¿Existe el purgatorio?

2015-04-30

¿Y si de verdad los fabricantes de smartwatches pensasen en nosotros, y no en sacar más dinero?


No hay nada nuevo bajo el sol, decía alguien, y ya está todo inventado. Incluso la solución a los problemas de autonomía que sufren los smartwatches actuales también está inventada. La inventó Seiko. ¿Cómo? Pues con el sistema de recarga por movimiento, la denominada tecnología Kinetic. O, más propiamente, la tecnología Direct Drive, que forma parte del universo Kinetic.

Nadie se asusta cuando su reloj de cuerda tiene una reserva de carga de treinta, cuarenta o cincuenta horas, y cada día tienes que volver a "alimentarlo" (darle cuerda). Sin embargo la mayoría sí ponemos el grito en el cielo cuando, como en el caso del Apple Watch, nos encontramos con un smartwatch al que se le agota la batería en apenas unas horas. ¿Por qué lo hacemos?




Bueno, la principal razón de que nos moleste tanto es que recargar un smatwatch es mucho más incómodo que "recargar" un reloj mecánico. En el primer caso tienes que conectar cables, quitarte el reloj, ponerlo en un sitio, encender el ordenador... En el segundo es simplemente flexionar el brazo y girar una manivela. ¿Y si mezcláramos esos dos conceptos, de forma que pudiéramos nosotros recargar la batería del reloj cada día mediante un sistema de dinamo? ¿Sería más atractivo ese smartwatch?

Probablemente sí sería más atractivo, pero hay varios inconvenientes a esta idea. Los smartwatches quieren dar sensación de relojes innovadores, futuristas y tecnológicos, y esa filosofía no casa muy bien con el "trabajo manual" que supone recargar con nuestro movimiento una batería o acumulador. Es más "cool" hacerlo con un enchufe, aunque sea más contaminante, incómodo e improductivo.

De la misma forma, les "suena" mejor a los fabricantes ofrecer baterías ancladas y sin posibilidad de sustitución, que no la más "hortera" (nótese la ironía con que lo digo) manía que tenían los antiguos de usar pilas y acumuladores intercambiables. ¿Para qué darle al cliente la posibilidad de cambiar una pila, batería o un acumulador, cuando puedes hacer que te compre otro reloj entero o que le pague a tu servicio técnico cuando necesite reemplazarla?


Y desde ahí podríamos seguir con una lista interminables de "bondades" de los smartwatches: correas insustituibles, ineficiencia energética, relojes punteros que sin embargo carecen de cosas tan básicas como refuerzo con paneles solares para sus baterías...

Parece ser que una parte del mercado de los smartwatches es ofrecer un producto de alto nivel tecnológico, ante lo cual no hay nada que objetar, sino darles un aplauso, y otra parte es la simple necesidad de tratar de colarnos un nuevo gadget, un elemento de consumo más que sirva como complemento para los usuarios tan "hiperconectados" de hoy y así una excusa mas de hacer que se rasquen sus bolsillos. Un producto ya obsoleto desde su concepción.

Si los fabricantes de smartwatches rechazan el remonte manual por considerarlo algo pasado y antiguo es que no han entendido nada de lo que es un reloj. Seiko ha sabido muy bien mezclar estos dos conceptos con relojes de cuarzo que se recargan por remonte automático (un sistema similar que en lugar de darle carga mecánicamente a una cuerda, lo que hace es darle carga eléctrica a un acumulador), pero los fabricantes de los smartwatches siguen otra vía. Tal vez en algún punto ambas corrientes confluirán, pero de momento lo único que se está viendo es que el smartwatch es un producto de consumo más, un producto que ya sale de la fábrica con una buena dosis de caducidad, de vida limitada. Ciertamente tiene sus bondades y su uso práctico, como no podía ser de otra forma, porque algo tiene que ofrecer para que la gente se lo compre, pero tiene bien poco de la relojería auténtica, aquella que ha de expresar durabilidad, utilidad y, sobre todo, perdurabilidad en el tiempo. Porque es eso: de tiempo estamos hablando.

- Funcionamiento de Kinetic Direct Drive de Seiko:



| Redacción: Zona Casio

6 comentarios:

guti.bitacoras.com dijo...

Muy curioso ver como la tecnología punta actual de los Smartwatches, se ve superada por los relojes de cuerda de hace 200 años.

