¿Existe el purgatorio?

2014-10-29

Dominando la tierra, los mares, y hasta los constelaciones



En 1982 salía a la venta el Casio TS-1000. Podría considerarse el predecesor y uno de los primeros relojes pensados en algo "más allá" que simplemente dar la hora. Por primera vez, se unía a un reloj la microtecnología para comprimir en muy poco espacio utilidades, funciones y recursos que tiempo antes sólo se podían realizar llevando con nosotros complejas máquinas, o instrumentos más aparatosos, inexactos o difíciles de usar como los astrolabios o la ballestilla. Lo que antes solamente sabían utilizar un grupo de expertos bastante reducido mirando las estrellas, o guiándose por la posición solar, ahora lo teníamos a la mano en una pequeña máquina que pronto se convertiría en toda una corriente de afición que acompañaría a multitud de exploradores, aventureros, profesionales y curiosos.

De las familias de los ATC y ALT, los Sea Pathfinder, los TS y TSX ("Thermo-data"), se pasaría a nuestros Pro Trek actuales, a nuestros Master of G y a nuestros Outgear. Aquellos primeros modelos con aquellas impactantes cubiertas de rejilla de sus sensores, que les dotaban de un aspecto de ciencia-ficción, casi fantasmagórico, se pasó a modelos más comedidos, con laterales más estilizados y sensores que casi pasaban desapercibidos.




Por tierra, modelos de sensores de presión, de temperatura o que calculaban las horas diurnas y nocturnas facilitaban datos al instante y en cualquier lugar. Por mar, los Sea Pahtfinder con medición de niveles de nitrógeno, los Marine Gear con datos de pesca o profundímetros como los SPF-60 o MRT-200, y en las estrellas, para los aficionados a la astronomía, modelos tan especiales como los CGW-50 y su variante con caja maciza de metal, el CGW-500, dominaban todos los campos y satisfacían a los buscadores de los descubrimientos humanos en sus largas horas de investigación, observación y análisis.



Dominando las constelaciones: Casio CGW-500.

Pero todo ello no se ha quedado ahí. Cómo olvidar aquellos "Gauge-IT" WM-10 o WM-11, con indicadores analógicos de tiempo, y cuyos sustitutos naturales son hoy nuestros AE-1300 con contadores múltiples. Los actuales Bluetooth, o los más nuevos GPS con horario actualizado por triangulación. Y el último en llegar, el Gulfmaster, la "bestia" de los entornos marinos que mezcla lo último de lo último en microtecnología, con la resistencia, fiabilidad y robustez de G-Shock.

Desde el primer TS-1000 (y sus variantes Casio TS-2000 y Casio TS-3000) hasta hoy han pasado muchos años. Antes los relojes "tecnológicos" eran la excepción. Hoy están a tu disposición no solo para casi todas tus necesidades o aficiones, sino también de muchas formas, estilos y colores. Desde la espectacularidad de un Casio STB-1000, hasta la más comedida sutileza de los PRW-3000, dependiendo de si quieres llevar algo contigo que realmente impacte visualmente, a algo que pase totalmente desapercibido. La única limitación es, casi, tu imaginación.



El GWN-1000 "Gulfmaster" es uno de los últimos representantes de una larga y variada lista de relojes que podrían denominarse "tecnológicos" de Casio.


| Redacción: Zona Casio

1 comentario:

Francisco Frivero dijo...

Casio ha sabido llevar toda esta tecnología para "dominar tierras, mares y constelaciones" a mucha más gente, incorporándolo a sus relojes a precios muy contenidos, comparativamente con otras marcas.

Todos sabemos que cualquier función tecnológica que ofrece Casio, la encuentras en otro reloj a un precio mucho mayor y no necesariamente de más calidad.

Además, como ya leemos aquí, incorporando las nuevas tecnologías y mejorando las que ya tenía. Siempre con una relación precio/calidad destacable.