¿Existe el purgatorio?

2015-08-16

"El caso Pyongyang" (o por qué los horarios mundiales son a la larga una gran desventaja)


Ya sabéis que aquí somos acérrimos defensores del doble horario (no confundir con la hora doble u hora dual), y rehuimos de los horarios mundiales automatizados, en los que no puedes variar la zona de hora predeterminada por el fabricante del reloj de una ciudad o zona (salvo realizando alguna que otra "triquiñuela").

La microcomputerización ha traído consigo que sea cada vez más barato y fácil realizar cálculos horarios en el pequeño espacio del chip de un reloj, lo que ha llevado a que sean todos -o la práctica totalidad- los fabricantes que no han podido resistirse a la tentación de incorporar la función de cálculo automático del horario por el propio reloj, eliminando esa responsabilidad y retirando esa tarea de nuestras manos. Incluso ya los relojes más baratos del mercado poseen horario mundial automático, una ventaja en un mundo perfecto. Una rompedura de cabeza en el mundo real.




Lo último ha ocurrido este sábado: Corea del Norte ha decidido modificar su horario oficial, y encima, no variando una hora o un par, sino minutos: treinta minutos se han atrasado sus relojes, como una forma de "independencia" geopolítica y de supremacía nacional. Así, han salido del horario real que les corresponde, inventándose un nuevo horario exclusivamente para ellos. Ése es el principal problema de los husos horarios, y por qué los fabricantes de relojes no deberían incluirlo (o, al menos, no incluirlo automatizado, sin posibilidad de modificación alguna, como ocurre en la actualidad). Y es que los horarios de los países no responden en muchos casos a su posición en el Globo Terráqueo (como ejemplo, tenemos a España), sino a razones políticas. Y como los políticos van y vienen como el polvo llevado por el viento, resulta que tenemos multitud de horarios irracionales por todo el planeta.

Esto para la relojería es grave. Imaginaros a un propietario de un exclusivísimo modelo de Casio con posicionamiento por GPS y horario mundial, con su carísimo reloj de más de mil euros en su muñeca, que llega a Pionyang (capital de Corea del Norte). Su reloj por GPS y recepcionamiento de radio empezará a triangular su posición, y automáticamente le modificará la hora según su algoritmo interno, en un horario inexistente e irreal. Resulta cuanto menos paradójico que si a su lado se encuentra un hombre con un W-800 "de mercadillo" que viaje al lado de este señor, y haya tenido la precaución de actualizar su doble horario, ese reloj marcará la hora sin error, superando al carísimo y elitista GPS. Bien, entonces ¿por qué hace Casio eso? Porque todos lo hacen. Porque Seiko lo hace. Porque Citizen lo hace. Porque es la moda.

No es extraño que los apasionados a la relojería mecánica se echen a reír en la cara del hombre ese con su flamante reloj Waveceptor, ya que ellos, a pesar de tener un reloj mecánico, de cuerda y más inexacto, lo tendrán a una hora mucho más cercana a la real, a la de la vida diaria de Corea del Sur (o de Venezuela, o cualquier otro país con usos horarios cambiados recientemente) que la del propietario del modelo GPS.


La popularización del UTC (antiguo GMT) no ha llevado ni mucho menos a apaciguar las aguas. Muchos países se han visto en la tesitura de tener que lidiar con dos horarios diferentes (o más), algunos, como algunas partes de Argentina, tienen divididos sus horarios por ciudades. Otros han decidido tirar por la tangente y dividir la diferencia horaria para crear una sola zona que no corresponde con la de sus vecinos, repartiéndose los minutos y haciendo una media para tener un horario oficial medianamente consecuente y que no les volviese locos a sus ciudadanos (como Afganistán o Irán). El caso de la enorme China es también otro claro ejemplo de la tontería de los horarios mundiales automáticos: su gobierno decidió en su día que todo el país tuviera el mismo uso horario. Sin embargo otros mucho más pequeños (como España), siguen lidiando con dos husos, y, encima, con los que no les corresponde, simplemente porque el gobierno franquista quiso en tiempos hacerles una carantoña a los nazis.

El uso de un horario incorrecto va más allá del gusto de los líderes políticos. En algunas zonas de China llevan más de sesenta años con amaneceres en donde no sale el sol, o interminables atardeceres como si fuera verano, por adoptar un horario que no les corresponde.

Y quien lleve su reloj con posicionamiento global y actualización automática a Rusia puede volverse loco. En 2010 se modificó su horario oficial en algunas zonas. Si el reloj de Casio hubiera salido ese año, ahora sería inútil en algunos territorios rusos y daría una hora "de mentirijilla" a su dueño. Pero aún así no se ha librado: el año pasado sufrió otro revés en su horario para la región de Crimea. Se supone que si adquieres un reloj con actualización automática de horario es porque viajas mucho y quieres evitarte las molestias de andar cambiando continuamente de horario. Pero resulta que en la práctica es todo lo contrario: como viajes mucho, mejor no llevar un reloj con horario mundial, porque el susto que te puedes llevar en algunas partes de la Tierra puede ser tremendo.

Y suma y sigue. Y los fabricantes, empeñados en vendernos relojes con horarios mundiales que muchos de sus propietarios deberán tener que hacer luego, a lo largo de sus vidas, una corrección manual mucho más engorrosa que si el reloj hubiera llevado un simple doble horario. Curiosamente, una corrección engorrosa que es precisamente lo que, supuestamente, el horario mundial automático quiere evitar. Y por supuesto, lo haría. Pero en un mundo perfecto, no en éste.

| Redacción: Zona Casio

2 comentarios:

Miguel Angel Santelmo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Zona Casio con lo que señalas en este artículo. En efecto, aquí en Venezuela, la dictadura terrorista y totalitaria cambio la señal horaria. En todos esos países que has mencionado, gobiernan dictaduras: Rusia, China, Argentina, Corea del Norte, Venezuela.
Quizás el mensaje de fondo es que nuestra tecnología, la del mundo civilizado y democrático, no va a cambiar por el capricho de un dictador, este horario automático funciona en casi todos los países del mundo, si vas a alguno de los países exceptuados, cambia la hora de tu Mobil, o lleva dos relojes, o lleva uno dual. Además de que siempre es bueno saber la verdadera hora de cada país, tomando las previsiones, puedes saber la hora verdadera y la hora "politica".
Pero estoy de acuerdo, debería poder cambiarse manualmente.

Miguel Angel Santelmo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Zona Casio con lo que señalas en este artículo. En efecto, aquí en Venezuela, la dictadura terrorista y totalitaria cambio la señal horaria. En todos esos países que has mencionado, gobiernan dictaduras: Rusia, China, Argentina, Corea del Norte, Venezuela.
Quizás el mensaje de fondo es que nuestra tecnología, la del mundo civilizado y democrático, no va a cambiar por el capricho de un dictador, este horario automático funciona en casi todos los países del mundo, si vas a alguno de los países exceptuados, cambia la hora de tu Mobil, o lleva dos relojes, o lleva uno dual. Además de que siempre es bueno saber la verdadera hora de cada país, tomando las previsiones, puedes saber la hora verdadera y la hora "politica".
Pero estoy de acuerdo, debería poder cambiarse manualmente.