¿Cuantos relojes son imprescindibles?


Hombre, imprescindibles, lo que se dice imprescindibles, creo que ya sabemos todos que los relojes no son. Hay cosas más importantes e imprescindibles que un reloj. Pero pudiendo elegir, y teniendo tan variedad de precios y materiales en los relojes como, por fortuna, tenemos hoy, podríamos elegir entre toda esa gran variedad qué número de ellos son más o menos necesarios.

Obviamente en esta elección entra -y de forma importante- el modo de vida de cada uno. Hay personas que con uno tienen de sobra, y las habrá que tienen que usarlo tanto que necesitarán más de un par al año con diferente configuración, funciones o estética.




Sea como fuere, y a nivel genérico, creo que el número de relojes necesarios anualmente para una persona media es de tres o cuatro. Y lo explico con ejemplos. Uno de ellos sería nuestro reloj "de andar por casa". De la misma forma que cuando llegamos a casa nos quitamos todos los "artilugios" y ropajes de la jornada, y nos ponemos una ropa cómoda, zapatillas y nos relajamos, necesitamos también un reloj cómodo, liviano y confortable. En este caso las mejores opciones son la línea Collection de Casio. En ella encontramos modelos muy ligeros, sufridos y con muchas funciones. Por supuesto, con correa de resina, de cuero o textil. Porque un armis en casa... en fin.

Ése es el primer reloj. El segundo sería un reloj "de invierno", un modelo que no moleste con la cantidad de ropa que solemos llevar durante esos meses, que sea cálido, resistente, fiable y que podamos usar y lucir en todos sitios. Que no desluzca estemos donde estemos, sea trabajando o acudiendo a algún acto público. Para estos casos los relojes con armis de Edifice, o los mismos de Collection con armis, son ideales. Son modelos con cajas de metal, cristales minerales, y con brazaletes con el suficiente "peso" para que no se pierdan en las mangas, sean fáciles de consultar aunque tengamos que mover los brazos o la ropa con guantes.


Por último el tercer reloj sería un reloj de verano. En esos meses donde el calor aprieta y no queremos que, con la dilatación propia de la piel, el reloj se nos quede "pegado" al brazo y acabemos no solo con marcas, sino con ese molesto sudor pegado por todo el reloj y los eslabones de su armis. Por eso se agradece en esa época un reloj que puedas "soltar" del brazo, con correa, y que ésta tienda menos a pegarse -y airee más la piel- que un brazalete. En este caso los relojes ideales son los G-Shock, algunos Edifice con correa, y algunos Collection también con correas.

Podríamos añadir opcionalmente un último reloj para algunos casos, que podría ser el reloj "de trabajo". Un reloj sufrido, resistente y robusto, pero a la vez cómodo y que no nos moleste. Claro que en esto también dependerá de nuestro tipo de trabajo, para algunos casos puede venir bien un Data Bank con calculadora, pero para otros mejor un G-Shock con un bisel bien dimensionado que lo proteja, o un Pro Trek. También para determinadas profesiones viene bien un armis, por su mayor durabilidad, elegancia y resistencia, pero en otras, como aquellas profesiones "con mucho movimiento" de brazos, sería más agradable llevar un reloj con correa, que podamos limpiar mejor, mojar sin problemas e intercambiar sus correas cuando hiciera falta.


Tres o cuatro relojes pienso que sería lo imprescindible, lo máximo. Lo que -creo- no deberíamos dejarnos tentar, ni caer en el error, es en permitir que el reloj dicte cuándo debemos usarlo o ponérnoslo. Hay personas que tienen en sus cajas tal ejército de modelos que para poder usarlos todos acaban usando uno al día "según le toque", aunque luego vayan el resto de la jornada incómodos con él. Por eso pienso que tener tan pocos relojes (o si tenemos muchos, elegir sólo unos pocos de ellos) preferidos nos permitirá disfrutar más de ese reloj y conseguir que se convierta en un elemento querido e importante para nosotros. Cambiar cada día de reloj hará que al final no le tengamos cariño a ninguno. Un reloj solo es importante por las sensaciones que nos transmite y las historias que vivimos con él, cuando eso se convierte en un ejercicio diario de obligación "porque sí", "porque hoy tenemos que llevar ese reloj porque toca", pasa a ser otra cosa totalmente diferente.

Si uno tiene la fortuna de disfrutar de varios de ellos como si poseyese un pequeño museo, adelante, pero mi consejo es que te quedes con esos pocos, tres o cuatro, repito, que sentirás luego tuyos. Además, si en un momento dado tienes que desprenderte de los demás, estarán en un mejor estado que si los hubieras usado alternativamente y podrás sacarles mayor beneficio. Al fin y al cabo son solo objetos creados y pensados para nuestro bienestar, y no al revés.


| Redacción: Zona Casio

10 comentarios:

  1. Creo que está tan argumentado, como cualquier otro criterio.

    Me explico, aunque siempre me han gustado los relojes, he estado gran parte de mi vida con un reloj que usaba, y cuando se rompía o me cansaba, compraba otro que volvía a usar como único reloj una larga temporada.