Estoy muy de acuerdo con vuestro apunte, y si de verdad la cuerda manual, o la carga cinética les parece del pasado, deberían dar otras alternativas, ya fuera por diferencia de temperatura como hizo Citizen en su día, solar como Casio, Seiko, Citizen, y hasta Tissot, o cualquier otra alternativa que se les ocurra.

rodolfo dijo...

No estáis teniendo en cuenta un aspecto importante, los smartwatches necesitan mucha mas energía para funcionar que uno de cuerda o de cuarzo asi que todas las tecnicas utilizadas para alimentar estos relojes como pilas, movimiento, luz solar simplemente no son suficientes, creo que os podeis imaginar darle "cuerda" a un smart durante mas de 10 minutos cada dia.

Francisco Frivero dijo...

Poco queda por añadir, el artículo lo deja todo bién aclarado, sin resquicios, y con los dos comentarios anteriores queda completo.

Recuerdo vagamente que cuando era pequeño tuve un reloj (quizás fué mi primer reloj) al que tenía que dar cuerda todos los días, pués sólo "andaba" poco más de 24 horas. Después mi padre se compró un reloj de pila y decía "por fín nos modernizamos, este reloj andará ¡10 meses!" y nos compró uno a cada uno. Poco a poco se empezaron a sustituir los relojes mecánicos por los de pila, y todo el mundo pensaba que eso sería el fin de "la cuerda". Pero ahí están. Hay cosas que nunca mueren. Los relojes mecánicos evolucionaron aún más y siguen teniendo su hueco en el mercado, su hueco en la sociedad. Yo mismo, a raíz de mi incursión en este mundillo "relojil", me llegué a interesar por estos relojes "antiguos", y hoy estoy encantado con mi mecánico (automático).

Así que, por mucho smartwatch que venga, por muy de moda que se ponga, será pasajero, hasta que la gente se dé cuenta de todo lo comentado en el artículo. O inventan una fuente de energía nueva que haga que un gadget de estos aguante unos meses sin tener que cargarlo, o está condenado. Moda pasajera. Porque si bien es cierto que nos da más información que el reloj "clásico", también lo es que toda esa información está duplicada, pués ya la tenemos en el móvil (no insisteré en este tema, que ya hemos debatido varias veces).

Por ello, el reloj mecánico (en teoría "eterno") o el solar (casi eterno), si son futuro. Incluso el de pila, con una demanda de energía mucho menor que un smartwatch, como bien apuntáis, tiene ya unos periodos muy largos sin cambio de pila. Ninguno de los que hoy leemos esto estaremos aquí dentro de 100 años, pero estoy seguro que los mecánicos seguirán ahí y los solares tendrán paneles mucho más eficientes y serán los verdaderos sustitutos de los smartwatchs. De hecho Tissot ya ha dado un paso adelante al incorporar la tecnología solar a sus "únicos" relojes táctiles del mundo (con una eficiencia táctil que ya quisieran muchos android, doy fé de ello).

Realmente, si partimos de la tecnología que tienen estos Tissot, que tienen más de 20 funciones digitales táctiles (ya sea el de pila o el solar), ésta podría evolucionar fácilmente a un "casi smartwatch", pero con el consumo de un reloj clásico. Es cuestión de que se lo propongan... ¡o de que les interese!

SergioQ4 dijo...

Francisco, veo que caímos en lo mismo... Jamás creí comprarme un mecánico automático, y acá estoy encantado con un Seiko SNKE63K1. Es alucinante verlo y sentir que tiene vida...
La única condición era lo más barato en automático (obviamente de mi agrado) y apareció el Seiko

http://www.mywatcheshub.com/seiko-mens-snke63k1-5-automatic-casual-bnib-watch-p-181752/?zenid=c29868b533dfce5adbe84a1fc5249116

Francisco Frivero dijo...

Pués Sergio, los dos un Seiko. Si Casio tuviera mecánicos, hubiera buscado en Casio primero, pero como no es así...

Yo opté por este.

Saludos

guti.bitacoras.com dijo...

Se que es imposible, más difícil aún que veamos un Smartwatch de Casio.

Pero, os imagináis Casio ¿haciendo relojes mecánicos? Lo visualizo como mecánicos tipo Swatch Sistem51, con su caja caja y correa de resina, y su cristal mineral. Bonito sueño!