Los diferentes estilos en relojería (I)


Cuando escuchamos cuestiones de estilos o corrientes estéticas en relojería normalmente solemos fruncir el ceño y mirar con cara rara a quienes nos hablan de ello. Ni somos decoradores, ni diseñadores, por lo que entrar en el mundo de los estilos suele ser algo que no nos incumbe demasiado. Simplemente, nos inclinamos o nos decidimos por un reloj porque nos gusta.

Pero, querámoslo o no, ese carácter que tanto nos gusta de un reloj, eso que muchos no saben explicar y que hace que lo elijamos por encima de otro suele ir acorde con una corriente estética o de pensamiento que alcanza muchos aspectos de nuestra vida. A veces conscientemente, a veces de forma inconsciente, nos sentimos atrapados o atraídos por una estética en particular porque nuestra forma de ser nos hace cercanos a ella, nos hace sentir a gusto. Por lo tanto conocer los diferentes estilos nos permitirá no solo poder hablar con propiedad a la hora de describir un reloj, o tener mejores conocimientos del mismo, sino disfrutar aún más de la rica historia que cuentan y que existe detrás de lo que a simple vista para muchos no es mas que un objeto cotidiano.




En nuestro afán de formación e información, en Zona Casio vamos a meternos "en camisas de once varas" (por la extensión del tema, y porque no hay muchos sitios que se hayan atrevido a hacerlo) para ofreceros un repaso, con ejemplos siempre que podamos, sobre algunos de los estilos que podemos encontrar en el diseño de nuestro reloj.

Antes de entrar en detalle, aclarar que algunos son estilos de una corriente "académicamente" aceptada, que podemos encontrar también en la arquitectura. Otros estilos están extraídos de la moda o el arte, y otros son herederos de tipos de subculturas. Sea como fuera, cada uno tiene su propia razón de ser y sus propios defensores y detractores, y ninguno -así debería ser- está por encima de otro.


Estilo cyberpunk
Muchas veces en el cyberpunk el hombre se ha hecho parte de la máquina, o la máquina es parte del hombre. Son diseños con formas rebuscadas, futuristas y complejas. Muy cercano a la cultura hacker y geek, es un estilo muy propio de finales del siglo XX, por eso los principales relojes que lo reflejan suelen ser también de esa época. Amantes del dinero electrónico, voltímetros y sensores, punteros láser, auriculares y criptografía, los seguidores de la corriente cyberpunk presumen de ir un paso por delante del resto. De vivir en un universo paralelo que a algunos del resto de mortales les causaría pánico.

Reflejan muy bien ese estilo modelos de reloj como el PRT-4000, PRT-12, PRT-40, TSX-1300 o, como no, los inconfundibles ALT-6000 y ALT6100. En G-Shock el reloj ideal para este estilo sería el GW-200 y GW-100, los de la serie Antman, en definitiva.


Estilo industrial o postapocalíptico
Algunas veces también denominado "postnuclear", es un tipo de diseño que entra dentro de la corriente retrofuturista. Este estilo procede de los tiempos de la Guerra Fría, especialmente de la época de mayor enfrentamiento y competitividad entre las superpotencias, como la década de los sesenta y principios de los setenta.

El estilo postapocalíptico nos presenta un mañana dantesco en el que la mayoría de pueblos y ciudades se han visto arrasados por un cataclismo de proporciones gigantescas (que no tiene por qué ser debido a las armas atómicas, aunque normalmente lo es).

Este estilo destaca por vehículos blindados, y objetos de metal (el plástico no aguantaría o se habría "derretido") robustos y acorazados. Formas sólidas e industriales con mecanizados, tornillos a la vista y en donde prevalece la carcasa y el exterior como elemento de protección para la máquina o/y sus componentes. Su lado industrial está muy cercano al steampunk, pero con formas menos refinadas. Además, en el estilo postapocalíptico o industrial se puede recurrir al uso de circuitos y/o transistores, algo impensable en el mundo steam.

Relojes de este estilo son los G-Shock DW-6400 o DW-8300, los Data Bank DB-100 o DB-101, los AMW-704 y AMW-705, o los Casiotron de la familia TRN como TRN-110, o QW02, QW01, QW03... También son adecuados a este estilo las calculadoras CFX.