    Hace unos 10-15 años, decidí tener dos, un analógico para la semana, y un digital para los fines de semana, y algún que otro día.

    Hace 5 años, cuando mi auge relojeril se reactivó, me di cuenta que determinado tipo de reloj me hace sentir de determinada forma. Así que fui adquiriendo varios y de variados tipos. Algunos me los pongo una vez cada mes o dos, y otros me los pongo 15 días seguidos dependiendo.

    A donde quiero ir a parar es que tan bueno es el argumento de sólo un reloj, de dos, o de más.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, si nos ponemos filosóficos, imprescindible hay pocas cosas. Pero siendo más terrenal, situándonos en la sociedad y momento en que vivimos y desde un punto de vista de una persona "normalita", todos tenemos muchas cosas prescindibles. Pero hay cosas de las que nos gusta tener cierta variedad.

    Por ejemplo, a las mujeres en general, les gusta tener varios pares de pendientes, para ponerse unos u otros según la ocasión, o para no repetir el mismo en lugares que frecuente mucho (El trabajo, el super, la casa de la vecina, etc.), pero realmente con un par de ellos sería suficiente. A los hombres que usan corbata (no es mi caso) les gusta tener cierta variedad por el mismo motivo, aunque con tres sería suficiente para combinar con cualquier traje. No digamos con los zapatos, sobre todo para ellas. Y que decir de la colección de pelis en DVD que tiene mi vecino, cuando una vez que la has visto... Pero nos gusta coleccionar los objetos que nos gustan y de los que hay mucha variedad.

    El reloj, como dice el post, con un par de ellos sería más que suficiente, pero hay muchos distintos, y a muchos de nosotros nos gusta levantarnos un día, que hace un sol espléndido, y ponernos ese reloj negro, que será muy vistoso con tanta luz. O un día nublado o lluvioso, ponernos ese plateado brillante, que lucirá incluso con poca luz. O un domingo vamos de acampada y nos pondremos ese G-Shock que resitirá la "paliza" que le demos. O vamos a una boda, con traje y corbata (que agobio... lo de la corbata digo), y nos gusta ponernos nuestro flamante Edifice o ese elegante Tissot. O vamos un día a visitar alguna zona humilde y nos ponemos nuestro HDD-S100 o nuestro AE-1300...

    Muchos nos conformamos con tener unos pocos relojes más de los imprescindibles. Otros coleccionan comics, otros pelis en DVD, otros monedas, otros sellos, otros pendientes, otros... Desde luego, lo que tengo claro es que el reloj no me dicta cuando tengo que ponérmelo, soy yo el que dicta cual me pongo cada mañana, con una aleatoriedad que no tiene ningún patrón. No va "por toca", no hay obligaciones diarias ni de ningún tipo, y desde luego sí que le tengo un "cariño" distinto a cada reloj (evidentemente a unos más que a otros) y cada uno me transmite sensaciones distintas, porque son muy distintos. No es lo mismo llevar un automático, que sabes que tú le "das vida" con tu movimiento, o llevar un solar, que sabes que recibe "la vida" del mismo sol que te da en la cara, o llevar uno que sabes que cuando te caigas al suelo en ese día de campo, no le va a pasar nada.

    Eso sí, como dije aquí en un post, llegó un momento en que fuí consciente que llegué a mi límite, y que si alguna vez voy adquirir alguno, tendré que aplicar ese dicho: "dejen salir antes de entrar". Algunos los regalo si es menester y si están bien conservados (hasta ahora todos están perfectos). De hecho ya lo estoy haciendo. Llegué a tener 22 relojes. Ahora tengo 16 y creo que entre 12 y 16 es mi número ideal. He ido regalando, relojes buenos, como mi querido SGW-100, que tantas veces he elogiado aquí, y que cuando tuve la oportunidad de regalarlo a alguien que se lo merecía y que me constaba que le gustaba mucho, cuando fué su cumple, se lo regalé.

    Psss... pero os diré un secreto muy bajito, el reloj que es imprescindible para muchos. Como dije aquí hace unos meses, para mí lo es incluso más que el móvil, no ya por motivos personales, sino profesionales.

    Siento no seguir tu consejo de quedarme con 3 o 4, pero cada persona es un mundo, y para muchos, uno será más que suficiente, para otros, 3 o 4 como aconsejas, y para otros 12 o 16, como es mi caso, y para otros muchos más. A mucha gente les gusta los relojes en vez de otras cosas, y disfrutan con ellos sin que representen una obsesión, sino una diversión, un entretenimiento, un placer... que bastantes problemas tenemos a diario como para no permitirnos nuestras "pequeñas licencias"... sean relojes o sean canicas de colores... :)

    ResponderEliminar
  3. Quiero aclarar ZonaCasio, que la primera frase de mi último párrafo no es peyorativa.

