La importancia de los recambios originales


Cada semana la inspección de mercados de la Unión Europea interviene, retira del mercado o impide la introducción en éste de una enorme cantidad de objetos provenientes de Asia. La mayoría de las veces suelen ser, sobre todo, juguetes de plástico y ropa. Las razones en muchos de los casos normalmente es la presencia de sustancias tóxicas en la composición de esa ropa y esos juguetes que normalmente suelen venderse en las conocidas como "tiendas de los chinos". Estas sustancias van desde compuestos con 2-ethylhexyl (ftalatos), altos niveles de cromo en la ropa, hasta la presencia de tóxicos como las parafinas (SCCPs), entre muchas otras. Gracias al trabajo de estos inspectores el mercado europeo es "relativamente" seguro, pero seguramente que muchos de los que llevan un reloj adquieren sus componentes (correas, pulseras o biseles) fuera de este mercado, aprovechándose de los precios más bajos de países como los asiáticos. Por eso en este artículo queremos llamar un poco la atención hasta qué punto no conviene que hagamos ésto, y hasta qué punto estamos dispuestos a correr el riesgo por nuestra seguridad, nuestra comodidad y nuestra salud. A veces, es cierto, el precio de una correa de un G-Shock comprado en un mercado "aftermarket" es ostensiblemente menor que la correa original, pero en muchas ocasiones esto no es así, y al final de cuentas solo nos ahorraremos cinco o seis euros. A esto hay que añadir también la espera por la pieza o recambio en cuestión, ya que viniendo de Asia el tiempo que tarda en llegar hasta nuestra casa suele ser considerablemente largo.

Aquí, en Zona Casio, siempre hemos defendido que los relojes tengan unas garras o asas lo más genéricas posibles, para facilitarnos la incorporación de correas que compremos en cualquier lugar y de cualquier fabricante. Pero esto trae consigo un enorme peligro que no queremos obviar: si compramos una correa no original, tenemos un sinfín de probabilidades de que adquiramos un producto peligroso. A no ser, por supuesto, que adquiramos una correa de un fabricante mundialmente reconocido y de una marca de confianza, en cuyo caso no tendremos peligro al usarla, pero tendremos que pagar un auténtico dineral por ella que, en muchos casos, en muchísimos casos, supone un desembolso mayor -y a veces notablemente mayor- que si adquiriésemos la correa original.




Por todo lo mencionado anteriormente los usuarios de G-Shock, y de Pro Trek tienen una gran ventaja, ya que sus relojes extrañamente admitan correas aftermarket que no sean de Casio. Ni, en el caso de G-Shock, biseles. Esto nos obliga a comprar siempre la original, no pudiendo ni siquiera pararnos a pensar en comprar una correa alternativa proveniente de un falsificador en China, India o Brasil. Por supuesto hay alternativas, como la incorporación de adaptadores o que decidamos nosotros mismos, mediante un más o menos complicado "bricolaje casero", adaptarle una correa genérica con mejor o peor resultado dependiendo del modelo de G-Shock del que se trate. Pero en este supuesto, en el que vayamos nosotros a adaptarle una correa, ¿en serio vamos a correr el riesgo de adquirir una correa de una marca alemana de renombre, que nos costará en torno a los cien euros, para un experimento que puede que no vaya a funcionar, y nos acabemos quedando sin correa? Por supuesto que no. Las personas que hacen esto casi siempre adquieren correas muy baratas, con las que no temen equivocarse y, si funciona, pues las usan con el reloj. No es aconsejable. ¿Por qué vamos a poner en riesgo nuestra salud, pudiendo adquirir el repuesto original?

