Cuando ya hasta los más altos ejecutivos acuden a firmar sus contratos con smartwatches, malo


La pasada semana ocurría un hecho curioso que normalmente pasaría desapercibido para el mundo de la relojería si no fuera por algo muy llamativo. En un acto celebrado en la localidad italiana de Módena, la firma de automóviles de lujo Maserati firmaba un acuerdo tecnológico con Airbus. Al acto de la firma acudiría Harald Wester, uno de los más altos ejecutivos del poderoso grupo FIAT y CEO de Maserati. Y lo hacía ataviado con un smartwatch de pantalla táctil que por sus proporciones destacaba sobre manera bajo la manga en su traje, y de hecho casi parecía un teléfono móvil en miniatura.

Todos creíamos que los llamados "relojes inteligentes" ocuparían su espacio entre la juventud, entre los adolescentes más cercanos a las últimas tecnologías y que por lo general son más fáciles de seducir con este tipo de innovaciones, y que los relojes de marcas de renombre y más "clásicos" de agujas mantendrían su espacio entre la élite, entre el mundo donde parecían moverse muy bien hasta ahora, como es el de las altas finanzas, los hombres -y mujeres- de negocios y, en suma, en los despachos de las firmas y compañías más importantes del planeta. Pero que alguien de la edad de Wester (que ya no es un chiquillo) haya caído también bajo las seductoras formas y atracciones de la tecnología táctil y de estos inventos llamados "smartwatches" parece claramente decir algo. ¿Por qué el ejecutivo no eligió otro modelo táctil -hay muchos- que no fuera uno de estos inteligentes, o un EQB-500 de Edifice? Es evidente que por falta de medios no ha sido.




La verdad es que a mí -como probablemente a ti también- me importa muy poco lo que vistan estos señores. Pero empieza a ser una prueba, un hecho demostrado que los smartwatches pueden haber sido algo más que una experiencia curiosa de algunos fabricantes intrépidos. Lo que más me ha hecho pensar al ver a este ejecutivo es que me he dado cuenta de que Casio no está ahí. Sea por lo que fuera (porque entre otras cosas la autonomía y filosofía de los smartwatches actuales no va con Casio, y hacen muy bien). Pero es otro tren al que llegan tarde. Y ya van...

No quiero decir que Casio debería perder su filosofía y forma de hacer las cosas que tanto nos gusta. Ni muchísimo menos. Pero por potencial tecnológico y fabril pueden de sobra tener una línea de smartwatches, lo mismo que pueden de sobra tener una línea de relojes digitales con caja maciza de acero y de titanio, y lo mismo que pueden -también de sobra- tener una línea de recambios vintage. El por qué no lo hacen y siguen empeñados en invertir en patinetes y en raperos, ellos sabrán. Yo sigo sin explicármelo.



| Redacción: Zona Casio | Imágenes gentileza de Maserati

6 comentarios:

  1. Ante todo me parece un gesto de muy poca elegancia. Si se lleva cierta etiqueta, el reloj no debe salir de la camisa, algo que con los tamaños de los smartwatches es imposible, y que personalmente no defiendo. Pero puestos a saltárselo, porque no camiseta, o deportivas?

    Yo percibo también que hoy en día gran parte del prestigio social se deriva de la tecnología. Es decir llevar un iPad a una reunión, genera mayor status que llevar una libreta, aunque ésta vaya acompañada de una estilográfica de precio similar al del iPad.

    Llevar un smartwatch, del mismo modo aumenta el prestigio, aunque puedas llevar un reloj mecánico que cueste mucho más.

    Es decir, de nuevo se confunde lo que aparentamos, con lo que somos. Y lo que aparentamos se confunde entre lo que ese dispositivo nos permite hacer, y lo que hacemos con él.

    Entiendo que un Smartphone sea necesario, te permite crear redes WiFi virtuales en cualquier sitio, validar contenido HTML5, ... pero para usar el Whatsapp y poco más, dudo que haga falta un Galaxy S5.

    Tampoco hace falta un Macbook Air para leer el correo que puedes hacer perfectamente con tu móvil, pero queda mejor.

    Un Smartwatch te da muchas comodidades, previsión metereológica, monitorización de salud. Cosas muy útiles si vamos de excursión o a hacer deporte, pero totalmente innecesarias para una reunión a la que acudiremos en avión y taxi o chófer.

    Allá cada uno con lo que se gasta el dinero, lo que aparenta y lo que cree aparentar. Para mi no son más que un signo muchas veces de falta de carisma, y necesidad de apoyo.

