2014-08-26

La UE se equivoca de órbita al lanzar dos de sus satélites del sistema Galileo


Si albergabas la fantasía de esperar unos cuantos años para tener la oportunidad de que Casio comercializara un GPW-1000 "versión Galileo" en lugar de la versión GPS actual, esta noticia puede que te quite bastantes esperanzas. Porque si el sistema de posicionamiento global civil europeo, el Galileo, no ha parado de acumular retrasos y de incrementar un presupuesto ya de por sí monstruoso (más de 13.000 millones de euros en la actualidad, tras haber sido incrementado varias veces), ahora se le vuelve a añadir un inconveniente más. Y es que la Agencia Espacial Europea (ESA) ha lanzado sus dos últimos satélites (el quinto y sexto del sistema Galileo, llamados Doresa y Milena) a una órbita incorrecta. En otras palabras: que poco menos han hecho el ridículo, más aún si tenemos en cuenta que los mismos europeos no se daban cuenta de ello, y tuvieron que ser los estadounidenses quienes les avisaron de que sus satélites estaban a 26.900 kilómetros de altura, cuando debían estar a 29.900 kilómetros.

No solo eso, sino que también se equivocaron en los grados de inclinación de los satélites, poniéndolos con una inclinación de 49,8 grados respecto al ecuador, cuando deberían estar a 55 grados.




La ESA se ha apurado a aclarar que esta ubicación no es peligrosa para la población (es decir: que no se van a caer del cielo), pero sí que supondrá la inutilidad de esos satélites para el sistema Galileo si no lo solucionan de alguna forma.

Ahora mismo les quedan tres alternativas, la primera es gastar todo el combustible que los satélites llevan para hacer sus correcciones en moverlos a su órbita correcta. Esto es altamente improbable que lo hagan, pues no están seguros si tendrán combustible suficiente y, además, luego no podrán moverlos de su sitio para hacer las correcciones.


La segunda alternativa es dejar los satélites "allí perdidos" y fabricar otros dos, un plan que tiene no pocos detractores teniendo en cuenta que el Galileo ya se sale del presupuesto (y de los plazos, porque ya debería estar operativo). A estas críticas se le unen las de quienes discuten sus funciones, según los expertos el usuario de a pie apenas notará la diferencia entre GPS y Galileo en cuanto a su exactitud (de los cinco metros de exactitud del GPS actual, se pasaría a un metro del Galileo), aunque sí mejorará la recepción en edificios.

Por ello la alternativa más probable a día de hoy es que realicen una corrección vía software. Un software específico (que aún no está diseñado y según algunas fuentes se tardarían meses en desarrollar) se encargaría por sí mismo de hacer los cálculos de corrección de la órbita y de los grados, antes de enviar los datos. Esto no deja de ser un parche y una especie de chapuza en donde, en lugar de demostrar la competitividad de la ESA, lo que está demostrando es su incompetencia. Que alguien que aspire a tener un sistema de posicionamiento global no sea capaz de colocar un simple satélite, y luego no sepa confirmar si lo han colocado bien o mal, da una idea de hasta qué punto de improvisación trabaja el sector aeroespacial europeo.


Si en lugar del innecesario Galileo (ya hay dos sistemas operativos plenamente: el GPS y el Glonass) hubieran destinado ese presupuesto y esos satélites a telecomunicaciones gratuitas y a la mejora de precios en sistemas como Internet satelital muchos europeos lo veríamos más útil y lógico, y se lo agradeceríamos mucho más. Pero claro, eso no gustaría a las multimillonarias operadoras. Como si el dinero de la puesta en órbita de esos satélites saliera de ellas, y no del bolsillo de todos los europeos.