    ResponderEliminar
  4. En mi caso siempre he ido utilizándolos de uno en uno.

    En mi infancia y adolescencia por ejemplo llevé algunos como el F-84,CA53W,W400, TS-200...después en mi veintena, la importancia de mi reloj "especial" en la muñeca fué menguando y de lo especial pasé a lo útil, y así pasé de lo digital a lo analógico. Pero siempre de uno en uno.

    En la treintena me mantuve en lo analógico usando algún gran edifice (que lamentablemente murió en un desgraciado accidente de tráfico), y sobre todo relojes-regalo de mi mujer. De estos ninguno Casio, sino analógicos. Pero siempre de uno en uno.

    Tras cansarme de mi último reloj-regalo, a mediados de los 30 llegaron los niños y la vida en familia.

    Y como en la canción...el móvil acabó por matar a la estrella del reloj.

    Así en mi estrenada casi cuarentena estoy en una fase de "movil-en-bolsillo-reloj-ordenador-vista al frente en casa-relojes en la pared".

    Supongo que son épocas y volverá el reloj a mi muñeca...llevo tiempo con la idea de hacerme con un MDV-Marlin...pero siempre...de uno en uno.

    ResponderEliminar
  5. Excelente artículo, ya yo había comentado en otro post que este tema es para mi un pequeno tormento. A tener tantos relojes, intentas usarlos todos, por turnos de días, etc, o al menos usar unos 4 o 5, y resulta que así no sientes que el reloj te pertenece, como si lo sientes cando simepre llevas el mismo o a lo maximos 2. Pero al mismo tiempo da un poco de angustia saber que gastaste un buen dinero en los otros relojes que no usas, y te sientes obligado a justificar ese dinero llevandolo puesto, y que decir de los G Shock solares que si los tienes guardados un buen tiempo se descarga la pila.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con Miguel Angel, después de haberte gastado el dinero en unos cuantos relojes uno se siente un poco tonto si no se los pone. Pero también es verdad que cambiar tanto de reloj no es bueno. Yo soy de los que tiene varios y solo me pongo unos pocos, que son con los que al final mas seguro y mejor me siento.

    ResponderEliminar
  7. A mí no me ocurre nada de lo que decís, y ya tengo experiencia. Es cuestión de como "se lo monta" cada uno.

    Miguel Angel, cuando se tienen varios solares, para evitar lo que dices, de vez en cuando hay que hacer como hago yo con los míos. Una hora cada 3 o 4 meses es suficiente.

    ResponderEliminar
  8. Apostillando lo que acabo de decir, creo sinceramente que el consejo que da Zonacasio es buenísimo para el 99 % de la gente, 3 o 4 relojes va que arde. Es decir, no todo el mundo está preparado para tener muchos relojes o muchos "...de lo que sea". Yo el primero que no lo estoy para casi nada. Mi hermano, por ejemplo, colecciona Cámara fotográficas, tiene 27, desde una Leika no se qué, hasta la más moderna. Eso que decís de los relojes, me pasaría a mí con las cámaras ¡y a cualquiera!!, pero a él no, las usa todas, según el momento, el sitio, el objeto a fotografiar, etc. (tiene varios premios de fotografía, incluso uno nacional, y es sólo un aficionado). Es a lo que me refiero... que no todos estamos preparado para todo (yo el primero que no lo estoy), pero en el tema de los relojes he encontrado un equilibrio... :D

    ResponderEliminar
  9. Creo que debería de diferenciarse entre dos tipos de colecciones. Dentro de las monedas por ejemplo, que es un tema en el que personalmente estoy metido de lleno desde niño encontramos diferentes tipos de coleccionistas y supongo será aplicable al resto. Se puede ser un "acaparador", es decir un acumulador compulsivo de objetos en este caso monedas, donde lo que mas importa es el volumen de la colección y el ansia compulsiva por adquirir más. Y luego esta el numismático apasionado, cuya idea de la colección va más allá del acopio indiscriminado. Este segundo busca el valor científico e histórico de las piezas y se dedica a estudiarlas y ver su influencia y su lugar dentro de la historia. En el tema de los relojes, especialmente de los casios ochenteros se podría aplicar perfectamente este fenómeno.

    ResponderEliminar
  10. Una vez leí algo que me pareció muy acertado:
    Tengo más relojes que los necesarios, pero no los suficientes...

    Yo creí que esto se iba a acabar, pero siempre sigo encontrando algún adepto en tal o cual modelo, que me gustaría tener, siempre en valores que no alteran mi economía general, ni siquiera mensual... No voy a vender un órgano por estar desesperado por tener x reloj...
    De hecho estoy esperando mi primer automático, y me decanté por un Seiko 5 SNKE63K1. Entes impensado tener un análogico, sin funciones extras.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...