    ResponderEliminar
  2. No sabía eso de que el reloj no podía salir de la camisa. Yo también lo veo innecesario, pero este tipo de gente se mueve por prestigio social y por apariencias, y si van a una reunión llevando lo último aunque cueste un pastón, lo llevan, y por eso las marcas de lujo se centran muchas veces en ellos.
    Pero este señor lleva un reloj enorme sin problemas. ¿Llevaría un MT-G, o el GPW-1000 también tan tranquilamente? Creo que no. Y por eso pienso que Casio esta enfocando mal sus productos, y creo que llevan mucho tiempo haciéndolo. A este señor no le vendes un GPW-1000, e irónicamente Casio fabrica los GPW-1000 dirigidos a ellos (basta hay que ver la publi del reloj).

    ResponderEliminar
  3. Aquí lo explican mejor que yo http://www.eleganciadospuntocero.com/2012/07/secretos-de-sastre-6-detalles-para-que-una-camisa-te-quede-perfecta/

    Los puños deben llegar hasta el punto donde comienza tu mano, deja el brazo completamente extendido hacia abajo y comprueba este matiz. Estos tienen que dejar espacio suficientemente, para albergar un reloj de tamaño medio. Esta regla también se aplica para camisas de puño doble para gemelo. Si el puño de la camisa es de botón, moverlo es una operación muy fácil y no tiene mas problema. En el caso de que los puños estén destinados exclusivamente a gemelos, probar una talla mas, puede ser una buena solución, siempre que el resto de los detalles que estamos mostrando, queden en los parámetros correctos.

    Y por tanto coincido en el punto de vista de Peugeot, en que Casio va algo errada en esas gamas. Tiene unos criterios muy interesantes para gente de alto poder adquisitivo (futbolistas, cantantes, ...), pero no para ejecutivos que son más conservadores.

    Por eso por ejemplo incluso los modelos deportivos de Rolex, como el Submariner, tienen 40mm de diámetro, u otras marcas de prestigio, sacan sus modelos en varios diámetros de esfera dependiendo de nuestra muñeca, porque si usamos camisa, y vamos de etiqueta, en mi caso, es difícil meter algo más grande que un Certina DS-1 de 39mm.

    Por supuesto eso no quita que me guste un Casio GW-6900, o un Orient M-Force que son mucho más grandes, pero los puedo llevar habitualmente que no visto traje. Si voy con traje, camisa por dentro, zapatos, americana, y el reloj bien guardadito bajo el puño.

    ResponderEliminar
  4. A mi no me sorprende en lo más minimo. El señor se gana la vida vendiendo autos a ancianos que se quieren volver a sentir jovenes, ¿Porque no ostentar un reloj en esa tesitura?
    Por otro lado, el asunto de los raperos y relojes colorinches y esas cosas es muy facil de entender: se llama segmentación de mercado. Es el público al que le quieren vender, y me parece que les resulta bastante. Cuando estaba en la facultad a mi me asaltaba una duda similar: habia revistas de ovnis y otras tonterias que pretendían ser muy serias y cientificas y al mismo tiempo anunciaban toda clase de basura como cursos de auras y expediciones para encontrar a pie grande: aprendí entonces que bastaba ver sus anuncios para saber lo que los editores pensaban de sus lectores.

    ResponderEliminar
  5. Este señor se ha comprado un ipad y lo ha metido en la manga, jajajaja! Mas cutre no se puede ser. Como dice Guti, por algo los fabricantes de relojes venden el mismo modelo en diversos tamaños. Yo quiero mucho los g-shock y los pro-trek, pero no me los pondría ni fumao. A ver si con las S-Series hacen algo decente que podamos llevar los que no somos astronautas, porque sino solo les quedarán venderselos a esos chavales en monopatín.

    ResponderEliminar
  6. Coincido con estos comentarios. Yo creo que la marca Casio está concebida como "sport", los futbolistas, aunque tengan un alto poder adquisitivo, no dejan de ser gente "sport". Es cierto que Casio tiene la gama Edifice, pero aún así estos tienen un aire... no sé como llamarle... desenfadado, y los altos ejecutivos, como dice guti, suelen ser gente muy conservadora. Hay otras marcas que dan más ese aire conservador y de prestigio que los Edifice.

    De todas formas Casio tiene su público, que son mayoría frente a los altos ejecutivos, con muchas gamas y muchos precios y muchos diseños distintos, hay donde elegir si no eres un alto ejecutivo..., tanto si eres mileurista, como futbolista.

    ResponderEliminar

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...