ninguno pagué mas de lo que quería, y a raíz de eso he perdido muchas subastas, se hicieron esperar, pero pagué lo justo (para mí).

Yo nunca me consideré un coleccionista, tengo mas de cuarenta, de los cuales un 90% en uso. Cuál es el criterio? Hay varios y van rotando; principalmente que me gusten y detalles puntuales: algún solar, alguno del titanio, cristal zafiro, autolight, el primer G de titanio MRG-1, alguno con tapa a rosca, sensor de temperatura, frogman, otro por raro, un marlin, un casio game, uno que mide presión, un automático, ediciones limitadas.
Algunos me encantaban, los deseaba, los tuve, no me llenaron y los vendí.

El peloteo máximo abunda en internet, basta ver los comentarios de cualquier facebook, todos entorno a "estás divina, te quiero, blablabla".

Jokerblue dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jokerblue dijo...

Hola Sergio discrepar es bueno. Es posible que no haya expresado del todo bien lo que pienso. Lo que critico no es la idea de coleccionar. Todo es coleccionable,pero voy a ser más específico en un ejemplo.

Post de turno y un usuario presenta 4 modelos, un seiko monster, un sumo, un rangeman y un omega por ejemplo. Casi nada que ver uno con otro. Todos una gozada y una belleza. Hasta ahí bien.

Normalmente quien presenta relojes así no suele mencionar la palabra colección. Presenta 4 preciosos relojes.

Pero tarde o temprano siempre aparece otro usuario con la frase de turno. "Enhorabuena por esa fantástica colección!" Critico la estupidez de la frase. En mi opinión una colección es un "grupo estructurado de piezas" Del orden que sea, pero siempre un grupo estructurado. Y el número creo que sí que importa, pues no creo que haya colecciones de sellos, jarrones, muñequitos de playmobil o lo que sea de un trío o una pareja.

El peloteo es el que critico cuando para mí no es una colección sino un grupo de relojes. Que ni tienen nada que ver unos con otros más allá casi de dar la hora. Pero como bien dices Facebook está lleno de peloteo.

Y en tu caso, o en de otros muchos, es posible que aun teniendo decenas de relojes, no se consideren coleccionistas, sino usuarios. Cosa que por ejemplo yo no soy. Algo por otra parte maravilloso, pues es un sentimiento que hace años he perdido, la de rotar e incluso usar reloj.

Una sensación que quien sabe si algún día recuperaré, que un día disfruté, pero que perdí.

Y por último dejar claro, por si se me ha malinterpretado, que TODAS LAS COLECCIONES me parecen únicas, sean de lo que sean, sin atender a su valor económico. Además en lo subjetivo de cada uno está la magia del coleccionismo. Cada colección es una parte de nosotros. Cada colección es un grupo de elementos estructurados maravillosos. Personal y única.

SergioQ4 dijo...

Ahora entendí, está clarísimo! Y comparto!
Queda claro que tampoco es criticable que el usuario tenga esos 4 relojes tan disímiles entre sí.