Por todo ello es recomendable que tengamos repuestos para nuestros relojes, al menos para aquéllos que usan correas de resina y que usemos más o menos cotidianamente, y que éstos repuestos sean originales. No debemos nunca caer en la tentación de ahorrarnos un poco de dinero porque debemos ser conscientes de que hay muchos fabricantes que falsifican las correas y las ponen a un precio menor, los cuales no les importa lo más mínimo si los compuestos de la correa van a dañar tu salud o no, o si van a producirte incomodidad no solo por cómo la han hecho, sino por cómo está hecha y diseñada. Si hay fabricantes en China que no pierden el sueño a la hora de copiar íntegramente un modelo de G-Shock al completo para venderlo a menos de la tercera parte en que se vende el original, ¿por qué iban a tener reparos en vender también dañinos repuestos para esos mismos G-Shock?


Por desgracia en este mundo capitalista en que vivimos hay muchas personas que por un dólar más venderían no solo a su madre, sino a toda su familia, sin conciencia ninguna. Adquirir tus repuestos (o tus relojes, o cualquier otro producto de consumo) a fabricantes o/y vendedores asiáticos sin escrúpulos es un enorme riesgo que deberás sopesar. ¿Merece la pena ahorrarse veinte euros por un reloj o por su correa? Si va a ser un reloj de exposición, tal vez que solo lo quieras para mirar de vez en cuando, pues puede no importar tanto que si lo piensas llevar contigo y en contacto íntimo con tu piel todo el día, o durante un buen número de horas.

Hay muchos fabricantes y distribuidores que no tienen conciencia. No te dejes engañar, que no usen tu dinero para estafar a más personas. Es casi mejor, si no puedes hacerte ahora con tu reloj, que esperes a ahorrar más por él (o por su repuesto) y luego lo adquieras a un distribuidor de confianza y realmente original, a que sigas alimentando a ese monstruo en que se ha convertido el negocio de la venta por Internet a gran escala. Con esto no queremos decir, por supuesto, que no compres en Internet, sino que compres con cabeza. Lo disfrutarás más, mejor, y no tendrás que preguntarte cada dos por tres si la correa que usas es segura ponerla sobre tu piel.

Y recuerda también que si los recambios originales son más caros que esos venidos de China o Brasil es por algo. Como se decía antiguamente, "nadie da duros a pesetas".


| Redacción: Zona Casio

3 comentarios:

cachemir dijo...

Lo mejor es un reloj con armis y te olvidas de todas esas tonterías de cambios de correas.

Francisco Frivero dijo...

Sí, pero a veces hay relojes que no llevan armis, o que en un modelo determinado hay diferencias entre el que lleva armis y el de de la correa, y te gusta más éste último.

Yo todavía no me he visto en la necesidad de cambiar ninguna correa de resina, pero tengo un reloj que me gusta muchísimo y como sé que a veces es difícil encontrar recambios, busqué su correa (me costó encontrarla) y la compré, por si acaso. Es el único caso en el que, como dice el refrán, "me he puesto el parche antes de que me salga el grano". Hasta puede ser que el reloj muera antes que la correa (espero que nó), pero me he arriesgado (28 eurillos con los gatos de envío), ya que mi SGW-500H-2B es uno de los relojes que más me gusta de mi colección.

Fernando Sanz dijo...

En muchas cosas de acuerdo ¿pero que haces cuando ya no encuentras un bezel de un casio DW 5200 porque alguien en casio se le ocurrio dejar de fabricarlos?
¿que haces cuando tienes un vintage y ya no tienes bezeles y dentro de poco ni correas porque alguien en casio decidio dejar de fabricarlos?
Pues acudir a Brasil y menos mal que al menos tienes algo que ponerle.

con esto quiero poner de manifiesto mi desacuerdo con esa politica de no fabricar pequeñas series para coleccionistas vintage aunque el negocio de casio entiendo que sea vender relojes NUEVOS ¿no?, pero al menos que tengan la verguenza torera de no perseguir a los que al menos nos suministran recambios AFTERMARKET.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock, en primera línea de batalla en Barcelona

No os voy a cansar de nuevo con el atentado ocurrido ayer en Barcelona (además, yo apenas sé lo que ha pasado ), porque supongo que ya esta...