¿Existe el purgatorio?

2015-11-25

Comparativa: S Series vs G-Shock Mini


De las S-Series ("Small Series") no hay muchos modelos, al igual que de los G-Shock Mini, sus predecesores, tampoco había mucha variedad de modelos (aunque sí diferentes versiones de bonitos colores). En esta comparativa vamos a enfrentar a los modelos que se ofrecían en la desaparecida gama G-Shock Mini, junto con los actuales S Series. ¿Por cual de las dos submarcas te inclinas? ¿Cual te parece mejor y más acertado?

G-shock Mini estuvo muy poco tiempo en el mercado, apenas tres años, desde que Casio los presentara en marzo del 2009, hasta su desaparición repentina y sin hacer ruido, un buen día del año 2012 en donde su página oficial dejó de existir y el sitio de G-Shock Mini redireccionó de pronto a Baby-G, sin mayor explicación.




En el año 2014, a mediados del año pasado, Casio decidió hacer una segunda tentativa, sin variar prácticamente ni de filosofía ni de público objetivo, y lanzó las S-Series. Hay que decir en favor de Casio que al menos tuvieron la genial idea de mantener en el frontal la palabra "G-Shock", sin añadir aquello de "G-Shock Mini" ni tampoco la leyenda de "S-Series" o referencia alguna a ellas. Con esto Casio nos traía unos modelos que podían pasar en prácticamente todo por un G-Shock convencional, en todo excepto en su tamaño. Pero ha cometido el error de hacerlos "excesivamente" femeninos, con exterior en brillantina y en colores lustrosos, que tienen un éxito (incluso entre las mujeres) muy limitado.

Con esto, Casio elimina de un plumazo a los potenciales compradores masculinos que de esa serie podrían tener, compradores que, o bien no les gustan los G-Shock convencionales por tamaño, o no los pueden llevar por las medidas de sus muñecas, podrían muy bien ser también clientes de las S-Series, pero que no pueden serlo.


Al igual que con G-Shock Mini, los modelos de las S-Series son también muy limitados. Al menos en G-Shock Mini había representantes de todas las corrientes estéticas (analógicos, caja redonda, digitales y caja cuadrada), pero sin embargo en S-Series solo hay dos modelos: el GMD-S6900, que vendría a ser un DW-6900 "miniaturizado", y el GMA-S110, un ana-digi inspirado en uno de los G-Shock más vendidos como los GA-110. Muy poco, incluso si lo comparamos con las G-Shock Mini, las cuales, como hemos dicho, ya tenían poca variedad de por sí, pero incluían modelos como GMN-550, GMN-690, GMN-50, GMN-51, y GMN-691.

Por lo tanto las S-Series no solo no aportan nada mejor a lo que había en G-Shock Mini, sino que, además, tienen menos modelos. Lo que sí tienen las S Series es más variedad, más versiones de colores de un mismo modelo, que parece ser en lo que se quiere apoyar Casio para llevarla al éxito, es decir: no en ofrecer modelos diferentes, sino tonalidades y colores, así como acabados, muy distintos pero usando de base un único reloj. Una pena, porque las S-Series podrían convertirse en la marca-refugio para muchos potenciales clientes -varones- de G-Shock.


Por todo ello podríamos plantearnos la pregunta crucial: ¿Eran mejores los G-Shock Mini que las S-Series? O bien: ¿Aportan algo mejor las S-Series a lo que ya había en G-Shock Mini? Pues no. Ni siquiera el nombre ("small series") cambia mucho. La mayor ventaja es que en el frontal de las S-Series aparece solo G-Shock, ninguna mención a palabras tan peyorativas como "mini", "small" o -aún peor- "baby", como sí tenían los G-Shock Mini o tienen los mismos Baby-G.

No es extraño que G-Shock busque sin parar alternativas a Baby-G. Ni entre las chicas tiene mucha aceptación el término tan condescendiente de "baby", sabemos que hace referencia al tamaño del reloj (formato "niña"), pero nunca agradó demasiado, aunque G-Shock siga manteniendo esa línea por obvias necesidades históricas.


Considero que en G-Shock -y en Casio, a fin de cuentas- deberían replantearse en serio esa estrategia, y coger el toro por los cuernos de una vez por todas. Claro que esto es mucho más fácil de decir que de hacer, pero deberían volver a los inicios, a inspirarse en su primer modelo "cadete", el DW-500, y no reducirlo a una serie para niñas, sino hacerlos más genéricos o, si se quiere ver así, unisex. Es hora de dejar de lado ya los Baby-G, los G-Shock Mini y las S-Series que han demostrado de sobra que no agradan y que no acaban de despegar, y hacer modelos G-Shock más pequeños con la filosofía de antes, o sea: sin ninguna diferenciación -excepto en el tamaño, obviamente- y quitándole un dígito al número del modelo para identificar este tipo de relojes. Así, los DW-5600 pasarían a ser "en formato unisex" los DW-560; los GWG-1000 pasarían a ser los GWG-100, y así con el resto, parecido a como estaban haciendo -a mi parecer muy acertadamente- con las denominaciones de los G-Shock Mini.

El problema es que Casio ya ha venido usando series de centenas para identificar muchos de sus G-Shock, un error que parece estar corrigiendo últimamente, pero nunca es tarde para solventarlo. Mientras no hagan algo similar, y continúen acuñando términos despectivos a sus variantes más pequeñas, como "small", "mini" o "baby", éstas nunca tendrán éxito. Cierto que es solo un nombre, pero hay muchas mujeres que llevar eso de "baby" que suena no solo tan "ñoño", sino tan sumiso y denigrante frente al dominante e impactante término de G-Shock, no lo llevan nada bien. Y con razón.


En un tiempo en donde la mujer intenta ocupar puestos de responsabilidad, en donde intentan ser protagonistas y conductoras de su vida sin la opresión de antaño por parte del género masculino y de la hegemonía del hombre -que, por desgracia, aún sufren en algunos lugares del planeta-, obligarlas a llevar un reloj con el calificativo condescendiente de "baby" como si fueran muñequitas... Pues no es lógico, y es normal que se rebelen.

Y es que los G-Shock para mujeres (que también podrían llevar hombres, por supuesto) no son ni baby, ni mini ni small. Deberían ser G-Shock, como para los modelos de hombres. Y está. Porque el término G-Shock ("resistente a fuerzas G") es tan válido para ellos como para ellas. Pero esto, en una sociedad tan masculinizada como la japonesa, va a ser muy difícil de que lo vean, y más todavía de cambiar. Es una lástima.





| Redacción: Zona Casio

1 comentario:

SergioQ4 dijo...

Que los llamen Lady-G, Lady-Shock, Girl-G, Woman-G --fin de ideas--

Habría que ver encima, la construcción, a ver si hay modulo flotante u otras características típicas de un auténtico G-Shock.