Estilo techno
La masificación y omnipresencia tecnológica propició la aparición de toda una corriente de pensamiento y moda alrededor de los últimos avances electrónicos. Frikis, nerds, geeks e incluso estética hacker son parte de ese panorama de adictos a la tecnología, "tecnócratas" que no pueden vivir sin lo último de Apple, sin su consola portátil o su smartphone. Lectores de revistas como Wired, amantes de "lo conectado", las ondas de radio, el LED y el neón. Para ellos lo analógico ha dejado de existir hace años, y todo lo que tenga que ver con ese estilo pertenece a la antiguedad, está obsoleto y superado. Podríamos decir que su sueño en relojería podría ser el próximo smartwatch de Casio, pero el fabricante también tuvo en su tiempo relojes adelantados a su época que todavía hoy en día encantan a estos adictos a la tecnología y a los gadgets más innovadores.

Relojes que combinan, por tanto, a la perfección con ese estilo y esa filosofía son los de la familia Vivcel, apodados por Casio como "technowear", como el VCL-120, VCL-110 o VCL-100. En Data Bank sin duda su modelo icónico sería el EDB-201 con display a color y dispositivo de navegación por joystick. Como no, también los relojes con control remoto, los famosos CMD-40. En cuanto a calculadoras, sus modelos serían el DBC-V50, con grabación de voz, o el radiorreceptor DBC-W150.


Estilo burlesque o cabaret
Relativamente cercano al estilo victoriano en algunas formas, el estilo burlesque se caracteriza por insinuar sin enseñar, es muy sugerente, pícaro y atrevido. Ha pasado a ser hoy una corriente de moda, incluso una forma de rebeldía de la imagen femenina.

Que se amolden perfectamente a este tipo de moda y diseños podrían considerarse relojes como los LTP-1385, SHE-4514 o SHE-4031.


Estilo gótico
Si algo caracteriza al estilo gótico es la luz, la esbeltez de las formas y los ángulos afilados. Contrariamente a lo que se cree, debido a la perversión de la ropa y moda gótica actual, el gótico no es oscuro, sino que juega con las sombras para crear tenues atmósferas evocadoras. La prodigiosidad de su arquitectura, su elevación y su extravagancia colaboran a crear un conjunto misterioso, hipnótico y atrayente. Es uno de los estilos que más se ha abusado, llegando hasta el punto de dividirlo en corrientes y descafeinándolo bastante. Números romanos y contrastes de negros y grises son casi imprescindibles en relojería para obtener el icónico diseño gótico. También formas y proporciones generosas, casi ostentosas que remarquen el carácter, como los contrafuertes de una catedral gótica. Beside, de Casio, es la principal submarca en donde podemos hayar relojes de este estilo, como los BEM-507, BEM-126 o los BEM-506, sin olvidar los MTD-1075.


Estilo rural
Estilo rural, también denominado "arte popular", recuerda a cuando las cosas se hacían en casa, cuando no existían (ni se les esperaba) hipermercados ni centros comerciales, cuando la compra online o el dinero electrónico era solo una idea sugerida en unas pocas novelas de ciencia ficción. En ese ambiente y contexto, cuando se hacía necesario un útil o una herramienta, se construía. El pan se hacía en las casas y la harina se iba a comprar al molino del pueblo. El trueque estaba a la orden del día, y los excedentes y sobrantes se llevaban a intercambiar los fines de semana al mercado de la villa. Los pasatiempos estivales eran bailes al atardecer, mientras se descansaba de las labores del campo. Todo estaba regido por las cosechas, y el calendario lo dictaban los tiempos de labranza o matanza.

El diseño, simplemente, no existía, o era un extra según el temperamento, ganas y tiempo del artesano. Por supuesto, mucho tenía que ver la experiencia. Aquí privaba la practicidad, ni decoraciones, formas rebuscadas ni historias. No había que ser atractivo ni llamativo, sino práctico. Relojes con esa filosofía Casio tiene bastantes. Desde el F-91, pasando por el W-202 al que ninguna decoración adorna su filtro LCD y éste se le puede sustituir sin grandes complicaciones. Todo tenía que poder repararse con los limitados y escasos instrumentos del mundo rural, y ¿qué caja más fácil de reparar, pulir o incluso remendar, que las de resina? Modelos como el DW-5600, o los MTP-V001, cumplen la función práctica de un reloj carente de cualquier elemento superfluo, pero increíblemente atractivo en su funcionalidad. No tiene que embelesar ni deleitar, simplemente tiene que ser funcional. Que no es poco.

| Redacción: Zona Casio / Reflejo Creative

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...