¿Existe el purgatorio?

2015-10-21

Lobo con piel de cordero


Hace algunos años un lector escribía en el consultorio de dudas técnicas de una famosa revista una pregunta, en donde le planteaba al experto cómo podría hacer para que su Peugeot 309 GTi pasara "por uno de tantos". Lo que quería, al parecer, era sorprender a propios y extraños en autopistas y autovías, adelantando "bestialmente" con lo que parecía ser un humilde utilitario.

El experto, entre otras cuestiones, le respondió aconsejándole eliminar alerones, y algún añadido más de exterior, advirtiéndole no obstante del peligro a nivel aerodinámico y de que, en último término, su "lobo con piel de cordero" no lo sería tanto a poco que se fijasen los conductores, ya que "el diámetro y la presencia de tubos de escape y de suspensiones deportivas no serían fácil de que pasaran desapercibidos".





Entre miembros de la misma familia no hay ningún problema para intercambiar módulos. Pero fuera de ahí la cosa cambia radicalmente.

Locuras automovilísticas aparte, en los relojes de Casio a veces ocurre algo muy parecido. Algunos de nuestros visitantes nos escriben al correo planteándonos dudas similares, pero, en éste caso, hablándonos de compatibilidades de módulos. Lo que quieren hacer es ponerle a un reloj -a veces totalmente distinto y con filosofías diferentes, por ejemplo, un G-Shock con un Collection- un módulo de otro modelo. Es lo que se conoce en el mundillo de la relojería como relojes "frankens" o "frankenwatches" -en alusión a Frankenstein-, aunque a mí me gusta mas el término de "lobos con piel de cordero".

Confieso que yo también me dejé caer en esa tentación, en la de poder disfrutar de mi módulo favorito (el del DB-200 o DB-20, para mí el más logrado de Casio de todos los tiempos) en un exterior más acertado que el del original (la carcasa y tapa trasera de los DB-200/DB-20 es, simple y llanamente, espantosa). Por supuesto no quiero hacer pasar al DB-20 por un F-91, ni mucho menos (el DB-20 tiene cuatro pulsadores, y los F-91 solo tres), pero sí que no me molestaría hacerlo pasar por un W-202 o un W-720, aunque en este caso, repito, no para engañar a nadie, sino para disfrutar con un reloj cuyo módulo me gusta, en un exterior más acorde a las necesidades actuales y con repuestos que se puedan encontrar fácilmente, como las correas.


Pero la conclusión suele ser la misma: no se puede. Entre miembros de la misma familia que comparten el mismo módulo es muy fácil intercambiarlos, pero en el resto, por lo general, olvídate. En todos mis años que llevo con relojes de Casio de todo tipo, variantes, series y tecnologías, y desarmando módulos de todas las formas y colores no he encontrado uno solo, ni uno, que sea intercambiable entre sí. Y esto se complica cuanto más nos alejemos de los años ochenta. Entre relojes de la misma época, del mismo año, pudiera darse el caso, pero entre los actuales es prácticamente imposible encontrar módulos que se puedan montar en una caja que no sea la suya.

Es cierto que a veces me he encontrado con casos en los que el módulo parecía acoplarse muy bien, pero siempre queda desajustado aunque sea unos milímetros, y/o con los contactos de los pulsadores que no se encaran correctamente, por lo que al pulsar el botón el extremo no incide directamente donde debería de hacerlo en la placa del módulo. Esto es grave, porque montar un módulo así puede acabar, con el tiempo, dañando las láminas metálicas y nos quedaríamos sin módulo, lo que sería peor el remedio que la enfermedad, y averiaríamos un módulo simplemente por un capricho.


Sé que, y más aún en los tiempos que corren, la tentación de los franken es muy difícil de evitar. Pero mi consejo es que la evites, porque aparte de acabar dañando relojes (a veces caros, o muy difíciles de encontrar por ser modelos de antaño) no conseguirás tu objetivo. En último término, aunque logres meter a calzador un módulo en la caja de otro reloj que no es el suyo, en el display se quedan zonas al descubierto, o partes del LCD tapadas, eso por no mencionar que te puedes dar con la dura realidad de ver que la leyenda "light" señala el lado del pulsador equivocado.

Puede que a priori tener un lobo con piel de cordero nos parezca atractivo, pero Casio, te lo aseguro, diseña sus relojes con una atención muy estricta para evitar que hagamos estas cosas. Y es que los módulos se suelen acoplar como un guante a la forma interna de las cajas, cualquier mínima variación, por milimétrica que sea, hace que el resultado sea horrendo. Si quieres un lobo con piel de cordero yo optaría por soluciones como cambiar la estética del exterior a base de ponerle o quitarle detalles con adhesivos o calcomanías, pero sobre el cristal, sin meternos en más complicaciones. Así al menos tendrás la ventaja de que, cuando te canses de que el lobo con piel de cordero haya asustado al rebaño, poder quitárselas y volver a tener el lobo en tus manos. Y es que como el original no hay ninguno.

| Redacción: Zona Casio

1 comentario:

SergioQ4 dijo...

Hay algún bezel que vaya en la caja de un DW-003? Aunque haya que morder algunas partes internas...
Se pudrió, como a todo el mundo, y no la consigo, hace como 5 años tengo una alerta en ebay.