Mientras tanto en diciembre continúa la planificación para poner en órbita otros dos más por la nave rusa Soyuz, hasta llegar a los 24 satélites que deberían "colgar" del espacio para el año 2017. A estos se deben añadir otros seis para actuar de repuesto, siendo la red de satélites, cuando esté completa, de treinta.

| Redacción: Zona Casio

4 comentarios:

  1. Que lástima ver este error. Está claro que es un proyecto caro, pero que necesitamos.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo que no entiendo es como se ponen a empeñar a hacer semejante empresa si no tienen ni cohetes para ponerlos en órbita, que tienen que pedir prestados a Rusia y alquilarlos, con el consiguiente sobrecoste que eso conlleva. China, que tiene pista de lanzamiento y cohetes, y mucho mas potencial que Europa, no ha puesto en marcha un proyecto semejante por algo. Pero en Europa somos muy "chulos" y claro, si lo tienen los americanos y los rusos, ¿por qué no nosotros?
    Si la memoria no me falla el galileo debia estar operativo en 2008, y en todo este tiempo se llevan tirando 13.000 millones (¡¡¡13.000 millones!!!!) de euros y aún les quedan más de la mitad de los satélites. Cuando lo acaben, ¿cuanto se llevaran gastando? 30.000, 40.000 millones? Ningún gobierno serio permitiria tal derroche, sobre todo habiendo aspectos donde se necesitaria con mas urgencia (como la investigacion medica o tecnologica). Y todo para que cuatro bobos usen sus GPS y en lugar de cinco metros de desvío a la playa, pues tengan uno. Es para morirse. El mayor problema es que en la Comunidad Europea nadie manda, y el dinero como no es de ellos, pues ale.
    Hubiera preferido que ese dineral se hubiera invertido en misiones espaciales que me parecen más de provecho, como la de investigación a Marte o a Venus, o a los planetas del anillo exterior.

    No entiendo la explicación de Guti, con el glonass y el gps, ¿para qué coño necesitamos el Galileo? Además que empieza ya con defectos. Ya me imagino el navegador conectado al Galileo: "13grados dirección sur. No, espere, corrigiendo... 20 grados dirección sur... Corrigiendo", jajajaja!

    ResponderEliminar
  3. Esto es como los aeropuertos en España: tenemos que tenerlos (Castellón, Ciudad Real...) aunque nos gastemos una morterada de millones. Es la forma que tienen los políticos trincones europeos de decirle a sus ciudadanos que somos la leche, cuando, en realidad, el beneficio neto se lo van a llevar las compañías y los pone-cazos.

    Quieren demostrar que lo bueno es "el corazón de Europa" y que los norteamericanos son unos catetos, que los Guays son ellos. Y en cuanto hay un problema hay que llamarles, sea para que nos saquen las castañas del fuego con estos dos satélites (malo que se hayan equivocado, peor que no se hayan enterado ) o para que los Serbios dejen de quemar pueblos.

    Chorizadas varias...

    De los Soviets-zares ya no os cuento

    ResponderEliminar
  4. Puede parecer una tontería lo que voy a decir, pero no creais que voy muy desencaminado. La corrupción es algo generalizado en el mundo occidental (en España es aún peor, es algo "oficializado", arraigado y endémico). Entonces hay que hacer fuertes inversiones para poder "chupar" mucho en poco tiempo (¿para que creéis que han hecho esos aeropuertos, que sabían que no eran rentables?... ¡para chupar!). En Europa pasa igual. Si unimos el "ego" de los dirigentes políticos, como apuntan Peugeot y Sorderita, en una escalada por la tecnología, de EEUU, Rusia y la UE, a lo que acabo de decir, se les ocurre que debemos tener nuestro propio sistema de satélites, olvidando las verdaderas prioridades de la gran mayoría de los ciudadanos de la U.E. Pero este tema es complejo y sería objeto de un gran debate social.

    Desde luego con este desastre me imagino que rodarán cabezas, pero seguro que la de ningún presidente de ningún país. Estoy de acuerdo con Peugeot, en su último párrafo. No necesitamos para nada los servicios que el Galileo va a dar a los ciudadanos, a ese coste. Es decir, esos servicios estarían bien a un coste muy inferior.

    Por otra parte habría que saber como han ocurrido esos errores tan graves, y como se van a depurar responsabilidades, porque ahí hay más debate... En fin, noticia muy triste y más en los tiempos que corren... :(

    ResponderEliminar

Última entrada

Adelanto: nuevos Casio EQS-800. Edifice vuelve a darle protagonismo a la fibra de carbono

Todos los aficionados al mundo del motor sabéis muy bien que la fibra de carbono es uno de los materiales principales en los chasis y demás...